AA Partager

La Pelea de Siempre

La pelea de siempre no tiene comienzo, el final tampoco lo decido yo.

Comencemos por la mañana de hoy, desperté desde temprano por los gritos y llantos de mi hermanastro bebé (hijo de mi mamá y uno de sus novios).

Me costó mucho levantarme, más que los anteriores días, debido a que el año pasado, por estas mismas fechas, tenía novio.

Este era un novio al que yo amaba sinceramente, y que hace un año cumplíamos seis meses de relación. Fue algo inconsciente pero me acordé de todo lo vivido con él, los preparativos de la celebración de los seis meses, cuanto dinero había juntado y la canción que iba a dedicarle.

Déjenme explicar porque eran tan importante para mi estos seis meses, era la relación más larga que he tenido, hasta ahora lo es.

Nuestra relación no era perfecta pero, luchábamos por sacarla adelante y lo habíamos logrado.

En fin, atosigada por esta neblina mental, no me di cuenta que ya había pasado más de una hora y yo seguía en la cama.

Me levanté con el grito de mi hermana que decía "el desayuno esta listo", y el grito de mi mamá "¡sólo te estamos esperando!".

Durante el desayuno, hice un mal chiste y mi mamá me tiró en el plato el pan que ella se estaba comiendo.

Levanté la mesa y lavé los platos del desayuno, barrí y me bañé.

Al salir de la ducha escuché la voz de mi abuela, ella había prometido pagarme la universidad así que se lo recordé.

-"Mary, mañana es el último día de inscripción de la universidad".

Me dirigió una mirada corta y siguió inmutable.

-"¡Uf!, ¿y ahora? Lo siento pero no tengo dinero"

Me quedé atónita.

-"pero... aunque sea deme lo de la matrícula"- respondí

-"Ya estoy de salida, hablamos en la tarde"- respondió.

Mientras pensaba que diablos iba a hacer sin ese dinero, escuché la voz lejana de mi madre.

-"¡Nunca haces nada bien! Ya no le sacaste el dinero, te dije desde la vez pasada que también le pidieras la casa que tiene en el patio 

¡Y nada! ¿Ahora que haremos? Eres un caso perdido.

No dejaré que te lleves el dinero a México

Ya verás que haces, no tienes solución

Es mi deber ver por el bien de tus hermanos, tú eres un caso perdido.".

Después de esto, me sentí aún peor.

Pensé que mi mamá y yo ya no tendríamos problemas, al parecer me equivoqué.

Me pidió que me fuera de casa todo el día, que era lo único que sabía hacer y que no volviera.

La misma historia de siempre.

Desde que recuerdo, mi papá, mi madrastra, mi tía, mi tío, mi mamá...

Todos ellos me han dicho que me vaya de su casa. A veces por eso siento que no valgo nada y que mi mamá tiene razón, soy un caso perdido.




Sólo quería compartir esta pequeña anécdota que acaba de suceder.

Nadie puede encontrar las cosas que escribo, por eso no las plasmo en un papel.




13 Février 2019 15:24:14 0 Rapport Incorporer 0
~