Cuenta regresiva para La Copa de Autores 2020. Regístrate ahora y ten la oportunidad de ganar premios!. Leer más.
twowaves Oct Mills

Ellie Taylor adora leer, disfruta de la compañía de las palabras, de su significado y de lo que trasmiten. Una calurosa mañana de verano, mientras se refugiaba entre las páginas de un libro de la biblioteca, descubrió algo inusual en el interior: una pequeña nota adhesiva con un mensaje anónimo. ¿Y si aquellas sencillas palabras serían el principio de una historia? Normalmente los libros son los que hablan del amor de las personas pero ¿Y si esta vez son las personas las que hablan del amor de los libros? LoveBook


Romance Romance adulto joven Todo público.

#lectores #libros #adolescencia #amor
33
865 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los lunes
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo

¿Cómo hacen las personas que no les gusta leer? ¿Cómo pueden huir de sus problemas si no es con un buen libro? Porque no hay otra solución más eficiente que coger una novela y adentrartese en su mundo. No puede haber nada más bonito que enamórate de los personajes y lograr sentir las mismas sensaciones que vibran en su interior, un conjunto confuso de sentimientos adversos. No existe otra sensación parecida a la de terminar de leer la última línea de un libro con una sonrisa en el rostro, con lágrimas cosquilleando las mejillas sonrosadas y el corazón palpitando frenéticamente, porque eso es lo que nos producen los libros, sentimientos. Esos sentimientos son las cosas que tenemos en común aquellas personas capaces de apreciar el significado de las palabras.

Aquellos pensamientos se introdujeron en mi mente mientras que la música proveniente de mis auriculares inundaba mi ser, al mismo tiempo que proseguía mi camino en dirección a la biblioteca. Por fin las clases habían finalizado, y el sol brillaba con fuerza, iluminando cada rincón de la pequeña ciudad. El verano empezaba a dejarse sentir, por lo que era libre de estudios, de exámenes y de tener que madrugar para coger el autobús. Por otro lado, también era libre de poder caminar hacia la biblioteca cuando quisiera, devorarme los libros que durante el curso había recopilado en una lista colocados rigurosamente en orden de preferencia. Había leído algunos mientras estaba en época escolar pero los exámenes limitaban mi tiempo con ellos.

La biblioteca era un espacio maravillo, el ambiente que reinaba era digno de mención, cada individuo enfrascado en sus intereses y el silencio acaparando el papel protagonista. La biblioteca no disponía de amplias instalaciones por lo que la sala no resultaba demasiado grande, sin embargo, era acogedora. La primera planta era mi favorita debido a que las estanterías estaban repletas de los libros que adoraba leer, clasificados como "Novela juvenil".

Me acerqué de forma sigilosa al pasillo que conducía a mí rincón preferido, al pasar por la entrada el bibliotecario me saludó con un toque de cabeza al cual yo sonreí. Cuando observé la estantería avancé hacia ella y tras varios segundos elevé mi mano y con la punta de los dedos acaricié la montaña de libros, —adoraba hacer aquello— y me pregunté cuál de ellos me llevaría de los tantos que quería leer. Leí con detenimiento los títulos y los autores que inevitablemente se quedaban grabados en mi memoria. Tras unos instantes me decanté por el primero de mi rigurosa lista que resultaba tratarse de una trilogía, me dirigí hacia el viejo bibliotecario mientras sostenía aquella temporal adquisición.

/***/

—¡Mama! —alcé la voz al llegar a la entrada de mi casa, y tras dejar las llaves en el cuenco del mueble —¡Ya estoy en casa!

Después de una breve conversación, me dirigí hacia mi cuarto, me dejé caer en la mullida cama y alcancé el bolso en donde llevaba el libro. Me dispuse a escoger una cómoda postura de lectura y abrí aquel objeto deseado, adentrándome una vez más, en un mundo diferente al mío, por lo que las finas páginas del libro pasaban vertiginosamente siguiendo el mismo sencillo proceso del lado derecho al izquierdo hasta que me detuve en una. La página 67 específicamente. No me había parado para tomar un descanso y aclarar mi vista, ni tampoco me habían interrumpido, ni si quería refrescarme con agua o acomodarme en otra postura, había cesado de leer por el simple hecho de que en aquella página cualquiera había una pequeña nota, un posit en mitad de la hoja, una corta oración en la que se podía leer:

Hola lectorx de esta maravillosa trilogía

31 de Marzo de 2020 a las 22:58 3 Reporte Insertar Seguir historia
12
Leer el siguiente capítulo Capítulo 1

Comenta algo

Publica!
Cris Torrez Cris Torrez
interesante sigue así!!!
July 31, 2020, 13:51
Cris Torrez Cris Torrez
interesante sigue así!!!
July 31, 2020, 13:51
Cris Torrez Cris Torrez
interesante sigue así!!!
July 31, 2020, 13:51
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 9 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión