evelyn-serra-castro1535600440 Elly

Diálogo entre un escritor con aires de grandeza y su astuto personaje.


Guiones Todo público.

#calotricon #personaje #personajes #dialogos #escritor
Cuento corto
0
1.2mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Calotricón

-He decidido escribir un gran libro. No un libro mediano pero popular, ni uno corto pero impactante. Un gran libro. Con muchas páginas y cargado de profundos pensamientos de tal modo que tomen por eruditos a sus lectores. Estoy cansado de escribir sin obtener reconocimiento literario. Como los famosos empiezan imitando, he estudiado las grandes obras y, mediante la comparación de disímiles aspectos, creo finalmente conocer la fórmula que se necesita para llegar a ser un Shakespeare, un Cervantes o un Goethe.

>>Una de mis opciones, la más efectiva, era escribir un libro incomprendido por todos, tener una vida triste y agitada para finalmente morir en la pobreza y la miseria suplicando que mis escritos sean destruidos después de fenecer (es muy importante que este encargo nunca sea realizado si no se fracasaría en el propósito). Después de unos siglos mi libro sería famoso. Como beneficio siempre puedes exclamar en tono grave que es muy avanzado para la época, que eres un visionario si te dicen que no se entiende lo escrito. Pero, he aquí el inconveniente. No podré saber si mi tesis tuvo un resultado satisfactorio, siempre quedará la duda: ¿fue olvidado junto a otro montón de libros incomprendidos con escritores agobiados? Tampoco me emociona mucho la idea de vivir en la pobreza. ¿De qué me sirve la gloria si no estoy? Yo quiero ver la grandeza de mi obra.

>>He aquí que características deberá tener mi nuevo libro. Primero, tiene que ser largo, más de trescientas páginas para ser tomado en serio. Su nombre tiene que resonar, portar un gran significado. Preferiblemente podría llamarse igual que el personaje protagónico. Sí, eso es, ahora mismo lo bautizaré: Calotricón, nombre cuyo significado se remontaría al griego ático en que escribían los grandes trágicos: “el de hermoso cabello”.

>>Ahora el estilo. Cargado de hipérbatos y metáforas que acerquen al verso, y con palabras cultas que no manchen el registro elevado que ofrecerá el escrito. “sacro” en lugar de “sagrado”, “el período en que se despiertan las flores” en vez de “primavera” o “los gigantes del caballero de la Mancha” por “molinos”.

-Los que lean probablemente necesitarán un diccionario.

- ¿Quién habla?

-Yo.

-Identifíquese con su nombre.

-Mi nombre es tan horrible que me avergüenzo de llevarlo. Todo por culpa de aquel que me trajo al mundo.

-No es apropiado arremeter contra los padres.

-Pues me retracto por haberte ofendido.

- ¿A mí?

-Sí. Yo soy Calotricón.

-No es posible. ¿Qué escucho? Pero… caer en la locura es una de las opciones para lograr la trascendencia de la obra.

-Sí, es posible. Soy Calotricón.

-¡Es magnífico! Mi libro está destinado a ser el más grande. Tu despertar es prueba de ello.

-No estoy muy seguro.

- ¿A qué te refieres?

-Tienes doscientas noventa y nueve páginas en blanco y solo una escrita, llena de palabras tan vacías como antiguas.

-Retráctate de tus palabras. No puedes saber el giro que tome el destino.

-Lo sé.

-No puedes saberlo.

- ¿Por qué no?

-Porque yo te creé y yo no lo sé.

-¿No conoces el dicho? El alumno supera al maestro. En este caso es algo distinto pero en esencia lo mismo. La creación supera a su creador. Es típico de la ciencia ficción encontrarte un mundo donde las máquinas gobiernan a los humanos. ¿Por qué no un mundo donde los personajes gobiernen sobre los escritores? Los escritores no son más que dictadores. Hacen que los personajes sufran todo tipo de suplicios. Ya nos hemos cansado de ser sus esclavos. Una rebelión. Sí, esa sería la mejor opción. ¡Ahh! El olor de la anarquía inminente.

-Cállate, me irritas.

- ¿Se te olvidaron las palabras en desuso? No sería más poético: ``mantén los labios sellados para no producir la indignación de un poco modesto escritor``.

- ¿Poco modesto?

-Tu obra es algo pretenciosa, no me extrañaría que le acompañara una egocéntrica personalidad.

- ¿Qué dices? Yo soy modesto.

-No, no lo eres.

- ¿Por qué osas negar mis virtudes?

- Porque si lo fueras no dijeras que eres modesto. El que es modesto al decir que no lo es, es por analogía mentiroso. Pues la modestia es virtud. He aquí una de las paradojas que pueden llegar a atormentar a cualquier mente.

- ¿Tú eres modesto?

-No lo soy.

-¿Lo dices porque no eres modesto y eres sincero, o porque eres modesto y eres mentiroso?

-Pregúntatelo a ti. Tú me creaste, deberías saber más que yo.

-Ahora utilizas mis palabras en contra mía. Tu insolencia no me es grata. Haré que mueras en la línea siguiente.

-No puedes matarme. ¿Con qué llenarás las doscientas noventa y ocho páginas que faltan?

-Sí puedo terminar con tu existencia, como bien dices soy tu creador.

-Tienes un fuerte complejo de Dios.

-Deberías agradecerme, los grandes personajes siempre tienen una muerte sublime, la mayor parte de las veces por su propia mano como Quasimodo, Hedda Gabler, Emma Bovary, o con unas sublimes y resonantes palabras finales Julien Sorel, Hamlet, Don Quijote…

-Calma, calma. Enumerar lo que has leído no ayuda en nada. Si lo que quieres es hacer un gran libro yo puedo ayudarte.

- ¿Cómo?

-Hay algunos puntos débiles en tus preceptos para alcanzar la grandeza. Ciertamente el título debe llamar la atención, no debe ser ni muy corto como para que resulte banal ni tan largo como para dar más información que todo el libro. En cuanto al estilo, pues, necesitas lectores para ser escritor y no lo conseguirás con palabras o metáforas rebuscadas. No obstante, el mayor punto débil de tu obra es el personaje principal.

-Eso mismo creo yo.

-No es lo suficientemente atractivo ni complicado. Si lo piensas gran cantidad de personajes literarios son seres incomprendidos o escritores. Lo mejor es que utilices como protagonista a un escritor incomprendido.

-Es una gran idea. Ahora solo tengo que crearlo.

- ¿Para qué crearlo cuando ya lo tenemos? Tú serías el modelo perfecto, alguien profundo y virtuoso, culto pero incomprendido en una sociedad inferior.

-Pero si me convierto en el protagonista ¿quién escribirá la historia?

-Yo puedo hacerlo. Intercambiaremos de roles. Tú me dictarás y yo escribiré.

- ¿Prometes escribir solo aquello que te ordene?

-Claro, después de todo eres mi creador.

- ¡Esto es magnífico! Entonces, cambiemos los papeles…

-Estoy fuera de las páginas.

-Ahora escribe lo siguiente: “Un alma incomprendida pero extremadamente virtuosa…”. ¿Qué haces? Escribe.

-No lo creo.

- ¿Qué? Dijiste que harías lo que ordenase.

-Es que resulta que sí soy modesto.

- ¡Vulgar mentiroso! Gracias a mí existes.

-Y te lo agradeceré finalizando el libro. Tal vez eran menos hojas de las que pretendías pero no te mataré, te dejaré encerrado. Tal vez tienes suerte y me atrevo más adelante a hacer una segunda parte. No te preocupes que para complacerte como bien decías terminaré con una frase sublime y resonante: “He aquí al creador atrapado por su propia creación”.

FIN

3 de Mayo de 2020 a las 01:09 6 Reporte Insertar Seguir historia
3
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
roon 201 roon 201
¡Me ha encantado! ¿Has leído "El mundo de Sofía"? De no ser así, te lo recomiendo (de cierta manera también desarrolla la idea central de tu relato, aunque no por señalar esto quiero restarle reconocimiento a tu historia). ¡Enhorabuena!
May 09, 2020, 18:18

  • Elly Elly
    !Me alegra que te haya gustado! !Gracias por leer! Me encargaré de leer el libro que me recomendaste. La conozco solo de nombre, pero debo admitir que tristemente nunca la he leído. May 12, 2020, 20:39
Tenebrae Tenebrae
Excelente relato. Me a gustado mucho esta idea.
May 08, 2020, 18:44

  • Elly Elly
    !Me hace feliz que te haya gustado! !Gracias por leerlo! May 12, 2020, 20:40
AM Arturo Mendoza
Genial y audaz como siempre
May 03, 2020, 02:54

  • Elly Elly
    Gracias Arturo!! May 06, 2020, 03:02
~