G
Gema Corro


Sinopsis: Solo cuando Crehada descubre la verdad sobre su existencia es este mundo, se atreverá a tomar las riendas de su propio destino, intentando olvidar que su vida gira entre normas y prohibiciones. Solo desea vivir como cualquier otra chica de su edad…. Pero ella no es como las demás…. Cada día ellos se lo recuerdan…. Ella… “tiene fecha de caducidad”…. Pero algo se interpone en su corta y planeada vida, Draken un hombre perturbado por sus propios fantasmas, volverá su mundo patas arriba de una forma muy peligrosa. Haciéndole desear y sentir por primera vez aquello que jamás podrá tener. No sin que ellos se enteren y cumplan sus amenazas. Debatiéndose entre la vida o muerte…. ¿Decidirá seguir el dictado de su corazón? ¿Aceptara el destino que ellos le marcaron? ¿Conseguirá él vencer las heridas de su alma?


Romance Todo público.

#venganza #lealtad #traicion #romance
1
1.0mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los domingos
tiempo de lectura
AA Compartir

Capítulo 1


Draken


Mire al cielo por última vez y aquellos ojos volvieron a mi mente, moví la cabeza lentamente en mis 28 años sabia todo sobre la ciencia de la micro expresión facial y corporal, desde pequeño me había fascinado este mundo mi madre había sido una de las más reconocidas expertas en este campo y con ella se había ganado la vida.

Sonreí al recordar lo difícil que había sido esconderle algo siempre me descubría así que eso fue lo despertó en mi curiosidad y me fui embebiendo de conocimiento aprendiendo poco a poco, lo que me permitió conseguir la vida que tengo ahora.

Sophy la presentó como Crehada su socia, al escuchar su nombre arrugué el entrecejo ¿Quién le ponía a su hija Crehada? Seguro se dio cuenta de mi confusión porque evitando mi mirada me tendió la mano un tanto avergonzada y se la acepté viendo por primera vez sus ojos, tenía un rostro precioso su piel era lechosa y sus rasgos parecían los de una diosa del Olimpo, parecía rozar la perfección menos por aquellos ojos grises con pequeños matices dorados.

La había visto entrar a mi despacho tras Sophy con la cabeza agachada mirando el suelo, como si algo fuera hacerla tropezar y caer de bruces. Su timidez me asombró, en seguida fije la vista en ella, era alta, delgada, apenas tenía curvas salvo en sus pechos que se salían de la armonía sin curvas de su cuerpo, no eran como los de una chica tan delgada. Me gustaban tenían el tamaño perfecto de mi mano.

Mi cuerpo reaccionó en resultado por mis pensamientos y me obligue a no pensar o me pondría en una situación muy embarazosa. Su cabello era largo con pequeñas ondas en los extremos que le daban un aire más infantil y de un color que no podría descifrar, pues según como le daba la luz, de repente se veía pequeños mechones rubios y en otras ocasiones morenos o incluso pelirrojos, vestía elegante pero sencilla. Mantenía su cara inclinada ocultándola a la vista pero por lo poco que la había podido ver, no había rastro de maquillaje.

Sophy la presentó como Crehada su socia, al escuchar su nombre arrugué el entrecejo ¿Quién le ponía a su hija Crehada? Seguro se dió cuenta de mi confusión porque evitando mi mirada me tendió la mano un tanto avergonzada y se la acepté viendo por primera vez sus ojos, tenía un rostro precioso su piel era lechosa y sus rasgos parecían los de una diosa del Olimpo, parecía rozar la perfección menos por aquellos ojos grises con pequeños matices dorados.

Durante las dos horas que estuve sentado ante ella mantuvo la mirada baja, concentrada en un aparato que llamó bastante mi atención y levantó mi curiosidad. Nunca había visto nada igual y eso que yo era un forofo de la electrónica.

La pude observar mientras Sophie y Jake hablaban.
De vez en cuando levantaba la vista hacia nosotros y comentaba su posición antes los detalles del negocio que se estaba llevando a cabo en mi despacho. Esos momentos apenas duraban segundos para volver a meter la cabeza en el extraño aparato electrónico que tenía entre sus manos y en el que no paraba de deslizar sus dedos. Aun así pude darme cuenta de la inexpresión de sus ojos.


Sonreí al recordar lo que mi madre decía “los ojos son los espejos del alma hijo, por más que quieras aparentar algo que no eres tus ojos siempre te delataran”.
A lo largo de los años me he topado con muchos ojos y miradas de las cuales se podía leer fácilmente la amargura, el amor, la felicidad, la inocencia, la frivolidad, la ambición, el deseo… todos tenían un significado, todos transmitían un sentimiento tras ellos, en cambio los de ella no, aquellos ojos lo habían dejado trastornado, en ellos no había nada….


- Me tengo que equivocar, si - digo reafirmándome a mí mismo - apenas los he visto bien, seguro que ha sido una impresión.


Me dirijo a la cocina y me preparo algo cuando un sonido sale de mi bolsillo, saco mi comunicador y enseguida un destello azul aparece ante mis ojos, me ha llegado un mensaje de Jake y me dispongo a leer. "¿Fiesta esta noche?"

Aquellos ojos volvieron a mi mente, nunca había visto unos ojos tan fríos y sin expresión, parecían vacíos sin vida, como si nada la motivara en su existencia pero era dueña de una empresa multimillonaria ¿acaso alguien podía formar algo a si de la nada sin sentir motivación?

26 de Marzo de 2020 a las 20:18 0 Reporte Insertar 2
Leer el siguiente capítulo Capítulo 2

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión