12thavenue Romina Marina

“Me he llevado tantas decepciones que yo mismo me he convertido en una; Usted dice que no todo lo malo es malo y lo bueno es bueno, espero, en vez de llevarme otra decepción, descansar la conciencia un rato y hundir mis horas de vida en pensamientos basura, televisión sin cablera y sueños que para nadie más que yo, tienen mucho sentido”. En medio de escenarios propios de sueños lúcidos y samplings que provocan nostalgia, Joseph logra abrirse a su lado más humano, lado que termina por cautivar a su mejor amigo.


LGBT+ Sólo para mayores de 18.

#juvenil #romance #drama #lgbt+
8
2.7mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

東京タワー

Now playing: L'noir - 2 late

Fue desde hace unos 3 años para acá que papá y yo llegamos a Santísima Trinidad, un lugar que para ser sincero no poseía (al menos a mi parecer) ningún aspecto pintoresco; más bien lo contrario: escenarios grotescos y mal dibujados, sucios, apagados, viejos, corroídos, y anticuados. A ojo de muchos una basura completa.

Resulta ser que dicen que la basura de uno es el tesoro de otro; así me pareció a mí el día que conocí a Thomas Henry Smith, un chico poco mayor que yo, que rompía con todo estándar que se pudiera crear de alguna manera posible en el distrito.

Tommy era, en palabras sencillas un cuadro perfecto de un habitante de media alta o alta clase, de perfil extranjero y gustos excéntricos. Algo así como yo, pero bien hecho.

Thomas me había dicho que había llegado a Trinidad con su mamá en el 2010 y que se habían asentado ahí bastante bien. Según lo que me narraba ellos eran Time Travelers y no encontraron manera de volver al período del que venían (que por cierto eran mediados de los 50s, con una estética bastante bien marcada también).

Lo curioso de Tom era que de repente podía llegar a ser un negativo de mi persona y sin embargo nos llevábamos de maravilla. Nuestros sentidos de percepción eran muy distintos, donde yo veía lo malo y lo feo, el veía lo bueno y lo hermoso; es decir, si nos topábamos con una torre de alta tensión yo pensaba en vértigo, en accidentes, descargas eléctricas, explosiones o el sonido del metal doblándose; Thomas pensaría en el contraste de los colores neutros de la celosía con el atardecer, la figura estilizada de la torre asimilando un paisaje de París o Tokio, pensaría en ciudades neón más allá de las líneas eléctricas o en la naturaleza que les rodeaba.

Era interesante observarlo a veces, denotaba demasiada seriedad y mal genio, pero la mayor parte del tiempo intentaba ser dulce, bastante inclinado al arte, sobre todo a la arquitectura y al erotismo.

En fin, toda una caja de sorpresas.

20 de Abril de 2020 a las 21:58 0 Reporte Insertar Seguir historia
3
Leer el siguiente capítulo II

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 19 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas