Blog del Escritor Suivre un blog

blog Jackie Inkspired Blogger Aquí encontrarás todos los consejos que necesites para finalmente empezar tu historia. Además, tendrás constantes tips para motivarte y pulir tus libros digitales, y así ganar más seguidores y fieles lectores. :)

#literatura #blog #publicacion #tips-para-escribir
Faire un don à cet écrivain
168.6k
136.3k VUES
AA Partager

Haz de tus microrrelatos, grandes historias

Foto: actualidadliteraria.com


A veces no necesitamos tantas palabras para contar una historia. Y para algunos, es hasta más interesante así. Y si eres de aquellos, te contamos acerca de los microrrelatos, los cuales son historias de ficción sumamente breves, que tienen de 50 a 250 palabras máximo. Pero lo más importante es que no son cuentos resumidos, sino, más bien, lo contrario. Un microrrelato es la punta de ebullición de una historia más larga. Su clave está en narrar la parte más importante de la trama (que suele ser parte del clímax) y dejarle al lector el poder de imaginarse lo que no decimos.


Iremos por partes.



Primero, a diferencia de una novela, los microrrelatos no tienen un género literario específico, sino que juegan con varios. A veces suelen ser más poéticos, otras más indefinidos. Aquí vale experimentar y jugar con la creatividad. Mientras más originales seamos, mejor.



Segundo, si bien se necesita arte, al mismo tiempo se precisa ser directos. En una novela más larga podemos darnos el lujo de adornar las frases, jugar con las palabras o utilizar más descripciones, pero aquí no. Tenemos tan pocas líneas que debes ir directo al grano, pero al mismo tiempo hacerlo con estilo y buena escritura. Cada palabra es importante. Un buen microrrelato es aquél en el que el lector se da cuenta que el escritor, es bueno. No necesita leer más.



Tercero, no lo cuentes todo. Aquí no es necesario escribir todo lo que sucede en la historia, ni siquiera todo el clímax. Olvídate de la introducción, el nudo, y el desenlace, y solo enfócate en la acción del acontecimiento. Lo que puedes mostrarle al lector para que se cree una imagen en su cabeza,n que al mismo tiempo le deje una incógnita o ganas de continuar leyendo.



Cuarto, se concreto. Busca sinónimos, simplicidad pero incertidumbre, precisión pero sonoridad. Que cada palabra evoque exactamente lo que quieres transmitir. No utilices muchos personajes o lugares, enfócate en una escena, en un hecho o en dos personajes que le hagan comprender al lector lo esencial de tu historia.



Quinto, debe atrapar al lector. Por ello, la imagen del microrrelato es una de los puntos fundamentales. La narración debe ser tan fuerte que construya una escena imaginaria en la cabeza del lector.


Sexto, el final es lo mejor. Este debe ser tan imponente que obligue al lector a quedarse pensando en ello y poner en juego su imaginación. Se puede jugar con terminar con una pregunta que intrigue al lector, o con una frase que inesperada.



Un ejemplo:


Toque de queda, de Omar Lara


—Quédate, le dije.


Y la toqué.



Séptimo, dale misterio. Juega con los signos de puntuación y ls silencios. Estos también hablan, y más aún en un microrrelato, en el que la magia está en lo que no se dice.



Octavo, utiliza la estructura que desees. Algunos, lo que hacen es empezar intrigando al lector para luego llevarlo a la acción, que luego desencadena en un giro final o inesperado.



Noveno, el título es trascendental. Como el microrrelato es tan breve, el título también aporta información, luz y creatividad a tu texto. Utilízalo como parte de lo que quieres transmitir.



Y décimo, edita, edita y edita. Pareciera que escribir un texto corto es muy sencillo, pero a veces es hasta más complicado, ya que debes ser tan preciso como creativo. No te preocupes si no sale a la primera y si recortar palabras parece un suplicio, conforme redactes más, irás puliendo tu precisión. Al fin y al cabo, con la inmediatez de la era digital y que la gente lee menos, los microrrelatos se han vuelto "pocas palabras para grandes historias".

Y precisamente queremos contarte que en Inkspired estamos por lanzar un nuevo formato con Microrrelatos y tú puedes ser parte de ello. :) Lo único que debes hacer es enviarnos al correo [email protected] los microrrelatos que desees. Estos deben tener: máximo 500 CARACTÉRES o 250 palabras; un titulo; tu nombre; tu usuario de Inkspired; y 3 hashtags que lo identifiquen. Pueden ser en cualquier idioma, mientras más, ¡mejor! Esperamos leerte pronto. 


"No se enamoró de ella, sino de su sombra. La iba a visitar al alba, cuando su amada era más larga"
Calidad y Cantidad , de Alejandro Jodorowsky


4 Avril 2018 13:37:49 5 Rapport Incorporer 25
~

Cómo jugar con la línea temporal de tu historia

Foto: Lecturalia

Las variaciones que puedes generar en tu línea temporal pueden enriquecer la lectura y generar expectación en el lector. Quizás ya conocías muchas de estas o quizás las aplicabas desde antes intuitivamente. Sea de la manera que fuese, no vendrá mal un pequeño repaso.


La analepsis es una variación en la cual regresamos a un punto anterior de nuestra historia que ya ha sido superado, puede ser un recuerdo o una manera de dejar al descubierto algo que no se había dicho antes, incluso puede ser el mismo hecho superado por el protagonista visto desde otra perspectiva. Este es un método en el cual podemos resolver muchas dudas y generar muchas otras.


Alguna vez has escuchado “una buena historia comienza por el final”, es a esto a lo que refiere la prolepsis. Revelas un hecho que todavía no ha sucedido en tu línea temporal y enganchas al lector que quedara preguntándose: ¿Cómo es que esto sucedió? No hay que exagerar, si tu adelanto es demasiado revelador, puede que sencillamente arruines la sorpresa.


La elipsis por otro lado es un salto en tiempo, ¿Por qué describir los tediosos y aburridos años en el instituto si no ocurrió nada de interés en ellos? Gracias a la magia de la literatura podemos pasarnos de largo la adolescencia para que un niño se convierta en adulto. No tiene porque ser tan largo el intervalo, a decir verdad, este es uno de los recursos más utilizados tomando en cuenta el clásico “a la mañana siguiente”. Sencillamente omitimos detalles poco importantes y pasamos página. También sirve para ocultar información que puede causar intriga, por ejemplo, terminamos un capítulo con un “—tenemos que hablar” y empezamos el sucesivo con “a la mañana siguiente”.


Ahora si quieres saltarte todo lo pasado en un día, un año, cien años o más, sin omitir hechos importantes entonces haz un sumario. Con el sumario puedes comprimir todo es que resulta muy largo de contar, la guerra de hace 2000 años, la rutina del día, como perdiste toda la tarde en Inkspired. Es una manera poco detallada de resumirle al lector algo tedioso.


Con la silepsis o acronía tu línea temporal va a moverse un poco, se trata de contar una historia a partir de dos líneas temporales a destiempo. Es decir, no se refiere exactamente a narrar dos historias distintas en un mismo escrito, sino el lector tiene que ver como esas dos líneas temporales se van conectando a lo largo del relato. Bastante adecuado para una historia de viajes en el tiempo ¿no crees?


Por último, la ucronía, la mayor ilusión de la literatura, es el clásico “¿qué hubiera pasado si…?” Bueno, no es tan fácil, para que pueda darse una ucronía, especialmente en un mundo de ficción, es necesario que el lector sepa en que momento está y todo lo que ha ocurrido, para después decirle que es lo que hubiera pasado si las cosas hubiesen sido diferentes. Es más sencillo plantearlo a partir de nuestra propia realidad, por ejemplo: ¿Cómo sería el mundo si los nazis hubieran ganado? Así fácilmente podríamos tener una distopia en la actualidad.


Ahora puedes darte a la tarea de hacer algunas variaciones en tu línea de tiempo o incluso platearte historias como ejercicio de escritura para manejarlas a la perfección. Sácale provecho.


Por: Isabel Calvimontes

@dama_trilce

29 Mars 2018 00:00:11 6 Rapport Incorporer 27
~

Haz de los personajes, tus amigos.

Te invita a su mente. A sus emociones. A su pasado y a lo que anhela para el futuro. Te muestra su lado débil, pero también su fuerte. Te revela sus secretos, y a la vez te los esconde. Entonces te enamoras de su personalidad y de su forma de empatizar contigo. Te interesas por él y por lo que le está por ocurrir. No sabes bien cómo realmente luce, pero eso lo hace aún más atractivo, pues tu imaginación te lo enseña en imágenes vívidas. Sabes que para ti será alguien especial, porque aunque esté lejos, incluso a veces hasta lejos de lo real, los detalles te harán sentirlo cerca: El tono de su voz. El color de su pelo. La forma de su cara. La estructura de sus pensamientos. La profundidad de su mirada y su condición física. Al mismo tiempo, su comportamiento, sus valores, su psicología, pero sobre todo su historia, esa que lo vuelve más humano, más real.  Y es allí cuando te das cuenta  dela importancia de los personajes en un novela, especialmente del protagonista.  





En una novela, ya sea de ficción o no, los personajes que utilizas son elementales. Sin personajes no hay historia, y no hay más vuelta que dar. Estas personas cobran vida mediante palabras y se vuelven tus amigos, o tus enemigos, especialmente el protagonista y el antagonista. Por ello, si decides redactar una novela, debes saber cómo crearlos sabiamente.  


Pero, ¿cómo hacerlo? Esto suele depender del autor y de la clase de novela que escriba: real o de ficción, si es la primera será más sencillo identificarlo porque los personajes están ya creados, pero si es la segunda, todo surgirá de la mente del autor. 


Una vez definido el tema, debes preguntarte sobre quièn (o quiénes) se trata la historia. Y cuando ya hayas identificado al menos el más importante, el siguiente paso es armar su historia. ¿Quién es esta persona? ¿Cómo se llama? ¿Cuántos años tiene? ¿Dónde vive? ¿Cómo luce? ¿Cuáles son sus aspiraciones en la vida? ¿Cómo es su pasado? ¿Cuáles son sus talentos, sus fortalezas y sus aspiraciones? ¿Cuáles son sus dificultades, sus debilidades y sus miedos. Si eres de los que dibujas, pues dibujalo. Eso ayuda.  


Es importante saber todo de tu personaje como si fuese tu amigo más cercano. Debes conocer sus intenciones, su mente y su corazón. Porque solo así podrás transmitirle lo mismo al lector.  No es necesario que TODO acerca de él lo escribas en tu historia, hay cosas que seguramente ni siquiera vas a contar, pero al haberlas creado y escrito para ti antes, te apoyará a describir tu personaje eficazmente y le regalarás su propia personalidad


Una vez definida la historia de tu protagonista y su entorno, hay que introducirlo a ÉL durante la historia. Sus acciones, su forma de responder hacia los conflictos, sus sentimientos. Mientras más decriptivo seas con esto, más lograrás que los lectores empaticen con él. Tu trabajo es que ellos lo conozcan y lo sientan como si estuviesen viendo a alguien real a su lado. 


Otro aspecto fundamental es el arco de tu personaje, que sucede cuando este atraviesa una transformación personal durante la novela, cuando crece en cierto sentido. Es decir, empieza de una manera y termina de otra. Esto lo vuelve aún más enriquecedor e interesante. Si tu personaje es plano y aburrido, tus lectores también se sentirán planos y aburridos. 


El secreto está en qué tanto sabes tú, como autor, de tus personajes. Así que antes de empezar a escribir tu novela de ficción, defínelos y aseg, ya que no hay nada más atrapador que un libro que te presenta nuevos "amigos".



22 Mars 2018 19:44:14 4 Rapport Incorporer 34
~

Un escritor 'Rápido y Furioso'

Foto: Alcrea Consulting


A veces el secreto está en la rapidez con la que redactas. Todos sabemos que escribir es una tarea compleja que requiere de tiempo, inspiración, imaginación, vocabulario, investigación y distintos aspectos que pueden tardar horas, lo cual causa que muchos escritores se queden estancados. Algunos, se toman días, meses, y hasta años, en redactar una historia que podría completarse en menos. Sin embargo, en Inkspired creemos que esto tiene un gran margen de mejora, y que solo necesitas seguir ciertas pautas y contar con las herramientas adecuadas para maximizar tu tiempo.

Esas pautas las hemos resumido en 5 consejos. 

1) La práctica hace al maestro.
Primero, tienes que saber que la rapidez de tu escritura es tu rapidez. No la de otra persona. Así que no debes compararte, ni sentirte en desventaja en ningún momento. El ritmo es algo que se gana con el tiempo y con la práctica diaria. Mientras más escribas, más rápido redactarás. El constante desglose de ideas a palabras textuales, se convierte -eventualmente- en un hábito, en el cual ya no tendrás que redactar y borrar todo el tiempo. Sin embargo, tienes que escribir. Y todos los días., o su mayoría. Redactar un cuento corto, un capítulo, o algo que tenga un inicio y un final, diariamente, aumentará tu rendimiento.


2) La organización hace al trabajador.
Parece un cliché, pero no. Cuando redactas una historia, mientras más ordenadas tengas tus ideas, tus personajes, la secuencia de eventos, tus dudas, y tu espacio físico, más eficaz serás escribiendo. Ten todo a la mano: tus apuntes, tus fuentes de investigación, el bosquejo de la historia, los mapas visuales, la descripción de tus personajes, losdibujos (si eres de los que dibuja), y todo lo que vayas a necesitar. Inkspired, precisamente, pretende apoyarte con esa organización, y en el Inkspired Writer App contamos con una opción para que armes tus mapas visuales, identifiques y definas tus personajes, lugares, eventos, etc.


3) El mayor reto no es contra el reloj, sino contra nosotros mismos.
Establece un límite. Ponte metas y tiempos a corto plazo: "No hago otra cosa hasta que termine este capítulo", "No me voy de aquí sino completo tantas página"; "Escribo 1 capítulo cada 3 días"; "No se termina el día sino resuelvo este problema". Coloca tus metas en un lugar en el que puedas verlas siempre. Jessica Page, autora de Writing Out The Storm, confesó que ella lograba mil veces más cuando escribía sus objetivos y los colocaba en un lugar que los tenía que ver todo el tiempo. Plataformas como Inkspired te dan la opción de poner recordatorios para incentivarte a continuar tu escritura.


4) Se perfectamente imperfecto.
Permítete escribir como primero te nazca, como lo sientas. No busques redactar de la manera perfecta ni encontrar las palabras más rebuscadas, ni pienses que luego no habrá marcha atrás. Lo primero es salir del estancamiento y avanzar. Permanecer en la misma página, o en las mismas frases mucho tiempo, genera cansancio e incluso, te bloquea. Avanza, escribe, fluye, y luego, puedes volver cuando quieras para corregirlo.


5) Si quieres ser escritor, tienes que actuar como un escritor.
Míralo como una profesión, no como un hobby. Encuentra tus puntos débiles y trabaja en ellos. Por ejemplo, si tiendes a distraerte, deja a un lado el móvil, el internet, y retírate a un lugar tranquilo en el que solo puedas enfocar tu atención en el texto. Establece un horario y espacio de escritura, y manténlo, como si fuera un trabajo. Verás como en menos tiempo de lo que crees, tu historia estará lista para ser publicada. 
12 Mars 2018 19:01:57 2 Rapport Incorporer 28
~
En savoir plus Page de démarrage 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22