rock_inunderland Rock InUnderland

Narración estilo oda de un abuso incestuoso desde la perspectiva del victimario. Tema muy delicado sólo para mayores de edad. No explícito.


LGBT+ Sólo para mayores de 21 (adultos).

#dolor #drama #incesto
3
3.9mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

AMOR

Qué bonito fue nuestro amor.


Te amé y sé que tú me amaste.


En principio, tú eras sólo unos hermosos ojos azules debajo de un ala de sombrero de paja, unos ojos alegres y brillantes. Solo eso.


Qué feliz eras esos días, cuando brincabas entre el pasto y tus dorados rizos, alborotados como si no conocieran un peine o tuvieran un viejo rencor mutuo entre ustedes, se esparcían, bailaban.


Qué feliz eras.


Qué hermosura de rostro.


Qué alegre te veías.


Y mi rostro henchido en cicatrices no te cohibió, te maravillabas de mis viejas lesiones, preguntabas por mi pasado. ¡Cuánto me amaste! ¡Qué hermoso era ser amado por ti!


Antes tuve problemas con tu padre, ¡ah!, qué difícil es entenderse con tu padre, ahora tú lo sabes, es un hombre testarudo, incapaz de ponerse en el lugar del prójimo, por eso me fui muchos años esperando que su juventud más necia se le fuera y cuando regresé, tu padre estaba un poquito cambiado, al menos me recibió de buena gana. Somos hermanos, no lo entiendo ni él a mí pero su necedad estaba menos hosca y mi niñez acabada.


Qué necio tu padre.


Qué egoísta.


Pero me recibió en su casa y ahí estaban esos ojos azules debajo de un sombrero, ¡qué impresión me diste, en serio! Sonreías con los ojos y los dientes, ¿quién carajo hace eso? Qué lindura.


Se lo dije a tu padre, «Mira, está sonriendo con los ojos», y me respondió «Ah, qué muchacho, estás loco». Pero yo vi bien tu cara y tu padre apenas te miraba de vez en cuando, ¿no es cierto?


Qué bonito sonreías.


No te parecías nada a tu padre.


Mi vida era difícil, tu padre lo sabía. Desde muy chico viví solo para no pedirle ni un bocado a tu padre, luego me lo echaría en la cara, «¿No te mantuve cuando eras niño?» me hubiera dicho y yo no soy orgulloso, ¡de verdad no lo soy!, pero tu padre solía humillarme. Así ya no tiene nada que reclamarme, no le debo nada y él tampoco me debe nada. Estoy en su casa como invitado y le llevo regalos a tu madre y hermanos, ¿qué puede reclamarme? Y a ti... pues es su obligación mantenerte.


Y como yo viví en la calle, sé todos los tejemanejes de la vida, cada cicatriz mía es una historia y quería contártelas, por eso te invité a pescar.


Me gustaba pescar antes, cómo lo disfrutaba, yo pensaba que no podía existir nada mejor que pescar... y luego vi tu rostro sin la sombra del ala de paja, tu piel blanquísima y suave tenía luz propia, ¡qué éxtasis! Pescar ya no me gusta tanto.


Qué piel tan linda.


Qué hermoso sonreías.

4 de Mayo de 2020 a las 05:15 0 Reporte Insertar Seguir historia
3
Leer el siguiente capítulo ÉXTASIS

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 5 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión