UlisesGNuñez Ulises Galaviz Nuñez

Vivir... Morir... ¿Vivir de nuevo? ¿Morir otra vez? Y, ¿qué les parece vivir por tercera ocasión? Pero, ¿será esto posible? Las crónicas de Couland cuentan sobre la vida del menor de los descendientes del célebre clan Everwood, quién se atrevió a luchar, sacar fuerzas de flaqueza y perseverar ante la adversidad con la finalidad de conseguir lo que por tanto tiempo se consideró imposible: vencer la muerte. Con la ayuda de sus amigos, y el apoyo de su familia, se embarcó en la más grande de sus aventuras para resolver un enigma oculto por una de las mentes más prodigiosas de su época, mismo que le ayudó a conseguir una segunda oportunidad de vida, aunque para ello deba pagar un precio muy alto. Esta es la historia de las tres vidas y el legado de Edward Everwood.


Ciencia ficción Todo público.

#histórica #siglo-xix #enfermedad #inventos #enigmas #misterios #juvenil #steampunk #drama #ciencia-ficción
7
2.3mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

CAPÍTULO I

Esta es la historia de la primera de las vidas de Edward Everwood.

Un hecho en el que muchos de ustedes estarán de acuerdo es que uno de los más hermosos, conmovedores e impresionantes acontecimientos que un ser humano puede atestiguar es el nacimiento de un hijo. De hecho, en una innumerable cantidad de situaciones este tipo de sucesos podrían ser equiparados a recibir una bendición como la cual no hay otra en el mundo. Pues bien, en lo que respecta a este asunto, es notable mencionar que en el caso de la familia Everwood ellos habrían de resultar favorecidos con suma abundancia.

La vida de los Everwood ya estaba de antemano colmada de dichas y tranquilidad, pues eran los orgullosos poseedores de riquezas inimaginables y gran prestigio dentro de la sociedad de Couland, y dentro de poco tiempo a sus vidas llegarían numerosas bendiciones en forma de hijos.

La primera de sus bendiciones era un hermoso y fuerte bebé, rollizo y de talla grande y voluminosa. Con el correr del tiempo este pequeño creció para convertirse en un gallardo, alto, fornido y apuesto mozo idéntico a su padre, además de un formidable médico y amoroso padre de familia; sin duda alguna y sin temor a equivocarme un digno y ejemplar descendiente de su ya célebre estirpe. El nombre de este respetable hombre, considerado por la sociedad de Couland como un modelo a seguir para todos sus contemporáneos, era Arthur.

Su segunda bendición, su hija Beatrice, era una espigada y hermosa doncella de castaños y largos cabellos cuya apariencia recordaba mucho a la de su madre. Su vida la entregó por completo a los libros. Considerada una ávida y voraz lectora, llegó a tener tanto amor por ellos que no le bastó con viajar a otros mundos por el poder de la palabra escrita de otros autores, razón que la llevó a probar sus habilidades como creadora de mundos y lo que le hizo convertirse en una renombrada autora.

Su tercera bendición era Charles, un rubicundo joven, alto y de piel un tanto bronceada; apariencia que recordaba más bien a los parientes de la señora Everwood. En su vida fue testigo de incontables atropellos que hicieron mella en lo más profundo de su ser. Su amor por el prójimo y su repudio por las desdichas y las injusticias de su época fueron las razones que lo impelieron a hacer de la carrera de la abogacía su vida misma.

Su cuarta bendición vino al mundo como una tierna y preciosa joven de oscuros cabellos y hermosa figura. Su exorbitante belleza le dio la reputación de ladrona de corazones, pues a más de un joven de su ciudad le hizo sufrir de mal de amores. Pero además de bella era inteligente y audaz. Poseía un espíritu emprendedor y gran habilidad para los negocios. Era en verdad eficiente; si alguien le prestaba una moneda en tres días ella la negociaba y la convertía en diez. Gracias a esto, se motivó para convertirse en una de las pocas mujeres empresarias y exitosas de su tierra y su época. Su nombre era Diana.

Ahora bien, es una afirmación de amplia aceptación que en lo que respecta al sistema de cosas en el que vivimos no existe nada permanente. Sucedió entonces que la familia Everwood se encontraba repleta de fortuna y prosperidad. Los hasta entonces quince años que habían transcurrido desde su matrimonio habían sido maravillosos; y su gozo habría de ser todavía más grande gracias a un anuncio: la futura llegada de una quinta bendición.

Los pequeños Everwood fueron los primeros en recibir tal noticia con sumo éxtasis. El señor Everwood estaba también emocionado por recibir a otro integrante que pasaría a la historia y que concedería todavía mayor honor a su ascendencia. Por desgracia, no todo resultó ser tan grato como lo fue en las ocasiones anteriores, puesto que no estaban por completo preparados para las tempestades que en un breve espacio de tiempo acaecieron sobre ellos.

Sucedió durante la víspera del día primero del mes primero en el año de 1855, el día en que vio la luz el protagonista de esta crónica. Fue una noche de tan abundante zozobra, muy diferente al nacimiento de sus otros cuatro hijos, que incluso hubo momentos en los que todos los que se encontraban en la residencia de los Everwood presintieron que ni la criatura ni la señora Everwood lograrían sobrevivir al alumbramiento.

En el piso de abajo, en la sala de estar, se encontraban reunidos los cuatro hijos de los Everwood, quienes en ese entonces eran apenas unos niños. Junto a ellos se encontraban Robert y Amelia, los dos sirvientes principales de la casa Everwood, considerados como los mejores amigos de la familia. Amelia le cantaba canciones a la pequeña Diana y a Charles para que se calmaran pues los constantes y fuertes clamores de su madre los ponían inquietos.

—Nuestra madre no va a lograrlo, ¿verdad? —preguntó Arthur afligido, y miró a Robert con sus ojos azules humedecidos de lágrimas.

Robert respiró hondo para mantenerse sereno. No conocía la respuesta a esa interrogante y prefería no hacer conjeturas fatalistas, aunque en su interior tenía fuertes sospechas de que al final de la noche ninguno de los dos vería la luz del día. Sin embargo, lo que en ese momento se necesitaba era un atisbo de esperanza, y no quería llenar de desilusión el pequeño corazón del muchacho. Puso su mano derecha sobre la cabeza del pequeño y la acarició con calma al momento en que dibujaba una leve sonrisa en su rostro.

—Ella estará bien, joven Everwood, sin importar lo que suceda.

Esa respuesta no pareció satisfacer mucho a Arthur; a pesar de ello, agradeció que su amigo le ofreciera consuelo por medio de sus palabras. Le dio un fuerte abrazo al que el mayordomo correspondió y secó sus lágrimas con el dorso de su mano, luego soltó un breve suspiro y acto seguido se fue a sentar en uno de los sillones con la mirada baja mientras escuchaba los arrullos de Amelia.

Fue en el momento en que rayó el alba cuando la agónica noche por fin culminó. La señora Everwood lanzó un fuerte y desgarrador grito al momento en que los médicos comenzaban a extraer al bebé de su interior.

—Ha nacido, el bebé ha nacido —exclamó uno de los médicos que sostenía en sus manos el pequeño cuerpecito del recién llegado.

—Den aviso al señor Everwood —ordenó el otro doctor a una de las enfermeras que habían ido a acompañar a los facultativos.

El médico que sostenía al recién nacido notó que el pequeño no daba señales de vida. No se movía, ni respiraba, ni mucho menos reaccionó ante la pequeña palmada en las posaderas que este le propinó. El doctor lo sostuvo en brazos y esperó que reaccionara mientras que una enfermera lo limpiaba y el otro doctor aprovechó para cortar su cordón umbilical. Fue en ese momento en el que el señor Everwood, presuroso, entró en la habitación, se acercó a su esposa y tomó con sus manos la mano izquierda de ella.

—¡Lo hiciste, querida, lo conseguiste! Respire tranquila tu alma, que lo peor ha pasado ya. Descansa, querida —la encomió con efusividad. La señora Everwood volteó a ver a su esposo y le dedicó una pequeña sonrisa.

Mientras tanto, el doctor que llevaba en sus manos al recién nacido se acercó para entregar el inerte cuerpecito al señor Everwood, quien mutó su expresión regocijada por una mirada estupefacta y con el rostro desencajado.

—Lamento ser portavoz de malas noticias, señor Everwood, pero por desgracia su hijo no logró sobrevivir al parto —informó el facultativo mientras el señor Everwood, abatido, los contemplaba a él y al pequeño con inconmensurable pesar; expresión que su agotada esposa compartió con él.

Pero entonces sucedió un inusitado evento al que sólo se le puede calificar como un milagro, pues justo en el momento en que el señor Everwood sostuvo al bebé en sus manos este tosió y comenzó de pronto a llorar con gran fuerza. Sus pulmones se habían abierto y dieron prueba y testimonio de que este pequeño se encontraba entre los vivos.

La aflicción del señor Everwood se convirtió primero en sorpresa y luego en inconmensurable alegría. Y más impactado aun estaba el médico, quien al momento de presenciar tan curioso fenómeno con rapidez tomó su estetoscopio, comenzó a revisar al pequeño y comprobó sin lugar a duda que su corazón y sus pulmoncitos funcionaban de manera apropiada. Entonces este abrió sus pequeños ojos, azules cual cobalto, aunque un poco más oscuros, y se quedó con la mirada fija en su padre, en cuyo rostro se dibujó una pequeña y temblorosa sonrisa.

—Bienvenido al mundo, hijo —dijo el señor Everwood con su ronca y profunda voz, y entonces acercó su rostro, cuadrado, de mentón fuerte y con barba espesa, al de su pequeño hijo.

La señora Everwood extendió su mano en un intento por alcanzar al fruto de sus entrañas, y su esposo se acercó a ella con el bebé envuelto en una manta sobre sus manos. Ella puso sus dedos encima del pequeño y justo en ese momento una sonrisa se dibujó en su rostro.

—Nunca dejaré de amarte, pequeño —susurró con palabras tan dulces que hicieron al señor Everwood sonreír con gran ternura, e incluso el recién nacido, que en ese momento lloraba con gran intensidad, llegó a calmarse.

Aquello era un momento memorable, un cuadro que rebosaba de vida y felicidad sin par. Por desgracia, fueron las circunstancias las culpables de convertir uno de los más dichosos acontecimientos en la vida de una persona en la más oscura de las horas. Sucedió entonces que, después de pronunciar tales palabras, la señora Everwood volteó a ver a su esposo y le dedicó una pequeña sonrisa, luego de esto cerró sus ojos y dejó caer su rostro con gran pesadez del lado izquierdo de la almohada.

—¿Qué? ¿Qué sucede? ¿Querida? ¡Doctor, venga aprisa! —clamó el señor Everwood, y entonces se hizo a un lado para permitirle al facultativo que revisara a su esposa.

El médico revisó sus signos vitales, y se percató de que estos eran muy débiles. Su vida se apagaba como una brasa que es apartada del montón pero que todavía contiene el calor suficiente como para encender una pequeña flama si se acerca a un brote de hierba.

—La perdemos —anunció el médico con severidad—. Su corazón no resistió el esfuerzo del parto. No hay mucho que pueda hacer por ella —señaló.

—¡No, no, no, no, no; por favor no me hagas esto! ¡No me dejes, por favor! Tienes que resistir. ¡Tienes que resistir! —imploró el señor Everwood mientras sujetaba con sus manos el rostro de su mujer.

Pero no resistió más. En ese instante, con una sonrisa en los labios, la señora Everwood expiró. El señor Everwood comenzó a gemir con gran intensidad, arrodillado junto a la cama en la que yacía el inerte cuerpo de su amada. Con su mano izquierda sostenía la de su esposa junto a su pecho y soltaba lánguidos lamentos con su rostro sobre el de ella, al tiempo en que acariciaba su largo y castaño cabello con la otra mano. ¡Cuánto deseaba que sus fuertes clamores la hicieran despertar de ese sueño profundo en el que ella había caído! ¡Con cuanto fervor rogaba estar en su lugar! ¡Así ella podría ver crecer, florecer y madurar sus retoños!

Era tan fuerte y doloroso el retrato de duelo que estaba pintado en el lienzo de esa habitación que la enfermera que con ellos se encontraba tuvo que abandonar la habitación para no ser vista ceder a las lágrimas. En efecto, los lamentos eran tan fuertes que incluso sus hijos y los criados que los acompañaban alcanzaron a escucharlos y así confirmaron su peor temor. El pequeño Arthur volteó a ver al mayordomo con un gesto descompuesto, como si dijese «te lo dije», razón por la que fue a abrazarlo y consolarlo de inmediato. La pena fue contagiosa pues pronto los otros niños Everwood cedieron a las lágrimas, y así lo hicieron también los demás sirvientes. En poco tiempo, la casa de los Everwood se llenó de un silencio sepulcral donde sólo se escuchaba el desconsolado lamento del cabeza de familia.

—¿Qué nombre tendrá el pequeño? Es para el registro del acta de nacimiento —preguntó uno de los doctores mientras que el otro comenzaba a guardar sus instrumentos en una maleta de piel.

El señor Everwood contempló por un momento al pequeño infante entre sus brazos. Comenzó entonces a viajar entre sus recuerdos y llegó a su memoria una conversación que sostuvo con su esposa el día en que se enteraron de que serían padres por quinta vez.

Allí estaban los dos, en su lecho marital ahora manchado de muerte y que dentro de poco estaría casi vacío. El señor Everwood leía un libro mientras su esposa acariciaba con sus manos su vientre y arrullaba con cantos de suave voz al bebé en desarrollo.

«¿Qué nombre le pondremos a nuestro futuro hijo?» preguntó ella.

«No me había puesto a pensar en ello, querida» respondió él.

«¿Qué te gustaría que fuera?».

«Bueno, tenemos dos hijos y dos hijas. Sea lo que sea, lo recibiré con el mismo amor que a los demás. Pero si fuese una niña, me gustaría que se llamase Ellen».

«Me encanta ese nombre. Ellen Everwood. Suena hermoso, e incluso un tanto poético y hasta algo heroico, digno de una heroína de un libro. Ellen Everwood, exploradora de las regiones remotas del mundo, cazadora de tesoros y aventuras. O mejor aun, Ellen Everwood, mujer detective, justiciera, vencedora del mal».

El señor Everwood sonrió ante las nada comunes ideas que pasaban por la mente de su esposa.

«Pero, ¿y si fuese un varón?» preguntó él.

La señora Everwood se quedó pensativa mientas miraba su vientre. Entonces sonrió pues a su mente le llegó un nombre adecuado que incluso concordaba con los graciosos disparates que por su memoria habían atravesado segundos atrás.

De vuelta en el presente, el señor Everwood, con una lágrima que rodaba por su mejilla, volteó a ver al bebé que llevaba en brazos, el cual era, por si el lector no lo ha deducido todavía, un varón, y mencionó en voz susurrante el nombre que a su esposa se le había ocurrido darle a su pequeño, al mismo tiempo que en su cabeza aún resonaba, en ecos, el recuerdo de la voz de su esposa.

—Edward.

—¿Disculpe? —preguntó el doctor.

—Su nombre será Edward; Edward Everwood.

24 de Marzo de 2020 a las 16:31 2 Reporte Insertar 3
Leer el siguiente capítulo CAPÍTULO II

Comenta algo

Publica!
Laura Escritora Laura Escritora
Me he enamorado del libro. Un gran aplauso al autor/a. Me encanta. Es el primer libro que añado a mi lista de lectura desde que estoy en Inkspired
April 23, 2020, 22:04

  • Ulises Galaviz Nuñez Ulises Galaviz Nuñez
    Muy apreciable compañera: Permítame expresarle mis sinceros agradecimientos por la oportunidad que le ha brindado a mi trabajo escrito, además de sus palabras que aprecio en gran medida. Que tenga paz y un excelente día. April 23, 2020, 22:10
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 57 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión