bely01_pink Sabely Rodríguez

Mi nombre es Baylie Hunt. Tengo 19 años y vivo en Los Ángeles USA junto con mi madre; pues, aunque soy hija única mi padre nos abandonó cuando solo tenía 3 años. Éste tenía serios problemas con el alcohol, tuvo consecuencias y trajo consigo el motivo de su separación. Nunca le he querido preguntar a mi madre al respecto, por tal de no hacerle daño y aunque ella no lo sepa, sé que llora cuando se acuerda de él. Me considero una chica normal de cabello rubio, ojos color miel y llegando a medirnos 1.65. Por lo general estudio mucho, tengo un promedio envidiable, esto me llevó a obtener una beca en una de las mejores universidades del país; Hoster University, en donde estudio la carrera de periodismo. Soy algo tímida y no tengo muchos amigos, pero me encanta la música. Amo cantar, aunque solo lo haga a escondidas durante la ducha. Mi sueño sería llegar a ser una gran cantante, aunque no estoy consciente de los obstáculos que me pueda traer. Pero es solo eso, un sueño. A veces me pregunto...que chica tan normal podría llegar a ser alguien tan importante? Todas mis espectativas estaban a punto de cambiar, y cambiaria de ser esa chica normal, a algo no tan normal.Pues a veces aunque algo parezca complicado no es imposible.


Romance Romance jeune adulte Tout public.

#amorprohibido #complicado #love #goodgirl #258
2
3.9mille VUES
En cours
temps de lecture
AA Partager

Día de las audiciones

Todo comenzó cuando entré a ese estúpidamente famoso concurso de canto llamado Sing.
¡Esperen un segundo! ¿Todavía no les he contado como llegue ahí? ¡Que cabeza la mía! ¡Disculpen! ¡Recapitulemos!

Me encontraba caminando por los pasillos de la universidad junto a mi mejor amiga Kimberly, aunque estaba acostumbrada a decirle Kim. Kim es todo lo opuesto a mi. Tiene ojos oscuros, tez morena, pelo negro, y además, es súper confiada, extrovertida, muy amigable, y si fuera poco, es súper popular.

Platicábamos sobre la gran fiesta que se organizaba para el viernes en la noche. No había quien no hablará sobre el tema en la fraternidad, pues no era la típica fiesta de universitarios, es ´FAMURTY´´, una celebración que se repite todos los años y van famosos de alta categoría como cantantes, actores, empresarios, etc.
Kim me contaba que el año pasado la misma Lady Gaga estuvo allí y yo definitivamente no me lo quería a perder esta vez. Sé lo que se podrían estar preguntando en estos instantes "¿Qué hace una chica súper pija en una fiesta así?", pues les diré que hasta las niñas más pijas nos gusta salir de la constante rutina.
Todos estaban súper emocionados por asistir y mi amiga no era la excepción. En lo que caminábamos vimos un volante de promoción, el cual anunciaba que el jueves venían los directores de "SING" a hacer audiciones para entrar al programa. ¿Se acuerdan de SING? ¿El concurso súper famoso del que les hable? Estaba súper emocionada, era mi oportunidad de enseñarle al mundo que no era solo la chica callada del final del salón, así que decidí audicionar. Al terminar la escuela decido ir corriendo a casa y contarle a mi madre. Ella se encontraba igual de emocionada que yo.

Llegó el día de la audición y la fila era interminable. Era de esperarse en un acontecimiento así, pero mientras más avanzaba la fila, más mis nervios e inseguridades crecían. Hasta que por fin solo quedaba una persona frente a mí. Comenzaron los nervios a atacar mi cuerpo. Mis pies temblaban y mi mente se quedó en blanco, estaba más nerviosa que el día que hice selectividad para entrar a la universidad.
¡Al fin es mi turno! Me presenté, con todos aquellos ojos enfocados en mí. Los productores fueron educados y me invitan a cantar algo que tenga preparado, audiciono con mi canción preferida, un cover de Andra Day llamado Rise Up. La había ensayado toda mi vida y nunca me había quedado tan mal como hoy, al menos me sentía que lo había echo fatal. Estaba destrozada por dentro, no se qué me había pasado en ese momento.
Al terminar, me dijeron que me retirara. No me lo podía creer. Al fin había cantado para personas y no solo para las paredes de mi baño; ni siquiera mi madre me había escuchado cantar. Me sentía muy feliz, pero con mucho miedo de que no me aceptaran. Solo tocaba esperar, y tras largas horas colocaron un papel con los admitidos que pasarían a la siguiente fase. Las audiciones a ciegas con los coaches del concurso, y al mirar el papel mi nombre estaba en él. Mi cuerpo se paralizó al instante. No sabía si llorar, reír o gritar. Había sido uno de los mejores días de mi vida.

Corrí a contarle a Kim la buena noticia y ella sí que grito; la verdad, grito tan fuerte que todos la escucharon y vinieron a felicitarme. No sabía la cantidad de estudiantes que tenía esa universidad hasta ese momento. Todos me abrazaban y me daban sus felicitaciones. Me sentía especial. Por primera vez todos me prestaban atención a mí.
No me juzguen, pero a todos nos gusta que nos presten atención y más si eres de esas personas que como yo no está adaptada a recibirla.
Cuando las clases acabaron, decidí ir directo a mi casa a contarle a mi madre. Ella estaba muy feliz y orgullosa de mi, no paraba de reír y de felicitarme. La noche fue eterna, pues el sueño nunca se asomó por la ventana, no sabía si la emoción de haber entrado al programa o por la gran fiesta que me esperaba mañana, las cosas no podían ir mejor para mí.

19 Mai 2020 08:04:10 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
2
Lire le chapitre suivant Lujuria Desconcertante

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 11 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!