Rechercher résultats

Rechercher à nouveau

El destino es intocable

En una esquina, un hombre viejo detuvo mi andar; su cabello era blanco y su rostro arrugado. Su mirada, colmada de tristeza, se clavó en mis ojos con vehemencia. Sin dejar de mirarme suspiró hondamen… Drame COMMENCER LA LECTURE