sonrisas entre las sombras Suivre un blog

javier-hernandez1532247445 Javier Hernandez sonrisas entre las sombras es una historia dentro del extraño lugar en el que Amber se encuentra, acompáñala en este camino lleno de secretos, verdades,suspenso, terror y muerte. siempre los hicieron creer que vivían de forma normal, hasta que...
Histoire non vérifiée

#256 #sonrisas #secrets
AA Partager

capitulo II: Diego

Capítulo II: Diego.

-Ahí lo tienes Diego, como nueva, pronto te recuperarás, debes tener más cuidado a la próxima, no queremos que tu sangre se ensucie y tu valor de caiga. ¿Entendido?

-si padre, por supuesto, tendré más cuidado a la próxima.

Diego se encontraba en el cuarto de juegos y si que era un cuarto muy grande y bello, cualquier juguete que se te viniera a la mente lo ibas a poder encontrar ahí, era el mejor lugar del mundo entero, era como estar en el paraíso para los niños, a dónde sea que voltearas había juegos, columpios, sube y bajas, de todo.

A lado de Diego se encontraba uno de sus padres el cual le tenía mucho afecto hacia Diego, pues por alguna razón el había desarrollado un afecto hacia el, lo más seguro es porque era el niño menos querido de ahí, pues sus demás padres dudaban se pureza, decían que era un niño con un diferente destino, un destino mucho mejor si hablamos del otro que tienen los demás… el que le podría tocar a Diego sería mejor pues el iría para trabajador si al final su sangre no resulta ser pura. Gracias a la duda y desprecio que alguno de sus padres le tenían muchos niños lo despreciaban por igual, nadie se le acercaba a el al saber que no era cien porciento puro, cuando los niños se daban cuenta de ello nacía un desprecio y odio hacia el, eso obligaba a Diego a jugar todos los días solo con la pelota, no habría día alguno en que los niños no se burlaran de el, todos los días lo hacían llorar rompiendo cada día más una fibra de sensibilidad en el, pero por su puesto gracias a Efesto, su padre, no colapsaba por completo en la depresión pues Efesto siempre lo animaba, lo hacía sonreír y le regalaba cosas, de todos los padres que Diego tiene, se sentía más atraído y querido por Efesto.

-bueno, Diego , ve a tu habitación. Sabes, se que los niños aquí te molestan, pero pronto encontrarás a un amigo

- yo ya encontré a un amigo Efesto, nos vemos, te quiero padre.

Al momento en el que Diego abandonó el cuarto se acercó una mujer muy bella con unos bellos ojos azules, sin embargo, en su rostro se plasma enojo y odio, al acercarse a Efesto le dijo:

-Efesto, sabes bien que no podemos sentir ningún tipo te afecto hacia los niños, está estrictamente prohibido y lo sabes, sabes que las consecuencias pueden ser terribles, así que por tu bien y el del niño, deja de darle un trato distinto a los demás

-lo se, pero no estoy sintiendo ningún tipo de afecto hacia el, es solo que si todos los días ese niño sufre, toda esa tristeza y rencor podría dominarlo por completo haciendo que todo su valor y pureza se pudra, solo lo hago por el bien de nosotros, cada niño aquí cuenta y mucho, un solo niño podría salvarnos a todos.

-espero y lo que dices sea cierto.

(3 días después)

A lo lejos se escucha una niña gritando con mucho enojo, exigiendo con mucho enojo que le devolvieran su diario, Diego al escuchar esto se acercó para ver qué estaba sucediendo, al llegar observó que había una niña realmente linda con un listón rojo en su cabeza que combinaba con el mismo color rojo de su cabello. Diego vio como 3 niños estaban alrededor de ella molestándola y queriendo robar su diario así que Diego decidió tomar un palo de madera que ese encontraba a escasos metros de el tirado en el suelo y sin pensarlo dos veces corrió a golpear al niño con el palo, dándole directamente en la cabeza provocando un herida en el niño haciendo que sangrara mucho, los otros dos niños se asustaron y dejaron caer el diario de esa pequeña niña, Diego vio a la niña y le dijo que debían correr o estarían en grabes problemas, así que corrieron lo más rápido posible saliendo de la habitación en la que se encontraban, al momento en el que estaban corriendo Diego le dijo que lo siguiera que tenía un escondite especial. Aquí es; no era más que una pared con una grieta en medio.

-aquí, entra, detrás de esta grieta hay un pequeño cuarto al que nadie entra, está abandonado, aquí nunca nos encontrarán.

Procedieron a entrar a esa pequeña habitación escondida, era una habitación muy pequeña llena de viejos libros y artesanías llenas de polvo y telarañas. No hay mucho que decir de la habitación, solo es un cuarto abandonado

-(nervioso) hola mi nombre es Diego, no suelo traer personas aquí, este… me gusta mucho el pollo que sirven en la cafetería y me encanta jugar con la pelota

-…

No hablas mucho eh.

-…

-¿Cómo te llamas?

-…

-Me gusta ese listón tuyo, es lindo

-me llamo Amber

-wow, Amber, muy lindo nombre

Amber empezó a conocer la habitación, estaba volteando a ver cada rincón que está tenía, tocaba y veía las viejas artesanías que había, al igual que veía los libro que se encontraban. En lo que caminaba por accidente piso un viejo libro lleno de polvo y telarañas, el título del libro era: “el arte de la cocción pura”. Eso le llamo mucho la atención a Amber, por lo cual se agachó para tomar el libro y leerlo un poco, pues había despertado su curiosidad, al momento de tomarlo Diego le dice que no lo tomase, pues podría haber una araña dentro, una picadura de una de esas pequeñas y estarás muerto, pero a Amber no le importó y tomo el libro, procedió a abrirlo lentamente, ella estaba pensando qué tal vez en ese libro podría encontrar las respuestas a muchas de sus preguntas por el título que llevaba el mismo libro, lamentablemente al abrirlo se llevó una decepción, pues todas las hojas de libro habían sido arrancadas.

-pues, Amber, podemos salir y jugar un poco si gustas

-claro me parece bien.

A los pocos días Amber y Diego se volvieron mejores amigos, pues los dos no tenían a nadie, siempre estaban solos, en ellos nació una gran amistad, pasando por momentos realmente alegres y llenos de travesuras que se le ocurrían a Diego, era raro no ver a Diego y Amber en la sala de castigo, les gustaba mucho meterse en problemas, pero claro, Amber siempre mostró esa ambición por el conocimiento, siempre quería saber más y mas.

-oye Amber

-dime, Diego

-me gustaría presentarte a uno de mis padres, el mejor a decir verdad, el siempre a estado ahí conmigo en las buenas y en las malas

-no me digas que enserio tú te crees eso Diego

-¿Qué cosa?

-que ellos son nuestros padres, de verdad crees eso

-pues si ellos no son nuestros padres… ¿Entonces de donde venimos?

-no lo sé Diego, pero hay algo aquí que no me agrada, siento que todo esto es falso, siento que estamos viviendo dentro de una mentira, ¿No se te hace raro que no podamos salir?, es claro que hay algo mal aquí, presiento que hemos estado viviendo una mentira todas nuestras vidas, es como si nos quisieran hacer creer que todo esto es normal.

-no lo sé Amber, yo solo sé que soy feliz a tu lado y a lado de Efesto, siempre que ustedes estén conmigo, jamás tendré ningún inconveniente

-¿Efesto?

-mi “padre”

-(bostezo) que sueño tengo, creo ya miré a dormir Amber, nos vemos mañana, cuídate

Diego se dirigió a las regaderas para poder tomar un baño, antes de entrar a ducharse vio una pequeña navaja para rasurar que se encontraba en el baño, era una muy pequeña, al tomarla se cortó muy frágil mente, provocando que un pedacito de piel se levantará por de lado de la uña, no era nada grave, solo era la capa superior de la piel levantada un poco, sin embargo no aguanto y decidió jalarla un poco, al momento de jalarla se llevó más piel consigo haciendo que la herida se extendiera hasta la mitad del pulgar, justo donde podemos hacer el dobles del dedo, al momento en que la jalo se lastimo pues empezó a brotar mucha sangre de su dedo pulgar, sin mencionar el ardor que este le estaba provocando a Diego, era un ardor increíble sin embargo Diego no mostró ningún aspecto de dolor, solo veía como la sangre caía por todo el fregadero, haciendo que el agua tornara en un color rojo, simplemente se metió a bañar y al salir tomo un cuadro de papel y la puso sobre su dedo tapando la herida.

-aaaah, que cansancio, y olvide hacer la tarea por estar con Amber, Amber… siempre que la veo siento algo dentro de mi que me vuelve muy estúpido <¿Serán sus ojos?> Si… tal vez sea eso, creo que… creo que me g-gusta, pero... qué cosas estás diciendo Diego, no te puede gustar, es tu hermana, aún que…

(Actualidad)

-Bueno niños, hora de levantarse, sé que durmieron muy poco, si es que algunos lo hicieron, pero ya es hora, los llevaremos a conocer su propósito detrás de la puerta roja inferior así que formen una línea del más chico al más grande y esperen mis instrucciones.

Diego era un niño muy alto, era el más alto de entre todos sus hermanos, así que el solo se puso hasta atrás y espero a que los demás se acomodaran, solo veía como todos los niños estaban emocionados, en sus rostros se plasmada un rostro de alegría y felicidad, en sus ojos por fin se reflejaba un propósito, pues siempre estudiaban, pero jamás sabían porque lo hacían hasta ahora, pues su verdadero propósito como lo dijo su padre está detrás de esas puertas.

Los niños por fin terminaron en ponerse de acuerdo y esperaron la señal de su padre, El ahí estaba viéndolos a todos con seriedad, creaba un poco de tensión ante los niños, pues su mirada era fría, como si estuviera tratando con soldados, no con niños.

-síganme y no se queden atrás

Todos comenzaron a seguir a su padre, caminando por los amplios pasillos de su hogar, con un diseño muy peculiar, los pasillos estaban llenos de grandes relojes alrededor, las paredes con un color rojo y rayas moradas…. Y… la alfombra gris, esa alfombra que todos los niños aman pues es muy esponjosa, es como caminar sobre las nubes. Conforme seguían avanzando tenían que bajar por esas escaleras que todos odiaban, y más Amber, pues para llegar a su dormitorio debe pasar por ahí todos los días. La razón por la que los niños las odian es porque son realmente grandes y con un diseño curvado, con demasiados escalones y sin mencionar esa madera pulida que puede hacer que resbales fácilmente.

Al pasar a lado de el cuarto de Amber, Diego saco la carta que había escrito y con mucho cuidado salió de la fila, pues su padre era muy estricto, no quería que lo regañaran y lo sacaron de la expedición, así que cuidadosamente salió de la fila y puso la carta por debajo de la puerta, la puerta era muy alta, dejaba un pequeño hueco lo suficientemente grande para que la hoja deslizara al otro lado, una vez que Diego deslizo la carta volvió rápidamente a su posición.

Al llegar a la puerta llegaron más padres y madres colocándose alrededor con una pequeña jeringa y un vaso con una especie de agua, pero ésta se veía más densa, era algo más…

A continuación, uno de sus padres comenzó a abrir la puerta roja, no tenía mucha ciencia, solo era quitar el candado con la llave. Los niños comenzaron a entrar uno por uno, Diego era el último así que debía esperar, sin embargo, moría de la curiosidad, era el último y ya no podía aguantar esperar tanto, comenzaba a ponerse un poco inquieto, comenzó a gritar que se dieran prisa, que no es tan difícil entrar, sin embargo, lo dijo riendo, el plasmaba mucha felicidad en ese momento, con tan solo ver esa gran sonrisa y esos ojos llenos de ilusión era suficiente.

Por fin, el turno de Diego llegó.

-niño, te pondremos una pequeña inyección antes de entrar, es por tu bien

<Inyección, enserio, es lo que más odio, no lo puedo creer, bueno, no será tan malo, solo es un piquete, cálmate, ¡CALMATE!>.

-Esta bien.

Diego se subió la manga de su brazo para que su madre le pudiera proceder a inyectarlo, su madre tomo la jeringa y el brazo de Diego, después con mucho cuidado procedió a insertar la jeringa dentro del cuerpo de Diego y comenzó a sacar sangre del mismo. Diego estaba gritando por dentro, pero no quería llorar frente a sus ídolos (padres y madres) y contuvo todo su dolor dentro de él; una vez que la jeringa estaba llena la madre procedió a verterla en un recipiente lleno de esa extraña agua, la sangre dentro de ella comenzó a tomar un color oscuro, el color al que torno era negro total, todo el contenedor se puso de ese color.

-(susurrando con la madre) este niño no es como los demás, el debe ir a la puerta superior, no es puro

-sígueme niño, tu irás a otro lado

-¿p-p-pero por que?, Llevo mucho tiempo esperando esto, por favor déjenme entrar, ¿qué hay allá atrás, necesito ver?

-no te pongas necio.

Diego no soporto la idea de no entrar así que corrió hacia la puerta con toda su velocidad para poder cruzarla y poder observar que había más allá, quería contarle todo a Amber sobre ese cuarto, pero su padre lo tomo de la camisa antes de que pusiera un pie dentro y lo golpeó directo en la quijada dejándolo inconsciente al instante, Diego no tuvo ni tiempo de sentir el golpe. La madre cargo a Diego inconsciente y se dirigió a llevarlo a la puerta superior a donde el pertenecia.

-no te preocupes hijo, algún día volverás a bajar y trabajarás para nosotros, muchos hablaban de ti, todos sabíamos que debías ir arriba, pero Efesto siempre insistió, al parecer el si se encariño de ti por más que lo negaba, pues una vez allá arriba desearas estar muerto, pero no te preocupes, Efesto te acompañara algún día si sigue haciendo estupideces. 

4 Août 2018 09:00:12 0 Rapport Incorporer 0

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Plus d'histoires