A
Adolfo Cabrera


Una carta para ti, amigo anonimo, por si te has sentido aburrido, estresado,ansioso, enojado o simplemente harto en este proceso de cuarentena global. Espero que esten bien y que encuentren en estas palabras cierto apoyo para poder seguir


Histórico Todo público.
Cuento corto
0
1.5mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Carta al encerrado

Querido amigo mío a la distancia. Te escribo hoy desde la misma situación en la que estas tu, pero a la vez a unos cuantos kilómetros de ti, inclusive unos cientos o tal vez miles, depende de donde lleve este gigantesco mar llamado internet a la botella qué lleva dentro este mensaje. Se que estarás leyendo esto desde tu cuarto, sentado en tu cama o en una silla, leyendo un libro o tu celular o tal vez una tarea que a que le estas buscando miles de pretextos para prolongar su proceso de conclusión, inclusive, tal vez esta carta entra en esos pretextos. Sí eso es así puedes imaginarme muy contento.

El único propósito de esta carta es pasar a saludar. Paso a decirte hola de la forma más pura qué encuentro. Por que al encontrarnos en la misma situación comprendo que después de un tiempo los saludos por mensaje en cual sea la red que uses pierden el sabor, se vuelven como un bocadillo qué antes te encantaba pero al qué ahora no le encuentras nada de apetecible. Te entiendo, por que insisto, estamos en el mismo lugar vivencial pero tan lejos de ubicación.

Para él momento en el qué estés leyendo esto ya habrás cumplido una, o dos, o más semanas o inclusive meses guardado en tu casa por la situación, no se, por qué insisto, no se cuando llegue este mensaje a la costa de tu muro , pero lo que sí sé es qué ya habrá pasado cuando menos una semana de la llamada cuarentena. Suena feo ¿Verdad? Desde el nombre no suena a algo divertido, pero es una palabra con la qué te has relacionado tanto en los últimos días. Te la han presentado, la has escuchado en tu escuela, con tus padres, con tus amigos y cuando menos te diste cuenta ya vivías con ella, eres ahora un [email protected] en cuarentena, llevas mínimo ocho días viviendo con este amigo qué llegó de la nada. Puedo imaginar tus sentires, tu cabeza debe estar abrumada y como no, metido en tu casa con las vacaciones de pascua tan cerca, resguardado dentro de las paredes de tu hogar de un extraño enemigo que recorre los aires. Has intentado no pensar en ello, pero en un mundo tan conectado por él cual ya casi nada pasa por desapercibido delante del ojo público es complicado no hacerlo. Todo el mundo está hablando de este asunto y de la situación en la qué ha puesto a todo el globo. Puedo imaginar cómo te sientes. Tienes un buffet de sentimientos a la orden del día y por mismo también te escribo, por qué se qué uno de tus mayores enfrentamientos ahora mismo es, claro, si este extraño enemigo no ha invadido el calor de tu hogar se da por eso, qué no tienes una idea de cómo deberías sentirte

Se que estas confundido, qué estás asimilando o intentando asimilar lo que pasa, o inclusive ya lo asimilaste y simplemente te estás dejando ir . Se cual sea tu posición te voy a confesar, amigo mío qué en estos días he desarrollado una cierta cierta admiración hacia ti

Te admiro, amigo a la distancia, por el simple hecho de tu existencia. Por mantener tu cordura de alguna u otra forma a pesar de todo lo que pasa. Día con día te bombardean por todos lados con información que conforme los días pasan se vuelve más desalentadora, por qué la curva de contagiados y fallecidos crece y aun así todavía te ríes con los memes que tus amigos comparten. Por qué día con día te veo haciendo algo, cocinando, leyendo, jugando o haciendo la infame tarea a pesar de que tu generación está viviendo la peor situación global desde la segunda guerra mundial. Te admiro simplemente, por saber qué estás en un buen lugar y por que estas cumpliendo estos días de restricciones de manera correcta, y por qué se qué aunque regales muchas sonrisas por redes también te sientes mal, pero buscas levantar la cara y sonreír, por él motivo qué fuera. Tal vez para hacerte el fuerte, tal vez para verte bien, o qué sé yo. Insisto, por él motivo qué sea él sonreír en tiempos de crisis es digno de recibir aplausos

Por el otro lado también te he visto en tus peores momentos . Te he visto ser invadido por la ira y te he visto ser muy duro con los qué te rodean. Te he visto caer en la ansiedad y el aburrimiento que un acto como él encierro qué se realiza voluntariamente a la de a fuerza trae consigo. Te he visto llorar, deprimirte y muchas veces renegar contra ti y déjame decirte qué a pesar de todo tambien admiro a esa parte de ti. La admiro, por qué a pesar de no ser esa parte fuerte y retadora ante la pandemia qué sí es la parte más positiva qué ha sacado de ti este asunto esta parte de dolor y furia qué también expresas es la parte más humana de ti. El revoltijo de sentires qué cargas debido a él escenario en él qué estamos te hace sacar esta parte de ti qué no te gusta mostrar, pero él impulso es mayor y al fin y al cabo terminas haciéndolo, no te guardas nada de lo qué sientes demostrando así al mundo, a tu familia pero sobre todo a ti mismo él lado más humano qué tienes

Es complicado hablar de cómo nos sentimos, por qué él generalizar que todos pasamos por lo mismo no es justo. Hubo a quienes les vino como anillo al dedo y hubo quienes sintieron qué les arrancaron algo de la piel. Con esta idea puedes destrozar todo lo que te dije anteriormente amigo mio, pero por más igual puedo volver a que todos estamos viviendo de manera relativa lo mismo. Todos estamos viviendo detrás de la puerta de nuestra casa los últimos días, todos escuchamos las mismas noticias, todos vemos las mismas muertes. Ese sentimiento de no saber qué pasará al día siguiente lo cargamos todos. Cada quien está librando de manera diferente esta batalla pero se que cuando esto acabe, cuando esta crisis de salud baje a nivel mundial o en un mejor escenario, se encuentre una vacuna, la sensación al pisar por primera vez la calle será la misma para todos. Sí, los planes de cada uno serán distintos eso claro está, pero él sentimiento va a ser él mismo. Creo de la manera más ferviente posible que todos saldremos a respirar el aire que fluye entre nosotros, qué saldremos a dar largas caminatas por la ciudad, por el malecón para que la brisa del mar te sacuda amigablemente. o algún lugar sin tanta relevancia a reunirte con los que más quieres, en una fiesta o en una reunion y darles un buen abrazo. Por qué creo, amigo a la distancia que al final eso es lo que todos necesitamos, por qué hubo quien estuvo encerrado con toda su familia o con la persona a la que su corazón ha elegido como acompañante, pero hubo también quien tuvo que enfrentar este proceso sin alguna otra persona que lo acompañase. Cual fuera la situación que fuera creo firmemente que todos los habitantes del globo necesitaran un abrazo para cuando esto acabe. Un abrazo que confirme que la vida se ha reanudado, qué confirme que una vez más hemos sido capaces de vencer al enemigo que ha querido atentar con nuestra existencia pero sobre todo un abrazo que representara al final de todo una muestra de humanidad y de afecto que eventualmente por más escéptico que seas querrás recibir y recibirás. De tu chica, de tu chico, de tus amigos, de tus tíos o primos. No importa quien sea, por yo se amigo a la distancia que todos y que tu también tienes una persona a quien quieres abrazar cuando esto acabe

Para concluir me gustaría desearte lo mejor, y que hallas entendido de buena manera lo que te he querido decir, yo se que muchas veces mis palabras pueden confundirte y que tal vez hayas percibido de mi una onda de positivismo qué en estos tiempos de crisis solo los fanaticos religiosos y las personas más afortunadas pueden mantener. Yo no vivo en una burbuja tal y como ese tipo de personas. Yo estoy viviendo prácticamente lo mismo qué tu, estamos en él mismo escenario y por eso he hallado valentía para escribirte esta carta. No quiero romantizar a este virus ni quiero hacerlo ver como un castigo de las divinidades. No he venido a venderte un discurso tampoco, yo solamente he querido hacerte entender que pase lo que pase no estas solo. He querido que encuentres en este texto más que un consuelo una rama de la que te puedas apoyar cuando todo se te venga abajo. Cuando las noticias te abrumen, cuando las muertes se vean cada vez más cerca de ti o simplemente cuando estes harto de compartir tiempo con esta compañera llamada cuarentena puedas recordar a través de estos párrafos qué no estás solo. Que ahí fuera hay millones de casos similares al tuyo. Para qué puedas recordar qué lo qué tu estas sintiendo en Santiago, en Toronto, en Berlín, o en la más recóndita ciudad que te puedas imaginar allí también hay más personas sintiéndose igual de miserables que tu, algunas con argumentos o vivencias más fuertes que las tuyas que respalden ese sentir. ¿Qué seguramente sentirás desesperación? seguro que sí ¿Miedo? también. No te digo que no puedas sentirlo por qué además de que sería muy mal amigo también estaría evitando recordar la historia. Nadie le pidió a los sobrevivientes de la segunda guerra mundial no sentir miedo, nadie le pidió a la gente que vivió en la época de la gripe española que no se desesperara por ver, escuchar y sentir lo que pasaba a su alrededor. No. Llora, ríe, grita. Explota en emociones. Pero como amigo tuyo tengo qué pedir qué no te quedes estancado ahí. Qué sigas caminando por más áspero que se vea el camino por el que esta especie tenga que caminar durante los siguientes meses. Por qué al final, por más largo que se vea este túnel y por mas obscuro que se vea siempre hay un final al cual llegaremos. Llegará un día en el que todos lleguemos al final de este túnel, hallaremos la luz y ahí amigo mio, cuando puedas regalar ese abrazo especial, cuando tengas ese reencuentro con tus amigos, con tus tios, con tus hermanos o con quien sea qué te faltara al vivir con cuarentena, ahí entenderás el significado de mis palabras. Entenderás qué evidentemente valió la pena por más complicado, penurioso pero sobre todo aburrido que fue él camino y eventualmente tu vida volverá a la normalidad, con algunos aires de cambio, pero volverá. No soy quien para afirmar si será corto o sera largo, pero sí puedo asegurarte que volverás a lo anterior y te darás cuenta qué sí, qué sí valió la pena

Nos vemos luego amigo mio, ojala pronto podamos abrazarnos de nuevo y platicar de esto de manera diferente. Qué podamos platicar de relativamente de lo que hemos vivido

Atentamente

Tu amigo a la distancia

19 de Abril de 2020 a las 20:38 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Adolfo Cabrera Mi mami me dijo que se escribir Tratando de encontrarme Capitulos y cuentos pequeños cada 15 dias Checame en instagram @uncle_chofo_9

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~