loomt Luis Octavio Ortega Montero

¡Hola! Mi nombre es Daron y quiero contarte está historia. Lo que estas a punto de saber solo lo conocemos 7 personas, y hasta ahora, nadie ha descubierto este increíble secreto. Desde el comienzo, las cosas fueron muy extrañas y repentinas... Y me da un poco de pena admitir cómo logré hacerlo ¡Pero eso ya te lo contaré!. Una cosa que sí puedo admitir es que, no sabía que la sensación del viento, en lo más alto, resultará tan hermoso y me presentaría a estas personas.


Fantaisie Tout public.
0
2.9k VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les 30 jours
temps de lecture
AA Partager

Prologo: Alzar El Vuelo.

Sinceramente solo pensaba en el gran sentimiento que producía el viento, esa sensación que se extendía por todo mí cuerpo y me hace sentir vivo... Solo lograba sentirlo al ir en cualquier transporte público o privado. Solía subir en mí bicicleta e ir sin mucho cuidado a una buena velocidad y sentir ese viento fresco, aún que nunca miré al cielo que tenía algo mucho mejor que ofrecer.

Es difícil comenzar con esto púes las cosas sucedieron sin más y, dos cosas eran seguras para mí en el principio. Una de ellas era que no creía que el volar por el cielo sin límite alguno me ofrecería sensaciones inigualables que únicamente sentir el viento y, la otra de ellas que creía que era el único en poder hacerlo.

Ocurrió en vacaciones cuándo visitaba a la abuela en el campo, mientras hacía algo infantil con la escoba que suele usar para barrer, ¡Así es! puedo volar sobre una escoba por más estúpido que parezca. Durante una semana experimenté lo que es estrellarse en arboles, postes de luz, cercas de madera y una que otra vaca en el campo sin poder alzar el vuelo por encima de un hogar. Solo lo hago por las noches por que resulta más cómodo guardar el secreto que tratar de tener que explicárselo a quien me viera, aún que no es como si yo supiese cómo es que ocurrió.

Durante las noches de esa semana me causé varías heridas menores pero comenzaban a ser difíciles de ocultar de mis padres y la abuela, así que me puse en serio y así, la noche de un miércoles de Octubre por fin pude hacerlo. La increíble luz de la luna mostraba toda aquella extensión de campo que lucía tan parejo y hermoso, los hogares de las personas que viven y trabajan estas tierras, animales de granja que dormían en el campo tan apaciblemente y por supuesto el viento que animaba todo lo que se dejase mover con su delicadeza.

Llevaba casi dos semanas con esta increíble posibilidad de volar, tocar las nubes, estar en caída libre y sin tener que chocar con algo... Por lo menos eso creía...

Iba en lo mío, decidí perderme en las nubes por lo cual no lograba ver nada, para cuando logre salir de las nubes visualice una sombra que se acercaba a mí, supuse que era normal por que incluso con los píes en la tierra se ven esas cosas con el rabillo de los ojos y en poco tiempo impacté con alguien.

—"¡AK!"

Por el impacto solté la escoba y comencé a caer sin la seguridad de volver a volar, por el momento no pensaba con que había impactado, pudo haber sido un ave enorme o quizá algo fuera de esté mundo... aún que eso seria una locura. El miedo y la desesperación no dejaban de tomarme, gritaba cómo loco, la gran velocidad que comencé a tomar y la dificultad para dejar de girar sin control me hacían sentir peor, sin duda una de las cosas a las que más recuerdo le tendré.

—"¡¡AYUDA!!"

Era lo más lógico que podía gritar pero a la vez lo más inútil por que nadie me escucharía. Realmente creí estar cerca de la muerte, el suelo firme se veía muy cercano así que cerré los ojos, para mí suerte, no quedo en la pérdida de mí vida.

—"¡Ya te tengo!"

Una voz no muy lejana me tranquilizó y esa persona me atrapó. Me sostuvo con sus dos brazos fuertes pero finos, fue hasta entonces que pude abrir los ojos con cierto temor y ver el rostro de aquella chica suspendida en el aire al igual que yo podía hacerlo.

—"¿¡Qué!?"

Me sonreía cómo sí le alegrara encontrarse conmigo, su cabello rojizo revoloteaba por el viento y la luz se combinó con mí reflejo en sus ojos azules, eso fue tan increíble.....

—"¿Te encuentras bien?"

Fueron las primeras palabras cara a cara que compartí ella.

—"Sí..."

—"¿Te sucede algo? Parece cómo si hubieras pasado algo increíble... ¡OH! ¡Pero sí estuviste a punto de morir, creo que claro que fue increíble!"

—"¿También puedes volar?"

—"¡Por supuesto! ¿No lo ves? ¿¡De verdad miras bien con esos anteojos!?"

Comenzó a descender, no podía dejar de mirarla con admiración, esa admiración inesperada que a partir de ese momento ocasionó cambios en mí.

Una vez en el suelo firme, me dejó de pie frente a ella, intenté dirigirle la palabra lo mejor que pude.

—"Yo soy Daron"

—"Mucho gusto Daron, mí nombre es Nalia"

Siguiendo con la mirada fija ella comenzó a incomodarse por lo cuál acercó su mano frente a mis ojos y comenzó a chasquear los dedos.

—"Hola, Hola. Tierra a Marte, ¿Me escuchas~?"

Reaccioné de golpe, ella me miró con preocupación.

—"Creí que..."

—"¿Eras el único?"

Robando las palabras de mí boca término la oración, parece que los dos pensábamos lo mismo, y ambos no sabíamos sí fue casualidad o el destino que decidió nuestro encuentro.

5 Septembre 2020 04:44:36 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
Lire le chapitre suivant Capítulo 1: Nuestro Secreto.

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 1 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!

Histoires en lien