carlos-hg Charles H.

Tu alarma vuelve a sonar, ¿Que serán las cinco o las seis de la mañana?


Cuento Todo público.

#relato #301
Cuento corto
0
3.7mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El despertador.

El despertador vuelve a sonar ¿que será lunes o acaso martes? si mucho asumes que son las cinco y media de la mañana porque a esa hora empieza a sonar así que todo va bien, miras el techo (antes de querer escuchar la segunda advertencia), te reciste a no consumir cinco minutos más porque sabes que no son buenos y dormirás más de lo debido y te harán llegar tarde al trabajo, buscas a tientas en la oscuridad apagar la alarma de tu celular, lo encuentras y lo prendes de inmediato tus ojos se encandilan por la luz que por lo general la dejes un cincuenta por ciento de brillo aun sabiendo que según tu te cuidas la vista, te pones a perder el tiempo en Facebook, revisar WhatsApp, buscar fotos o imágenes de famosos en Instagram esos cinco o por lo menos diez minutos perdidos los pudiste aprovechar para recordar algo muy importarte, respiras y descansas tu celular en tu ombligo y miras el tejado, piensas si será adecuado ir al trabajo buscas el pretexto perfecto para faltar, sabes que no te gusta y vas solo porque necesitas que pagar cosas, sin mencionar que es donde tu especialmente haces montañas de dinero para un sujeto que ni tu nombre a de saber, pagandote ni uno punto cero uno de lo que el genera, (respiras profundo) cruza por tu cabeza y piensas que pasaría si tan solo hubieras cumplido tu sueño, romper las barreras, romper el… (sientes el codo de tu pareja diciendo que te levantes) 《No es bueno pensar tan temprano cariño》 tu rostro se borra, le sonríes y le das un beso, te sientas en la orilla de la cama y sabes que has olvidado algo, rascas tu cabello oscuro, te pones tus sandalias y caminas en dirección al cuarto de baño, abres las manijas del agua caliente y el vapor se hace dueño del baño empapando todo a su alrededor, te sientas en la tasa, y sigues pensando, te desnudas y te miras directamente al espejo, 《Cuanto tiempo a pasado》 piensas. Tu cabello se nota más opaco, las ojeras más notorias.


Te duchas mientras cantas aquella canción que te alegra el día o si es que preferís entrar con tu celular y reproducir tu playlist favorito, cierras las manijas, tomas tu toalla y te secas de pies a cabeza, sabes muy bien que haz olvidado algo pero no lo recuerdas, sigues con tu procedimiento diario, te untas crema hidratante por todo tu cuerpo, te pones tus calzoncillos, tu ropa de trabajo, tu perfume, te peinas, quitas el paño de vapor del espejo y te miras nuevamente al espejo, 《Cuanto tiempo a pasado》 te preguntas eso mientras tu cabello se lustra de un gris y rastro de canas, algunas pocas arrugas se asoman, bajas a comer el mismo desayuno tan delicioso de siempre, huevos con tocino y frijoles, tus tortillas y como no pude faltar una salsa picante, una charla matutina mientras de fondo se escucha el noticiero o la radio, comes lento y miras el sol entrar por la ventana, los hijos no hablan mucho y tu tienes tantas cosas en la cabeza recuerdas el trabajo y comes lo más rápido posible porque tu jefe solo piensa en dinero y no puedes perder su tiempo, su dinero y entre comillas su esfuerzo, te levantas, recoges tu plato, te cepillas tus dientes y te despides de tu familia, 《Los amo, si claro, hasta más al rato》respuestas sin ningún sentido, ya dicen que cuando uno es niño el tiempo es mejor y que la vida de un adulto es muy rápida.


Esperas el autobús que te llevará a tu destino que la mayoría de las veces el conductor es un tipo de mal genio y mal educado, 《No es mi culpa que lo le guste su trabajo amigo, así estamos todos》, llega quince minutos después de lo previsto te subes al autobús mientras alguien más afortunado que tú tiene un vehículo, vas sentado con gente que va en busca de esclavitud, otra en busca de disque ayuda médica y no faltan los que piden dinero, los que van a la escuela, o los que como tu van a su trabajo, tu solo te empeñas en escuchar música he ir a tu trabajo a realizar tus labores que tanto odias pero no lo prefieres decir por el que van a pensar de mi.


Llegas a tu empresa donde con tu dedo indice derecho marcas tu entrada en un reloj que por cierto siempre esta atrasado cinco minutos antes de la hora actual, tomas tu café, charlas en la mañana con tus compañeros, vas a tu oficina, enciendes la computadora, abres las persianas y miras el hermoso paisaje de afuera, ver volar a la aves, mirar el color verde de la primavera sabes que desearías estar afuera cumpliendo tus verdaderas metas, tu niño interno grita, volteas y tienes toneladas de papeles que organizar, miles de facturas que capturar si es que te va bien porque si el jefe lo decide te cambia sin motivo alguno de puesto, nadie te ayuda pero todos quieren ayuda, llega tu hora de comida, vas por tu comida que te preparan diariamente y comes, platicas con tus compañeros, fumas un cigarrillo y después de una hora regresas a tus labores a terminar tus últimas dos a tres horas de trabajo diario.


Termina tu turno te diriges a tu casa cansado, tu cabeza está apunto de explotar, sabes que tienes más cosas pendientes por hacer mañana, respiras profundo y saludas a tu pareja y a tu hijo,《Si quiero jugar, pero estoy cansado》es tu respuesta que más que respuestas es tan solo un suspiro, te sientas en el sillón a mirar el televisor, te llaman para la comida y te sirven la cena de mala gana, se siente la tencion y aún así comes, 《Nunca tienes tiempo》, siempre el maldito mismo reproche, 《solo quiero descansar》sigues defendiendo tu punto de vista.


Sales a tu patio trasero y enciendes un cigarrillo y por primera vez te pones a mirar las estrellas y la luna, estas confundido y no sabes el porqué, te sientes vacío y falto de fe, sientes que se a ido tu felicidad, sientes que cada calada de cigarro se lleva tu tiempo lento y mortalmente delicioso al sabor de un veneno vil, sigues mirando las estrellas, te pones a pensar si las cosas valen la pena, si tanto sacrificio es bueno, porque muy bien sabes que el dinero es importante, pero lo es más el tiempo, los sueños, lo que uno realmente mas anhela en la vida, ¿sin tan solo hubiera hecho esto?, si tan solo hubiera llegado un poco de valor a tiempo y hubiera hecho lo que tanto quería, quieres llorar o tirar de tu cabello, (tu pareja te besa en el hombro y te invita a pasar), le das los dos últimos fumes al cigarro, lo apagas en el cenicero, volteas a ver la luna una última vez y entras a la casa.


Subes las escaleras con un poco más de dificultad de lo normal, notas tus manos débiles, temblorosas, algo frías, flácidas, entras al cuarto de baño y abres la manija de agua caliente, respiras profundo, el vapor hace de las suyas, te desnudas y te duchas, piensas en tu dia a día, piensas en tu gente, en tu familia, en tus deudas, en tus problemas, en la cena de hace un rato, en la plática bajo la luna.


Abres los ojos, las gotas de la regadera caen por tu rostro, cierras la manija y estiras tu brazo en busca de tu toalla y te secas primero tu rostro despues el cuerpo completo, te vistes, te untas tu crema de siempre, coges papel higiénico y limpias el espejo 《cuanto tiempo a pasado》, tus arrugas se miran marcadas, cansadas, el poco cabello que se aferra al cráneo ya no es blanco si no transparente, tus escasos dientes amarillos, ¿y que fue lo que hice?, una montaña de dinero para alguien más, ame a quien ame claro que si lo hice, pero ¿disfrute el tiempo con ellos?, ¿fui feliz?, ¿les di el tiempo que hubieran querido?, ¿hice lo que mi niño interno queria? (lágrimas corren por tus mejillas), sales del baño y escuchas a tu nieto llamándote para que le leas un cuento, se lo lees, es el principito uno de tus favoritos, después de cuatro paginas el pequeño se queda dormido, lo besas y te vas con dificultad a tu habitación, miras la vieja foto de tu pareja, sabes que jamás llego a su jubilacion y nunca supo cuánto la amaste y a ti de que te sirve tu jubilación si ya no tienes tiempo o mejor dicho tienes de sobra, pero no energía.


Cierras tus ojos y empiezas a soñar, tus ronquidos son fuertes y comienzas a parlotear platicas pasadas de momentos del ayer, de algo que se te ha olvidado por años, hablas con todos, tu pareja, hijos, viejos amigos, comienzas a respirar más lento, tratas de abrir los ojos pero se ve nublada tu vista, tu lado izquierdo del pecho te duele, no puedes hablas ni mover tu brazo, batallas para respirar, oyes a lo lejos gritos de angustia 《auxilio...》, 《Llamen a una ambulancia》, ves a tus amigos, miras a tus hijos, miras a tu pareja, te vez de niño, miras a tus padres, miras una luz, sientes que alguien toca tu mano, ya no escuchas nada.


El despertador vuelve a sonar

¿Que será lunes o acaso martes?


Quizá este día deje la rutina aún lado por un momento y tome un nuevo respiro.


By: Charles Hg.

17 de Abril de 2020 a las 01:29 2 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Charles H. Lector en tiempos libres, escribo en lugar de hacer mi trabajo, cargo con mi libreta y lápiz a todos lados, amante del terror, del romanticismo y la poesía, me pueden encontrar en Instagram como Charles.Hg_escritor ahí están mis poemas cortos, no se si soy bueno o solo insistente, por el momento se que no soy muy bueno pero hago lo que me gusta.

Comenta algo

Publica!
Proséf Chetai Proséf Chetai
Hola, Charles. saludos. Tomaste un narrador interesante. No he conseguido personalmente todavía el agarre para usarlo. Que bueno que te hayas animado.
April 17, 2020, 14:31

  • Charles H. Charles H.
    Muchas gracias, ya tenianganas de hacer.una así, estoy a unos.dias de publicar una similar, con un narrador igual, saludos. April 18, 2020, 04:02
~