irviendo Irvin Enriquez Romero

Familiares peleando en diferentes tiempos, todo para un bien mayor, pero ¿Valió la pena tanto esfuerzo por el bien del Imperio?. Tanto perdido, tanto ganado y al final se pierde todo, este mundo bélico no tiene un final.


Aventura Sólo para mayores de 18.

#accion #aventura #familia #357 #385 #247 #guerra-mundial #barcos #otro-mundo #navios
2
9.5mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los lunes
tiempo de lectura
AA Compartir

Bitácora 4.- Otro Día mas

Me encuentro en un día soleado con mi amigo Rei pescando en el límite de unas rocas que están en línea recta, estas rocas se están metiendo hacia el mar y en su punto más adentro de esta, la marea suele pegar en las rocas con más fuerza, pero ya no se forman las olas y no vemos el fondo, aunque el agua sea cristalina.


Muchas veces los peces solían picar, pero el pez se salía de los anzuelos oxidados que teníamos, pero no pudimos agarrar ni un solo pescado, aunque pensábamos que en aguas un poco más profundas podríamos tener algo de suerte, el día de hoy no fue el caso.


Al ver que nada picaba el anzuelo y que me aburría mucho, me puse a platicar un poco con Rei.


“Rei, sé que no te gusta que te pregunte, pero que fue lo que paso con tu familia”


Rei se queda mirando a su caña, perdido en sus pensamientos.


“Rei, hola..., ¿estás aquí?” (Mientras, le movía mis manos enfrente de el para que reaccionara)


Suelta el aliento y se toma de su sombrero de paja que lleva, esconde un poco su mirada con el sombrero.


“Sabes que no me gusta hablar de eso y, aun así, siempre me preguntas”


Lo miro y trato de animarlo para que me cuente.


“Vamos Rei, sé que tal vez no deba de meterme en ese asunto, pero no pregunto para hacerte pasar un mal rato”


Rei alza su sombrero con su mano izquierda y me dirige la mirada.


“Sé que no me preguntas con esas intenciones, lo sé muy bien, aun así, no quiero hablar nada de eso”


Al ver que Rei ya no quiere hablar de eso, opte por no insistir más y de pronto algo jalo bruscamente a Rei por la caña, golpeándose con una piedra que había más adelante, pero al verlo detenidamente pude notar que había puesto rápidamente sus piernas para amortiguar el golpe.


“Rei estás bien”


Rei estaba apoyándose firmemente en la piedra en la cual había caído, él se encontraba inclinado para que la fuerza del pez no lo jalara más.


“Déker que haces solo viendo, ayúdame de una vez que ya no puedo más”


Al verlo forcejear fuertemente con el pez, fui rápido a su ayuda.

Cuando llegue para ayudarle, el pez lo jalo otra vez más y sus piernas no pudieron con este segundo arrastre, con suerte pude tomarlo de su estómago con fuerza a la vez que me recargaba lo más que podía a la piedra.


“¡Suelta de una vez el pez!”


“¡Nooo!, debe de ser un pez muy grande como para jalarnos a los dos, si lo atrapamos lograremos hacer una gran suma de dinero”


Jalo fuertemente a Rei, avanzando poco a poco hacia atrás, hasta que logro que vuelva a poner los pies en la piedra, una vez los dos en la piedra, hicimos nuestro mayor esfuerzo para sacarlo y avanzábamos cada vez más, en serio pensé que lo lograríamos, Podía ver su aleta dorsal acercándose a las piedras cada vez más.


“Vamos Déker, ya casi lo sacamos, un poco más de fuerza y será nuestro”


El pez en su afán de que no lo capturemos, jalo con más fuerza el sedal, la caña no aguanto la fuerza y se rompió en dos, cuando la caña se rompió, los dos caímos estrepitosamente hacia atrás.


Rei y yo, gritamos fuertemente al sentir que nos caíamos, con la suerte de que era la zona en la que estábamos sentados, en esta zona hay un poco de arena acumulada, por los fuertes vientos que suele haber.


Yo fui el que recibió casi todo el golpe, porque Rei cayó justo arriba de mí. Pero Rei no perdió el tiempo, parándose rápidamente para ver si acaso habíamos podido meter al pez en las rocas de abajo.


Lamentablemente, para él, el pez ya no estaba y se había llevado la otra parte de la caña.


Rei estaba muy enojado al ver que su pez se había ido. Me dirige la mirada echándome la culpa por completo.


“Déker, por tu culpa perdimos a enorme pez, sabes tu el dinero que nos hubieran dado por ese pez en el mercado”


Sentía un nudo en la garganta de completo enojo, al ver que Rei me decía esto.


“Si no te hubiera ayudado, ese pez te habría llegado hacia las rocas o arrastrado hacia el mar, ¡pero así es como me pagas el haberte ayudado!”


Rei se enoja más.


“Yo hubiera podido agarrarlo sin tu ayuda”


Al ver su comentario hipócrita le respondo más enojado


“¡Tú fuiste el que me pidió ayuda, aun así, me dices eso!”


Rei se calma, toma sus cosas y se va sin siquiera mirarme, Me sentía muy enojado por lo que había pasado, me regreso a donde había mirado al pez y pude ver que su sombrero de paja estaba allí. Así que fui a tomarlo rápidamente, antes de que la marea subiera.


Al tomar su sombrero pude ver que en la punta del sombrero tenía algo adentro, saqué lo que había adentro, vi claramente que era el sobre de una carta, este no tenía destinatario, pero había un sello que desconocía su procedencia.


Abrí el sobre, pude ver una carta y una fotografía. La carta estaba muy maltratada, vieja y desgastada. El escrito de la carta todavía se podía leer:


“Este niño se llama Rei Shreevatsa, él es lo mejor de mi vida, no obstante en mi vida ya no puede estar, mi vida es un sinfín de peligros, me persiguen muchas personas que me ven mejor bajo tierra, pero a mi hijo lo quiero como más que a nada…


Sé que la vida que llevo no es la mejor y estando a mi lado su único destino será ser un asesino o un ladrón e inclusive la muerte, espero que ustedes como madres le ofrezcan el perdón al que no ha hecho nada y le hagan un favor a quien más se arrepiente por los actos que ha cometido, me inclinaría ante ustedes si pudiera, pero hoy no se podrá.


Espero le den tanto amor como yo se lo daría y sé que lo harán un hombre del que cualquiera estuviera orgulloso.

Atte. Vize”


Sentía tristeza al ver esta carta, sentí que había sido un desconsiderado y un completo idiota.


“Como se abra sentido Rei, todas esas veces que le hacía esa pregunta, toda la tristeza que tuvo paso al no tener a sus padres, al menos yo tenía a los míos, pero él no tuvo a nadie”


Al ver la foto pude ver a su madre y padre, su padre estaba cargando a su madre, los dos cargaban unas armas, pude ver que se veían muy felices y que estaban celebrando con augurio.


Al mirar la foto más detenidamente, pude notar que la mano de su padre estaba tocando el vientre de su madre, puedo suponer que era esa su celebración.


Cuando termine de ver su foto y carta, tome mis cosas para dirigirme a la ciudad. Pero antes de eso había que recorrer muchas piedras antes de salir, mientras recorro las piedras puedo notar que se está nublando, así que me apresuro.


“Necesito llegar a casa rápido, antes de que empiece la lluvia”


Salgo de las piedras, para tomar rápido un camino que llega a la ciudad, en el recorrido veo que están quitando muchos árboles, se supone que los quitan porque van a hacer un puerto en esta zona, mi casa está en las colinas, un poco alejada del centro de la ciudad, haciendo un recorrido de 20 minutos caminando, los caminos son de barro, aunque muchos los están haciendo de piedra, todavía estos son una minoría, a veces las carretas suelen atorarse en el fango y si llueve, sin duda muchas se quedarán atoradas.


Veo que igualmente están construyendo otro distrito, pero siempre tiene las puertas cerradas, así que no me interesa mucho esta zona, así que solo camino por el puerto Borio de camino a mi casa. Puedo ver que las construcciones del tren transcontinental están avanzando rápido, las luces en el mar ya se ven más cerca, así que es de suponer que se acercan cada vez más. Esta parte es la última de la ciudad, saliendo de aquí los caminos están sin iluminación, pero uno no se pierde siempre que se siga el camino, subo poco a poco la colina hasta llegar a ver las luces del orfanato.


Como aquí vive, Rei decidí pasar para al menos dejarles sus cosas, abrí la pequeña reja que tienen enfrente del orfanato y nada más pase como siempre. Al acercarme escuchaba a las madres hablando fuertemente.


“Donde está Rei, acaso no les dije que le pusieran atención especial”


“Si, lo estábamos observando como siempre madre superior, él solo nos dijo que iba a ir a jugar con su amigo Déker”


“¡ENTONCES DONDE ESTÁ!... ¡QUE NO VEN LA HORA QUE ES Y TODAVÍA NO LLEGA!”


Las otras madres se quedaron en silencio al escuchar a la madre superior alzar la voz y no sabían que contestarle.


“SALGAN A BUSCARLO ¡AHORA!”


Me quedé pensando en donde podría haber ido a estas horas de la noche. Las madres salieron del orfanato y una vez me vieron me preguntaron.


“Donde está Rei, Déker”


“No lo sé”


Las madres se estaban poniendo cada vez más nerviosas, en esto sale la madre superior.


“Déker, cálmate y vuelve a pensar en donde está, sé que estuvo contigo y nadie más que tú podrías saber dónde está”


Mientras me sereno, voy pensando con claridad


“En donde estará, piensa claramente, despeja tu mente… Madre Superior, ya sé dónde se encuentra, lo traeré lo más rápido posible”


“Ten cuidado Déker, no te confíes de nadie a estas horas de la noche”


Solo asiento con mi cabeza y me despido de la madre, para salir corriendo a buscar a Rei.


Recorro toda la ciudad una vez más, Estoy corriendo con todas mis fuerzas, la lluvia empieza a emerger, rápido salgo de la ciudad y llego al camino de barro, que aunque cuesta más caminar por la lluvia, logro pasar de esta hasta llegar otra vez a las piedras en el mar.


“¡REI! ¡REI!, ¡EN DONDE ESTÁS!”


Llego a la punta de las piedras y me asomo hacia donde estaba el pez, pude ver que estaba él buscando en el mar.


“¡REI!”


Rei me contesta, pero no voltea la cara.


“¡DEJA DE MOLESTAR DÉKER, NO IMPORTA CUANTO BUSQUE, NO LOGRO ENCONTRARLO!”


“¡REI! ¡ESO QUE TANTO BUSCAS YO LO TENGO!”


Le muestro el sombrero de paja que él poseía.


“¡REI, SOLO SUBE, LA LLUVIA SE ESTÁ PONIENDO MÁS FUERTE!”


Rei solamente subió sin más. Una vez arriba solo se me quedo mirando, aunque la lluvia estaba fuerte pude ver que estaba llorando


“Gracias, Déke en serio muchas gracias, esto es lo más preciado que tengo”


Rei Abre el sobre que tenía la carta, al sacar la carta todo lo que había escrito en ella se ha diluido con la lluvia.


“Lo siento Rei, no quería que le pasara esto”


Rei toma la carta y la ve.


“No hay problema que sé allá borrado todo lo que estaba escrito”


“¿Por qué?”


“Porque no sé leer...”

27 de Junio de 2022 a las 21:25 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Bitácora 6.- Una Noche en la Arena

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 26 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas