3
7.0mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los domingos
tiempo de lectura
AA Compartir

Esperando el resplandor en un largo túnel olvidado

Hoy es un día más que pasó encerrado en esta casa, es sábado por la tarde, hay un clima soleado y puedo escuchar a través de la ventana a los niños del barrio gritar y divertirse afuera. Yo por mí parte estuve entrando y saliendo de mí habitación en penumbra desde que me desperté, con la costumbre de tirarme bruscamente en mí cama para sentir algo de adrenalina que mitigue mis ganas de llorar por el destino cruel que la vida me deparó tan prematuramente. Está existencia me parece la más indigna y deshonrosa de todas. Eso que yo detesto la creencia de ser especial, en lo bueno y en lo malo. No pienso que ser una persona fatal para todo me de el derecho a tener un reconocimiento alguno. Si el sufrimiento fuera mérito de algo la sociedad no podría haberse desarrollado; seríamos todos unos débiles mentales carentes de amor al reemplazarlo con ideas románticas. Puede que el romanticismo haya aportado a las civilizaciones a través del arte, pero solo en la antigüedad. Lo interesante es como se trasladó el concepto de un arte sublime a la vulgaridad de ahora. La muestra más obvia es llamar artistas a los reggaetoneros, por ejemplo. Si algo no es entretenido por su excitacion o la promoción de lo que engañosamente hace sentir especial a las personas entonces no vale la pena prestarle atencion (todos quieren ser los mejores bailando), es una manera romántica de vivir, por no decir estupida. Aunque la gran mayoría caiga en está trampa, la sociedad si va a seguir existiendo porque ya tiene sus cimientos sostenidos por unos pocos millonarios e intelectuales cuya ética es más peligrosa que la de sus esclavos confundidos y sin identidad. El fanatismo nos vuelve centinelas de nuestra destrucción misma, defendemos con extremismo la moral falaz diseñada al antojo de esos pocos para esclavizarnos. Vemos tantas aberraciones autoperpetradas como especie por culpa suya y de los miedos que infunden en nosotros, y a su vez nos hacen odiar lo que tiende a mostrarnos esos miedos, lo que nos llevaría hacia la autocrítica o la cultivación de nuestro ser. Y como el fanatismo es extremista, por el otro lado aclamamos esas ilusiones de que estamos avanzando en la vida porque cumplimos requerimientos para encajar en distintos modelos de persona exitosa, que consisten en tener un auto o una casa. ¿Que hay dentro de esa polarizacion? Yo creo que disuadirnos de ver que en el balance de las cosas reside la única realidad y que este nos garantiza la felicidad constante y verdadera. Yo todavía estoy buscando el equilibrio pero lo más difícil es darse cuenta de que te está faltando. No hay que abusar de la suerte ni huir de las situaciones, cada una es una oportunidad de aprender, primero desde el corazón y después desde la mente. De no ser así usemos los conocimientos caprichosamente, igual que el político promedio, pero nunca vamos a salir de esta depresión espiritual y cultural que sacrifica el futuro de tantos. Hay gente enferma que está sufriendo con cada situación que se le presenta, rumiando en sus preocupaciones. Ellos no van a superarlo si no empiezan a ver esas situaciones como un vehículo, uno que tienen que usar para movilizarse a un estado mejor, ya sea físico, emocional, o mental. Se que es muy difícil de conseguir porque todo el tiempo nos vemos bombardeados por estereotipos e influencias sociales que nos hacen compararnos con gente que aparentemente está mejor, pero todos tenemos problemas ¡Lo preocupante sería que no los tuviéramos! Hay que pensar más en soluciones y no vernos atrapados por los problemas. Y si algo no tiene solución quiere decir que vos mismo sos el problema ¿Para que preocuparse entonces?

Primero cambien su actitud: las situaciones están para enseñarnos a disfrutar la vida con previsibilidad o espontaneidad, en compañía o en soledad… Porque la felicidad es un balance de todo lo que existe, pero hay que buscarlo. Todo lo que es extremista se destruye. La gente está destruyendo su vida con la inercia emocional, con su avaricia, con su promiscuidad, a la vez que se da cuenta de que no le satisface. Para experimentar la vida y disfrutarla hay que empezar a mirar hacia afuera, sin negar la existencia de tu mundo interior, solo evitando que entren en conflicto; la felicidad verdadera trasciende el ego y las barreras que nos separan de otros seres humanos, porque cada uno de nosotros no es más que medio grano de arena en esta vida. Revertir el daño que nos hacen cosas como el romanticismo o el fanatismo es posible, nunca una consecuencia es más importante que su razón de ser, aquí un secreto de la autosuperación (si me permiten la modestia): cuando es demasiado tarde para cambiar algo entonces hay que buscar reconvertirse en una adaptación de lo que sabemos que se perdió en nosotros, no como autoengaño si no para salvar el honor, un detalle que sin duda hace la diferencia en los momentos difíciles. Ya se habran dado cuenta de que el romanticismo no tiene nada que ver con el amor, sin embargo, amor y romance se confunden. Se que si vuelcan ese concepto dual en la industria del entretenimiento su misma sociedad va a debilitarse moralmente con el progreso de las generaciones. Yo viví equivocado al respecto por varios años, pero la gran mayoría pasa toda su vida en ese engañoso juego de conveniencias y necesidades que reune a la gente por provecho, siendo que no nos permite formar una personalidad genuina ni encontrar vinculos reales; la consecuencia es que muy pocos se sienten vivos de verdad. Hoy todos son producto de la ingeniería social. Estoy escribiendo estás cosas porque mí propia familia me llevo a la ruina, y yo creo que es por culpa de las malas influencias sociales. Si no estoy organizando bien las ideas para que me entiendan, permítanme disculparme, es lo mejor que puedo hacer en mí condicion mental. Voy a hablarles de cómo siendo un niño me tiré al abismo por no querer fallarle a mí familia. Después de haberme autoinflingido tanto daño les parecerá que es irrisorio presumirles que, conforme o no con mí existencia, nunca me raje las venas para llamar la atención. Pero cuando lean la razón de que mí vida sea un desastre, podran decidir si soy o no el asno más grande de la historia nacional. Hace 9 años atrás yo era alegre, con muchos recursos para desenvolverme en la vida, y aunque vivía el momento, sin planificar nada como hace toda persona feliz, tenía la certeza de que mí futuro iba a estar lleno de proyectos. Así tendría que ser en este momento.

Nadie más que yo conocía mí potencial hasta que se lo mostré a mí hermana sabiendo que se iba a morir de la envidia. Mí familia siempre fue como un nido de hienas, todos egoístas y ventajistas cuando tienen la oportunidad de equipararse, excepto por mis padres, que tienen otros defectos pero esos no gracias a dios. Porque si no me habría vuelto loco mucho antes de lo que me tocó estarlo, o pude haberme hecho más duro de lo que era. Es lamentable que en mí condicion humana más naturalizada frente a mís hermanos me viere impulsado a venderle mí alma al diablo en beneplácito de que pudieramos relacionarnos de forma competitiva para que nos respetaramos. Casi uso la palabra entender en lugar de respetar; ellos no se comportaban razonablemente según mí forma de ver las cosas, en parte porque son mayores que yo en edad, no entendía cómo podían caer en tales errores, pero mí conducta se vio arrastrada por ellos en mí carácter de nene humilde. El caso es, que evite mostrar mis habilidades intelectuales hasta que se hizo muy incómodo a cierta edad. Me dio por las bolas la insolencia de una de una de mis hermanos; fue una ingenua al creer que por ser yo más infante iba a poder meterse conmigo y abusarse, pero yo fui más ingenuo por creer que mis burlas iban a darle un escarmiento en su persona más allá del daño que le provocaron a su ego. Su impacto psicológico fue shockeante, eso si, mis ataques fueron dirigidos a los defectos que yo veía en su sistema de creencias. Yo quería corregirlo, hacerlo mejor, pero solo lo desestabilice. Se lo que estás pensando: ¿Que puede importarme una pelea de adolescentes? Es que yo no era solamente eso; era un prodigio. Por si no captaste lo que le pasó a mí hermana, ella se encontró con un reflejo viviente de todos sus defectos ¡Pero yo no fui culpable de eso! Pude haberlo hecho con cualquier persona, la honestidad para mí siempre había sido primordial, y la relegue en algunos aspectos con diferentes personas para que no tuvieran demasiadas expectativas conmigo, o en el caso de mí familia para que no me odiarán, porque entonces me habría visto obligado a ser muy hiriente como me paso con mí hermana. No quería ser el ejemplo de nadie, solo que la gente fuera capaz de autodesarrollarse mejor. Pero les mentiría si dijera que no me importaba lo que hiciera de su vida antes que me respetara. A pesar de ser tan inteligente se me escapó el detalle de que no se puede ganar el respeto de alguien por la fuerza, se consigue con dedicación, pero también es cierto que nunca llegue a creer que se iba a animar a tal ensañamiento conmigo. Tengo recuerdos que me hacen pensar que fui más inteligente que Einstein, apenas a mis 13 años resolví un acertijo de el en cuestión de un par de segundos. Leía a un ritmo de 50 palabras por segundo y podía hacer mentalmente operaciones básicas con números de hasta 8 cifras en menos de 1 segundo. Pero nadie va a creerme en esta condicion, por eso escribo está verdad en mí diario, donde quizá permanezca en secreto hasta los últimos días de mí vida. O quizá logré despojarme de las cadenas que me unen a esta casa, recuperar mí libertad y reconvertir mí vida de forma que logré tener amigos y una familia propia. Quizá, mis hijos sean una prueba viviente de lo que escribi en este diario. Y espero desde el fondo de mí alma que no repitan está historia. No me importaría si con tales coeficientes intelectuales no contribuyan a la sociedad, mientras sean felices. Pero dejando está parte emotiva de la página, quiero decirles que me estoy muriendo de frío. La puta madre ¡Porque no tenemos estufa en esta casa!... Con los ventiladores que hay. Voy a levantarme de esta cama porque ya llego mí madre de hacer las compras, si les dijera la edad que tiene me dirían: "¡Pedazo de inútil! ¿Porque dejas que ella cargue tantas bolsas sola por la calle?" No tengo respuesta para eso, a lo mejor soy una persona fría, pero siempre que ella me necesita de verdad ahí estoy. Bueno, voy a seguir con esto cuando pase algo interesante. Es hora de almorzar con mí mama, una de las dos unicas personas con un corazón noble que llegue a conocer. La otra está mirándome desde arriba.

17 de Febrero de 2021 a las 00:48 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Leer el siguiente capítulo Incompatibilidad polar de los buenos pensamientos con los malos sentimientos

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 5 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas