S
Sara Lopez


Todas las bandas tienen un objetivo común: sobrevivir a base de poder. La unión sentimental entre personas pertenecientes a distintas bandas está prohibida pero, ¿qué pasaría si el deseo y el amor florece? ¿Conseguirán nuestros protagonistas vivir un final feliz? O por el contrario, ¿esta unión puede ser lo que acabe con sus vidas?


Ficción adolescente No para niños menores de 13.
0
973 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

Capítulo 1

Últimos días del verano antes de volver a las clases. La verdad estaba un poco cansada de hacer todos los días lo mismo pero tampoco quiero regresar al instituto. Me gustaban demasiado estos momentos en los que mis amigos y yo nos reuníamos para charlar, beber, fumar... sin tener que estar pensando en los trabajos. Era un domingo por la noche y como otro domingo cualquiera estábamos hablando de la fiesta que se celebró ayer, en la que daba igual de donde venías, nadie juzgaba y nadie se metía con nadie, sólo era un grupo de gente pasándoselo bien.

- ... y de repente me encuentro a Laura liándose con una chica. Finalizó Julia la historia.

- ¿Pero Laura no tenía novio?. Estaba confundida. Hasta donde yo sé Laura era hetero.

- No, rompieron la semana pasada. Respondió Daniel.

- La gente cambia, sino, mírame a mí. Que me gustaba más una polla que a un tonto un lápiz y ahora llevo un año y medio con mi novia. Contestó Julia

- Cada persona es un mundo.

Nos quedamos callados durante unos minutos, escuchando la canción que había de fondo (no se cual es pero es de regguetón).

- Creo que es hora de irse. Mañana algunos trabajamos por desgracia. Habló Clara.

- Opino lo mismo, el jefe me ha dicho que si vuelvo a llegar tarde me despide. Le apoyó Juan.

- Yo y mi buena suerte de que mis hermanos trabajen y yo no tenga que hacer nada. Contesté yo.

- Que asco te tengo tía, no nos lo recuerdes. Ese fue Guille.

-Pero de todas maneras el jefe os dejará ir a clases ¿no?. No puedo ir al instituto sola, odio a la mitad. Preguntó Julia.

- Por desgracia Juan, Guille y yo no. El jefe quiere que sigamos trabajando, supongo que tendremos que repetir.

- Eso es injusto. Guille estaba claro que iba a repetir, ha suspendido ocho, pero ¿Hugo y tú?. A ver, no sacáis las mejores notas pero no habéis suspendido ninguna.

- No nos vamos a quejar, ya sabéis lo que es capaz de hacer. En fin, adiós chicos nos vemos. Se despidieron los tres.

Cuando los tres mencionados se fueron nos quedamos en silencio. Suspiré. Esto es lo que conlleva estar en una banda o que tus familiares lo estén. Si no obedeces eres castigado, así de simple.

- Nosotros también nos vamos. Adiós. Habló Julia, que se fue junto a su hermano Daniel.

- Bueno peque sólo quedamos tu y yo. ¿Te llevo a casa?. Me preguntó Hugo.

- Si por favor, después del incidente de la semana pasada no quiero ir sola.

Nos subimos a su coche pues él ya tenía 19 años, siendo el mayor del grupo. De camino a casa estuve pensando en cómo sería este año, iniciaría 1º de bachillerato junto con Julia. Los demás estaban en 2º de bachillerato pero como trabajan, no podrán iniciarlo por lo que el curso que viene estaremos todos juntos y en el caso de Hugo, empezaría con los negocios de su familia.

Una vez llegamos me abrazó, no nos volveríamos a ver hasta que el regresara de la capital.

- Cuidate mucho peque. Estudia para poder escaparte y tener un trabajo en condiciones y abandonar este lugar ¿sí?.

- Te quiero muchísimo Hugo. Espero que te vaya genial. Cuando consiga irme te vienes a vivir a mi piso.

- Ojalá. Por ahora, esperemos que el jefe no me entre en uno de susgrupos exclusivo. Adiós.

Observé como se alejaba su coche y entré a mi casa. Me encontré con Lola, una mujer rellenita de 48 años con el pelo negro y ojos grises (utiliza lentillas de ese color porque según ella, es un color bonito) que cuida de la casa debido a la ausencia de mis hermanos. Mis padres murieron en uno de los trabajos que el jefe les asignó, junto a muchas personas más.

- Buenas noches cariño, ¿te preparo té?.

- Hola Lola, hoy no me apetece pero gracias por preguntar.

- Oh cariño no me las des, sabes que estoy aquí para todo. Y se fue.

Subí a mi habitación, me dí una ducha rápida y me puse el pijama para acabar tumbada en la cama pensando.

Quiero irme de aquí. Quiero que mis hermanos estuvieran aunque sea una vez en casa cuando yo vuelvo. Quiero que mis amigos fueran al instituto conmigo. Quiero que el jefe de la banda cambie, el anterior era bueno y comprensivo, dentro de lo bueno que puede ser un jefe de una banda criminal. Este nuevo jefe no tenía compasión por nadie, sé que su familia murió hace dos años por culpa de un ataque de los Tigres pero debería pensar en las demás familias dentro de la organización.

Entre tanto pensamiento me dormí. Mañana sería un nuevo día.

29 de Marzo de 2020 a las 22:22 0 Reporte Insertar 0
Continuará…

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~