Pensamientos Suivre un blog

gridasmersis Gridas Mersis En esta ocasión, el mundo del ser humano, desde la mirada de una doncella que no sabe absolutamente nada.
Histoire non vérifiée

#vida #mundo #realidad #humano #evolucion #abstracto #mentalidad #doncella #ser-humano #sujetividad
AA Partager

Primer relato

La osadía de una doncella de hierro. Su forma practica de hacer las cosas la asoma a un mundo complejo, inexperto e imperfecto. Cada día se levanta queriendo saber sobre la ignorancia. La hipocresía remarca, a su vez, su poca razón de ser. La doncella, que poca fama tiene, subsiste de aranceles, proporcionados por un estado de incalculables años. La biblioteca ella ha de buscar, una vez mas, su tenue sonrisa de amargura e inocente hipocresía la deja en un punto de la historia que nadie se atreve a pisar. Así es. Se trata del hecho morboso de no saber absolutamente NADA. Imagínate tú, levantándote temprano sin saber a donde ir, teniendo en claro que, lo que hay fuera, son simples liebres disfrazados de hombres y mujeres, y no fieras disfrazadas de dichosas sonrisas vacías, inutilizadas por la falta de alegría en sus vidas. La doncella podría abrir sus ojos de una vez. El ser humano es grotesco en miles de escenarios diferentes. Deambula en la categoría de la imperfección, vestida con una capa de gruesa insatisfacción. Envidian al que tiene mas; enojan contra los que quieren mas. Nada vale en el mundo del ser humano. Puedes ser abucheado, criticado, insultado y hasta asesinado. Todo por la falta de carácter en uno mismo. Nos preocupamos siempre por el resto y no por nosotros mismos. Vivimos queriendo saber nuestro futuro en vez de sentir el presente. Vivimos, en resumen, en el pasado, no en el presente, ni tampoco en el futuro. Somos la especie dominante que no domina nada, porque nos asesinamos entre nosotros mismos; extinguimos culturas y sociedad entre nosotros mismos; herimos a nuestros seres queridos por sentir el amor de algo que en realidad, no nos conmueve en absoluto. Somos la prueba de la objetividad iracunda de dioses creados por nosotros mismos. Caemos en el juego de ser seres humanos.

La doncella jamás supo ni sabrá lo que es ser un ser humano. Podría ser lastimada y herida, incluso asesinada, pero nunca tocara la epopeya trágica de su propia vida; cargar con el peso de una herida abierta que hemos dejado a lo largo de la historia, siendo incapaces de comprender lo que es la paz, la empatia, la filantropía. Que especie en decadencia somos, ¿verdad? Cuanto tiempo mas debo esperar para extinguirme. Como la llama de una vela prendida hace décadas, quiero ser parte de la incomprensible realidad de no saber nada, antes que saberlo todo y sentirme vacío por ser un humano.

4 Décembre 2020 12:37:27 0 Rapport Incorporer 0
~