AA Partager

Yo no sabia lo que era esto...

Me siento como si fuera una pequeña roca de algún tipo de material, que si lo tocas, te acercas o simplemente respiras a su costado puede hacer que se deshaga con facilidad.


2020 el año del covid19, el año donde surgieron un numero indescifrable de personas humanas, reales, personas que han utilizado el estado de alarma para crecer interiormente... A la vez, también surgieron personas que no eran tan transparentes ni tan humanas como ellas mismas pensaban.

Y también estoy yo... 4 meses confinada en mi casa, con la única compañía de mi pequeña mascota...una coneja Belier... Se podría decir que de esos 4 meses, solo estuve llorando durante 3 meses día si, y día también. Odie a todos los hombres que han sido importantes para mi, pegaba a los marcos de las puertas mientras lloraba sin mas, mientras perreaba delante del espejo con bayeta en mano, y estropajo en la otra.

Esto a grandes rasgos... Cuando comenzó la des escalada, pensé que había ganado muchísimo, que después de esto ya no necesitaba a nadie a mi alrededor. Contacto bastante justo con mis amistades, contacto diario con mi tía y casi casi con mi hermano. Y sin saber como, sobreviví con un estado mental bastante aceptable, y una actitud positiva. Pese a que los primeros días, me daba miedo salir a la calle, pero como en la vida misma, me arme de valor y salí a comerme el mundo que se paralizo durante todo ese tiempo....

Junio, me reincorporo al trabajo, y se puede decir que la vuelta a la normalidad fue dentro de lo que cabe, algo ansiado, deseado...creo que me duro 2 semanas esas ansias por volver a recuperar mi estilo de vida...

Si algo me caracteriza, es esa sensibilidad que hace que viva cada momento con una intensidad que pocas personas son capaces de entender, y mucho menos compartir. En esos momentos que lloraba y lloraba...se podría decir que el tiempo que dedicaba a trabajar antes de todo esto, ahora lo dedicaba a llorar. Se que fue algo necesario para aprender a valorar todo lo que tenia, por poco que fuera. Fue algo para darme cuenta, que aunque o le reste importancia, todo tiene su valor, incluso yo.

Venia de un estado emocional muy mio. Se caracteriza, por sentirme inferior al resto de personas que forman mi mundo. Todas mis amigas emparejadas, una incluso embarazada, y las que no tenían pareja, viviendo su vida loca, sin estrés, y con mas glorias que penas. Parecía mentira, que en un tiempo atrás, con todas ellas hubiese tenido algo en común, debido básicamente que antes en algún momento, todas estuvimos solteras. No hay día que no escuche una canción en la radio, que no me venga a la mente algún recuerdo del pasado con ellas. Y aunque todas son tan diferentes, marcaron un antes y un después en mi vida.

A nivel amor, hacia meses que no veía al hombre del que estuve enamorada durante mas de dos años, el hombre con el que viví todo lo que me quedo por hacer con mi antigua pareja. El hombre que volvió a traerme esa sonrisa que tanto se había escondido tiempo atrás. Ese hombre, que me trajo risas, fiestas cariño, amor...pero a la misma vez, desconcierto, dolor, pena y lagrimas, muchas lagrimas. habían pasado 4 meses desde la ultima vez que salio por esa puerta, y uno desde que le envié ese ultimo mensaje, y con su respuesta no pude hacer mas que bloquearlo en mis redes sociales, e incluso en la agenda de teléfonos. La persona que me enseño lo que realmente significa relación abierta, donde yo me quede con la palabra relación, y el con la parte de abierta. Ojala no hubiese sido tan inocente, aunque creo que tampoco lo hubiese vivido de la forma en la que lo hice. A veces pienso que fue una penitencia que me toco vivir, pero cuando piensos en esos abrazos, besos y caricias que me daba, quizás es el precio que me toco pagar por hacerme sentir viva.

Bueno, venia del des amor mas doloroso del mundo, y mira que traía mi propia trayectoria en el amor. Me propuse que mi vida no se podía quedar ahí, estancada en los recuerdos de esos dos años, y no me auto boicotee, y seguí conociendo a distintas personas, y a la vez tan diferentes a la vez entre ellos. Tenia a mi chino, a mi Romeo Santos, y quizás mas en la sombra al señor H calvo, Al señor Llerena, y creo que por ese entonces no había nadie mas en quien pensar que podríamos ser algo mas.

Con los dos primeros, hablaba con cierta regularidad, me costo mucho entender que si ellos no daban señales de vida, yo ya no iba detrás de nadie. y los otros dos, no tuvimos ocasión de tener el mas mínimo contacto. A día de hoy no puedo pensar en otra cosa que donde se fueron esos pensamientos que por un periodo me hicieron creer que era auto suficiente, y no necesitaba nada de nadie, y menos aun de ningún hombre.

Era un momento mágico y maravilloso, no entraba casi en casa, y los planes se me acumulaban. En algunas ocasiones, tenia que negarme desde un principio ya que la propuesta no venia bien. Salí mas segura, mas fortalecida y me sentía empoderada, satisfecha del resultado obtenido de esos 4 meses. Fue como que el sabor amargo del tiempo en casa, y sola, me estaba recompensando por tantos días grises y ese sentimiento de vacio y soledad que pude llegar a sentir.



17 Octobre 2020 16:50:54 0 Rapport Incorporer 0
~

Histoires en lien