victoriamercier Vic 🌸

Cuando alguien tiene todo lo que tú quieres, ¿qué harías para tenerlo tú también? Historia de un solo capítulo. © Victoria Mercier, 2020.


Cuento No para niños menores de 13.

#lesbian #loca #olivia #envidia #iliana #lgbt #muerte #asesinato #ambición #cloe
Cuento corto
0
724 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

La muerte de Iliana

Siempre he envidiado a Iliana, no solo por las cosas que tiene, sino por quién ella es. Es tonta, no tiene las mejores notas desde que se juntó con Micaela —quien es igual a ella—; pero tiene de amigos a los chicos más guapos que he visto en mi vida. Es simpática, tiene una cara que transmite dulzura, tranquilidad. Siempre refleja felicidad. Y cada vez que alguien lo necesita, ella está para ayudar.


Por las cosas que ella posee, sé que su familia gana mucho más dinero que la mía. Podrías ver que todos los días en el primer recreo, compra su desayuno en el kiosco que hay en el colegio. El hermoso maquillaje que deja ver en su mesa, su mochila, sus cuadernos y sus lápices. ¡Cuánto amaría tener sus cosas!


Y qué hablar de su cuerpo, todos lo admiran. El abdomen plano que se ve en su camisa de uniforme, la manera en que se ve la falda con sus piernas delgadas, y todo lo que algunos odian, en ella se ve perfecto.


Muchas veces he pensado en robar sus objetos, pero más su dinero. Así podría ahorrar y comprar cosas mejores y que todos admiren lo que tengo. Pero no encuentro el momento apropiado para hacerlo, por lo cual solo me quedo con lo que mi mente fantasea.


Mas un día, para tener lo que más quiero de ella, o sea, su fama, he planeado lo que sí me llevará a su lugar. Su muerte.


Tengo un montón de hojas creando ideas sobre cómo matarla. Desde ofrecerle un pastel que contiene veneno, hasta apuñarla así no más y decirle todo lo que me he estado guardando.


Luego de meses planeándolo hoy es el gran día, pues la vida me ha dado la oportunidad de llevarlo a cabo. Ella hará su fiesta de cumpleaños, e invitará a todo el mundo, y por obvia razón, nadie sabrá quién la mató.


Mientras estoy sentada en la barra, mi amiga se me acerca por detrás, dándome un gran susto, el cual hace que mi trago moje mi pantalón.


—Si serás imbécil, ¡mira lo que has hecho, Olivia! —Me paro y froto el pantalón para que así se seque, qué estupidez.


—Lo siento, solo quería decirte que no lo hagas —alza la voz para la escuche. No aguanto un segundo más y voy al baño.


—Tú ni nadie me va a hacer que pare —susurro, ya que una chica entra al baño—. Tú también quieres lo que ella tiene, ¿o me vas a decir que fue una mentira?


—No, es verdad. Pero lo tuyo ya es obsesivo —ante eso la miro amenazante. ¿Cómo puede decir eso?


—Si así lo fuera, no te importa. Ahora, déjame en paz y no te me acerques. Ya es hora.


—No —responde y me sujeta de un brazo con fuerza, en eso entra a quien más quería ver. Iliana.


Luce un vestido color crema, el cual tiene un corte princesa que llega hasta las rodillas, se ve más alta por los tacones negros que lleva puestos. Mas su excelente maquillaje hace que todo lo demás se vea poco.


Tenía una sonrisa cuando entró, pero al ver lo que está pasando, su cara denota preocupación.


—¿Qué está pasando aquí? No quiero peleas hoy día —su voz tranquila me saca de quicios, pero me contengo.


—No sé —contesto, fingiendo miedo—. Olivia de repente me trajo aquí, empezó a decir cosas y cuando me iba a ir, pasó esto. —Unas lágrimas se asomaron por mis ojos y las dejé salir. Nadie puede ser más mentirosa que yo.


—¿Es verdad, Olivia? Si es así, tendré que sacarte —miró a Olivia, quien tragó duro.


—No, es solo que... Cloe... Cloe quiere hacer algo —dice finalmente.


La furia tomó parte de mí, no creí que diría eso, sin embargo me ha dado una oportunidad.


—¿Hacer algo? —pregunta en broma—. ¿Qué haría Cloe?


—Esto.


Suelto y agarro el cuchillo que tenía escondido en la chaqueta de cuero. Me zafo de Olivia para ir rápidamente a Iliana, quien expresa una confusión en su rostro y lo cual pienso que sería bellísimo que tuviera un corte ahí. No tardo mucho y lo hago clavando en diagonal, en un rápido movimiento ella lleva sus manos a su rostro.


—¿Qué has hecho? Tienes que parar en este momento, Cloe —Olivia se interpone entre yo e Iliana, y me mira de la misma manera que la miro a ella: con ira.


—Déjame terminar, o si no llevarás el mismo destino que ella.


Pego una fuerte patada en su rodilla haciendo que se incline y rápidamente le propino otro golpe, ahora con mi rodilla, en su cara. Ella cae a un lado sosteniéndose el rostro y moviéndose de un lado a otro. Miro a Iliana, quien todavía está en la misma posición que la había dejado y me acerco, entierro el cuchillo en su abdomen y ella produce un sonido agudo que solo yo alcanzo a escuchar. Qué satisfacción. Luego repito el mismo movimiento unas cinco veces, manchando de carmesí su vestido, e Iliana cae de a poco al suelo hasta que su rostro choca con este. Antes de tocarla y de que cualquier otra persona entre, me pongo unos guantes y me aseguro de ponerle pestillo a la puerta, ¿qué baño público en una discoteca tiene pestillo?


Tomo a la ahora muerta Iliana, que a pesar de su delgadez pesa un montón, y la arrastro hasta el último baño, la dejo en un rincón y voy por Olivia. Ella ahora está mirándome con miedo, me gusta. Cuando doy un paso, se aleja dando uno hacia atrás. Sonrío.


—Olivia, si dices algo, serás tan culpable como yo por esto.


—N-no l-lo s-seré.


Rodeé los ojos.


—¿Sabes? Ya veo que mañana en las noticias se haga conocer la muerte de Iliana. Imagino a todos llorando por ella, pero que el lunes llegarán al colegio y verán quién soy. Siempre fui la sombra de ella. Pero ya no más. Tendré la misma fama y admiración que ella, verán lo hermosa que soy y todo lo que tengo para dar. —Elevé mis brazos y di unas vueltas mirando el techo, era la primera vez en mucho tiempo que sentía felicidad—. Y sé que tú también lo tendrás si te mantienes callada, ¿lo harás, Olivia? —Me acerco lentamente, siempre mirándola a los ojos.


Olivia, quien antes tenía miedo reflejado en su rostro, ahora muestra una sonrisa al igual que yo. Qué bipolar, pero está tan loca como yo.


—Sí —responde, mientras que se acerca a mí y nos deja a solo unos centímetros de separación—. Celebremos lo que ahora tenemos gracias a la muerte de Iliana.


Miro sus labios con mucho deseo y la beso.

7 de Abril de 2020 a las 20:50 0 Reporte Insertar 1
Fin

Conoce al autor

Vic 🌸 ¡Hola! Me alegro que pasaras por mi perfil, sea por casualidad o no💕 Aquí un poco de mí: ✓Soy una chica de diecisiete febreros (época de verano pero amando a la de invierno). ✓Paso todo el tiempo riendo y haciendo reír. ✓Amo las canciones en inglés, (a pesar de que no entienda nada). ✓Estoy metida en el mundo de los libros desde hace cuatro años. ✓Escribo desde los trece años y empecé con mi primer libro 'El nuevo chico de mi colegio'. ✓Quiero estudiar Astronomía y viajar por varios países. ✓Siento fascinación por las historias de Misterio/Suspenso, Vampiros, Ciencia Ficción, Fantasía y, por qué no, Romance.❤ (En realidad, todo). © ❝ .A. ❞, 2020.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Historias relacionadas