moonlovesmin 𝓂𝑜𝑜𝓃

Viniendo de un hogar roto, el mayor sueño de HoSeok en la vida siempre ha sido encontrar un compañero amoroso y comenzar una familia propia. Pero cuando su novio lo echa fuera, empieza a pensar que eso nunca va a suceder. Peor aún, tiene que mudarse con su hermano para evitar vivir en la calle, y el prejuicio prevalente contra los hombres con capacidad de llevar niños le impide encontrar un trabajo propio. Está a punto de abandonar toda esperanza cuando encuentra una oferta de trabajo en el periódico, en busca de alguien para producir un heredero para un rico cambiaformas dragón. Tener un bebé con un extraño, incluso si es enigmático y caliente como el infierno, no es su definición de felicidad, pero cuando se encuentra cayendo por el dragón, comienza a tener de nuevo esperanza. Si sólo no fuera por la competencia...


Fanfiction Bandas/Cantantes Todo público.

#vhope #v #taehyung #dragaones #jhope #hoseok
1
996 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

𝟣. 𝘏𝘰𝘴𝘦𝘰𝘬



Cuando mi novio y compañero constante por cinco años me dio una maleta con mis cosas y me dijo que me fuera, estaba bastante seguro que mi vida había terminado. Lo peor, sin embargo, fue que no me tomó por sorpresa.

Sólo pude mirar a Jackson, que estaba de pie en el estudio de nuestra pequeña casa, y la maleta roja que me empujaba, le pregunté.

— ¿Guardaste mi cepillo de dientes?

Parecía una cosa tan tonta de preguntar, pero no había espacio para pensamientos más profundos en mi cabeza. Amé a este hombre que me estaba echando a patadas. Pensé que íbamos a tener una familia juntos, uno o dos hijos, tal vez un gato... pensé que tendríamos un para siempre.

Pero al mismo tiempo, nunca lo había creído. Alguna parte de mí había estado esperando todo esto, y todos los combates recientes no habían hecho mucho para tranquilizarme.

— Empaqué toda tu mierda.—Jackson se pasó una mano por el cabello.

Miré la maleta. Al parecer, toda mi mierda entró en ella. Otra cosa que no era difícil de creer. La mayoría de las cosas que teníamos pertenecían a Jackson, en realidad. Él ganaba la mayor parte del dinero. Todo lo que yo tenía eran ocasionales trabajos de mierda acomodando estantes. En estos días era difícil conseguir algo más cuando eres un hombre omega –un hombre capaz de tener hijos. Yo quería tener los hijos de Jackson, pero nunca había pasado. Dado que me estaba echando, tal vez eso fue lo mejor.

— ¿Por qué?—Le pregunté, tratando de mantener mi compostura mientras recogía la maleta.

Desvió la mirada como si de repente se sintiera avergonzado, con un parpadeo de duda en sus ojos azules.

— No siempre he sido fiel, ¿sabes? A veces no querías, y luego tenía que....—se aclaró la garganta. Apreté los dientes. Había sospechado que no siempre guardaba las manos para sí mismo cuando salía corriendo después de una pelea, pero confirmarlo era otra cosa. Nunca fui violento en toda mi vida, pero en ese momento, quería darle un puñetazo. Hasta que habló.—Voy a ser padre.

Dejé caer la maleta, y se abrió bruscamente derramando el contenido en el suelo de madera.

— Mierda .— maldije, momentáneamente distraído mientras me arrodillaba para meter mi ropa de nuevo en la valija. Las lágrimas picaban mis ojos y tuve que tomar ciegamente algunas de mis cosas. Cuando Jackson se agachó para ayudarme, alejé su mano. Si hubiera iniciado esta conversación con esa línea, no tendría que decirme que saliera, me habría ido por mi propia cuenta mientras mi dignidad seguía algo intacta. No había posibilidad de que eso ocurriera ahora. Las lágrimas estaban llegando y no pude detenerlas.

¿Cómo pudo embarazar a alguien más después de haber estado intentándolo durante tanto tiempo?

— ¿Quién es él?—pregunté.

Jackson se frotó la nuca.

— Sólo un tipo que conocí en un bar hace unas semanas.—Me froté los ojos y lo miré fijamente.—No lo planeé, ¿de acuerdo?

Quise gritarle, pero ni siquiera sabía qué decir. Todas las palabras quedaron atrapadas en mi garganta.

— No hubiera sucedido si te hubieras quedado embarazado, ¿sabes? Pero hay algo malo contigo.

Tomé una de las camisas que había aterrizado en el suelo y le di una bofetada. No había nada de malo conmigo. Me había checado.

Pero si ahora había embarazado a alguien más, obviamente no había nada malo con él tampoco. Y no podía quedarme aquí más tiempo. Agarré todo lo que pude, incluyendo la maleta, y lo dejé mirándome con asombro, con una mano en la mejilla.

Corrí por una o dos cuadras, luego me detuve, me senté sobre la maleta y lloré. Dios, fui tan estúpido. Debería haber dejado a ese bastardo hace mucho tiempo, pero seguía creyendo que las cosas acabarían funcionando. Desde que era pequeño y había visto a mi madre marchitarse en una niebla de humo de cigarrillo y el hedor del alcohol, todo lo que quería era comenzar una familia propia lejos de ella y tener hijos. Realmente pensé que Jackson sería el hombre que me los daría.

Estúpido.

¿Ahora qué iba a hacer?

No tenía un lugar para vivir. Ni siquiera tenía un trabajo.

Me sequé los ojos en mi manga y miré por la calle. Mi hermano no vivía lejos de aquí. No estaría contento de tenerme, pero tampoco me rechazaría... esperaba.

JaeBeom me dejó entrar en su casa, pero no sin burlarse de mí primero.

— ¿Así que ni siquiera eres bueno para ser un omega?—preguntó.—¿Qué tan difícil puede ser para una pequeña perra obediente?

Apreté mis labios en una línea delgada y no dije nada. La gente tenía todos estos conceptos erróneos sobre los omegas, que eran completos cobardes y JaeBeom nunca iba a olvidar eso, no importa lo que le dijera. El hecho de que parezca un pequeño y triste perdedor justo ahora probablemente no ayudaba a las cosas.

— ¿Puedes cocinar?—Preguntó.

Asentí. Aunque no me gustaba reforzar el estereotipo del omega-en-la- cocina en su cabeza, me gustaba cocinar. Se apartó.

— Entra entonces. Puedes tener la habitación de arriba, pero con el tiempo, tendrás que ayudarme por aquí con las facturas.

— Por supuesto. Gracias.—Lo que sea. Sólo quería desempacar y llorar hasta dormir en algún lugar que en el que nadie pudiera verme. Mi hermano podía burlarse de mi estatus omega todo lo que quisiera, pero sabía que no había mejor sentimiento en el mundo que ser atesorado por el hombre que amas con todo su corazón y cuidar de él a cambio. Por desgracia, no era probable que lo experimentara de nuevo. Incluso lo que había tenido parecía haber sido falso, después de todo.

El primer par semanas después de mi ruptura con Jackson, lo pasé tratando de mantenerme fuera del camino de mi hermano. Necesitaba encontrar un trabajo, así podría salir y volver a ponerme sobre mis pies, pero era difícil. No había tenido trabajo en un año, y a las empresas no les gustaba ver la brecha en mi CV*. Y les gustaba aún menos cuando explicaba cómo llegaba allí. A mucha gente le gustaba tener omegas como socios, pero pocos querían contratarlos para trabajos. No teníamos "cualidades de liderazgo".

Tengo que reír cada vez que pienso en eso, aunque sólo sea porque no quiero llorar.

Mis amigos me dijeron que tratara de superar la ruptura y encontrara otra pareja que me apoyara, pero no estaba seguro de lo fácil que sería, o lo mucho que realmente quería eso.

Fue cuando estaba paseando por el parque un día para alejarme de mi molesto hermano, cuando mi suerte comenzó a cambiar. Por lo menos, podía sentir el débil destellar de esperanza empezando a crecer en mi pecho. La razón, fue un periódico desechado que recogí sólo porque estaba aburrido y necesitaba matar unas horas antes de que tuviera que regresar a casa.

En una de las páginas, encontré un anuncio. Parecía tonto al principio, pero sin embargo interesante.

"Se busca a omega humano soltero para aparearse con el heredero del prestigioso Clan Dragonfang, para garantizar la continuación de la línea familiar. Por favor, envíe su currículum a la siguiente dirección. Incluya suhistorial con hijos, si los hubiere. Posición a largo plazo. Solamente apliquesi está dispuesto a trasladarse a la Isla de Dragones tras su aceptación"

Luego continuó hablando de salarios altos, cobertura de seguro de salud, comida y hospedaje...

Lo miré por unos buenos minutos. Este anuncio había sido escrito por dragones reales. Rara vez había visto alguno. Por lo general, se quedaban en su isla y no se acercaban al continente, a menos que tuvieran que hacerlo. ¿Pero ahora querían aparearse con los humanos? No, querían encontrar un omega que pudiera darles un hijo.

Me estremecí a pesar de la cálida brisa de primavera que soplaba sobre mi piel.

Jackson también había querido hijos, pero aunque yo era fértil, nunca había quedado embarazado. Tragué mientras mi estómago se anudaba ante el recuerdo de las muchas peleas que habíamos tenido sobre este mismo tema. ¿Por qué nunca había funcionado entre nosotros?

No importa. Ha embarazado a otra persona ahora.

¿Qué pasa si hago lo mismo que Jackson había hecho y simplemente tengo mi hijo con otra persona?

No, sería tonto hacerlo. Sin embargo, seguí mirando el anuncio. En la esquina superior derecha del mismo, había una foto del gran heredero del Clan Dragonfang, la persona que buscaba un compañero. Era guapo de una manera áspera y diabólica. Incluso en la pequeña fotografía, sus ojos oscuros tenían un cierto centelleo en ellos que me decían que daría órdenes fácilmente, que sabía exactamente cómo tratar a un compañero dentro y fuera de la habitación, cómo recibir placer, y cómo darlo a cambio.

El calor se precipitó a mi ingle y alejé el periódico. No estaba listo para otra pareja en este momento.

CV: Curriculum Vitae.

All the love, x.

30 de Marzo de 2020 a las 19:31 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo 𝟤. 𝘏𝘰𝘴𝘦𝘰𝘬

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 27 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión