elwinefelagund Elwine Felagund

Samantha de unos 18 años, se traslada a un castillo abandonado con su familia, Sus padres son reparadores de casas, y han decidido areglar este castillo y porque el castillo le pertenece a su padre. Pero su primera noche noto algo estraño, y tiene que descubrir el contra echizo para desacer el eschizo del castillo y descubrir porque estan ahi en el castillo. Las personas del pueblo cuentan leyendas del castillo, un chico del Pueblo Thomas de veinte años se enamora de Samantha pero ella se enamora de una persona del castillo.


Ficción adolescente Sólo para mayores de 21 (adultos). © TODOS LOS DERECHOS RESERBADOS
0
885 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

I Un viaje interminable

Hoy es el segundo día que estamos en un coche de camino, de un castillo abandonado ya que mis padres son reparadores de casas, mansiones, y ahora castillos. Sorpresa.

Aunque mis hermanos menores y yo siembre emos vivido en nuestra casa en EEUU, pero mis padres vieron las malas notas de mis hermanas y las peleas entre ellas. Yo bueno no soy muy buena estudiante, también estoy metida en un grupo de peleas, eso a mis padres no les gusto. Así que decidieron que fuéramos con ellos esta vez.

Cuando vamos por la calle toda la familia y nos presentamos. La gente cuando nos ve nos pregunta si todos somos sus hijos, a mis padres, la verdad es que los comprendo, mis hermanas pequeñas y el menor son pelis naranjas con ojos castaños, yo a cambio tengo el pelo blanco y los ojos verdes.

Mi madre Susan, es rubia, mi padre es anaranjado, van con el otro coche con Lucas de cinco años. Jane tiene quince años, su pelo está recogido con una trenza, con sus gafas puestas y con los auriculares mira por la ventanilla del coche, siembre está metida en problemas y siembre voy yo a sacarla. Las gemelas Marta y Lucia de doce años, con su flequillo y el pelo algo largo. Miran cada una por su ventanilla, de pequeñas las dos eran muy unidas, pero a los diez años comenzaron a pelear.

Y aquí estoy conduciendo, con mi coche teniendo un habiente intranquilo, me concentro en la autopista, pasan dos horas hasta que oigo una pregunta de una de las gemelas.

-Oye, albina. ¿Cuándo llegamos? - miro atreves del retrovisor y veo a las gemelas mirándome- ¿Me contestas albina?

Suspiro cansada de la forma de que me hablan – Marta, Lucia aún falta mucho, y soy Samantha gemelas- les contesto. - y Soy vuestra hermana mayor un poco de respeto, además esta albina os ha sacado de muchos problemas a las tres. Y me han castigado en vuestro lugar.

Las tres me miran- Nosotras no te pedimos ayuda nunca albina- dicen las tres a la vez.

-Pues que alivio, nunca me volváis a mirarme con cara de pena. Os saco de algún problema todos los días y cuando os saco os metéis en otro peor. ¿Quién termina hablando con nuestros padres y con vuestros profesores? ¿Y así me lo pagáis niñas, tengo que aguantar vuestros insultos y vuestras malas formas de hablar? Tengo mi vida fuera de casa con mis amigos y mi grupito, ellos también os han sacado de muchos problemas, y los han herido por vosotras. Y vosotras le echáis la culpa a mis amigos y mi grupo. - termino y me callo.

Se queda un silencio en el coche, después de dos horas suena el teléfono, con su la canción de answer de ateez un grupo de kpop, lo descuelgo y se escuchan las voces de mis tres mejores amigos. Francisco, Kawtar y Montse.

- ¿Ei como esta nuestra, preciosa albina? - Pregunta una voz masculina y oigo como le dan un golpe en las costillas- Qué no tienes que usar la violencia conmigo, mi bonita niña.

-Tranquilízate Montse- le dice Kawtar, que es la más sensata de nosotros los cuatro – Lo siento Samantha, estos dos no paran.

-Tranquilízate Montse, todo es sabido que Francisco es un ligón, ………y es un casanova- contesto con una sonrisa.

-Por cierto, - dice Montse - cuando Francisco se enamore de alguien, nadie se le va a creer.

-Sabéis me lo tomare todo esto como un alago – dice Francisco.

-Hombre tienes que ser como yo cuando me disfrazo- le digo

-Samantha!!, tú y tu ego- me dice Kawtar y se oyen las risas por detrás de Montse y Francisco. - ¡Montse no te rías ¡!Menudos sustos nos han dado esta niña. Y más metiéndose en problemas por culpa de tus hermanas.

-Gracias Kawtar, pero aún son unas niñas. – le digo mirando de reojo hacia mis hermanas menores. - Además las tengo aquí en el coche.

-Da lo mismo. Siembre acabas mal herida, tú y los demás. El jefe y sus ayudantes están cansados y artos. Por culpa de tus hermanas – Dice Francisco – La verdad están hartos de las tres.

-Oye no es nuestra culpa que vosotros y la albina se metan por el medio- dice Lucia.

Suspiro harta y niego con la cabeza triste, cansada de todas estas cosas. - Vosotras tres. ¿No me a veis oído antes? – pregunto mirándolas enfadada- Estoy cansada de las tres, muy cansada. Mirar estoy enfadada con las tres, así que cuando paremos iréis con nuestros padres.

-Sami, no hace falta que te pongas así con tus hermanas- me dice Kawtar- Son solo unas niñas.

-Ya pero ya va siendo hora, que deje de ser una hermana mayor que siembre les saque de los problemas. - les digo- Me tienen que respetar, aunque sea un poco.

-Asuntos difíciles, decisiones difíciles- dice Montse- Recuerda que el mes de agosto nos vemos. Hablamos luego.

Cuelgan, sigo conduciendo otras dos horas, las chicas siguen enfadadas conmigo, me echan miradas de enfado. Veo que papa aparca el corche en unos veinte cuadros horas de servicio. Yo voy detrás de él.

Nuestros padres bajan del coche con Lucas, nosotras bajamos del coche. Y nos quedamos alado de nuestros padres.

Papa nos mira a nosotras y sonríe- ¿Todo bien? – pregunta

-Regular, tengo que hablar con los dos- dijo mirando a mis padres, los dos se miran y asienten con la cabeza.

-Jane, Lucia y Marta. Ir al bar y esperarnos en una mesa y vigilar a Lucas- dice mama mirando a mis hermanas.

Mis hermanas y Lucas entran al bar, miro a mis padres- No voy a negar que estoy en un grupo, mis tres amigos de la infancia también están en el grupo. Nos encargamos de proteger a los débiles. Pero mis amigos y yo siembre estamos salvando el pellejo a mis hermanas. Siembre estoy sacándolas de sus problemas, puede que sea mi culpa porque no estoy lo suficiente con ellas.

-Hija, lo sabemos qué siembre estas pendientes de ellas. Y sabemos lo que hacen tu grupo, la policía esta mas que agradecidos con vosotros- dice papa.

-Creo, que lo mejor será que ballan lo que queda de viaje con vosotros, están castigadas. - dijo mirándolos- Estoy harta de la forma que me tratan, asique que me voy a poner seria con ellas.

-Estamos de acuerdo hija – dice mama – además tus hermanas tienen que comenzar ha respetarte. Las sacas de problemas y te tratan así.

Entramos al bar, mama y yo nos vamos al lavabo, cuando nos estamos lavando las manos.

- ¿Mama porque vamos a un castillo este verano? - pregunto mirándola

-Muy fácil, tu abuela paterna de parte de tu padre, proviene de una generación de la realeza. La generalidad del pueblo a contactado con tu padre, pero no sé cómo lo aremos. - me cuenta mamá- Así que ahora la vamos a restaurarla y después dios dirá.

Miro sorprendida a mi madre y con la boca abierta- No me lo puedo creer- dijo

-Si, hija. Pero hablamos luego hija, vamos donde están los demás- dice mama mientras sale del lavabo y yo la sigo.

Nos acercarnos a nuestra mesa, donde están nuestra familia, y nos sentamos. Mientras me tomo un café con leche, veo a mi padre hablar con mis hermanas menores.

-Jane, Lucia y Marta. Ahora después vendréis con nosotros en nuestro coche y Lucas ira con Samantha – dice papa mirando a mis hermanas.

-Mm, papa. ¿Cuándo falta para llegar? - Pregunto mirándolo.

Papa me mira y sonríe- Aun nos faltan unas horas, después de salir de aquí tendremos que ir por una autopista asta una ciudad, de ahí cogeremos una carretera asta un pueblo de ahí un camino de tierra asta llegar a un castillo. – me cuenta – Calculo que llegaremos si todo va bien a las seis de la tarde.

- ¿Si, ¿qué fantástico? Que alegría vamos a estar todo el verano metidas en un castillo aburrido y abandonado. - Dice con una falsa alegría Jane- ¿Y qué idiotez voy hacer ahí metida doto el día?

-Fácil, tu y las gemelas estaréis estudiando por las tardes y por las mañanas nos echareis una mano con lo que podáis- dijo mirándolas- Tranquila no tendréis tiempo de aburriros y como soy una buena hermana mayor yo os daré clase por la tarde.

Mama y papa asienten con la cabeza- Estamos de acuerdo, ya va siendo hora niñas que respetéis a vuestra hermana mayor que siembre os saca de los problemas.

Una hora después, estoy en el coche conduciendo mientras miro a Lucas por el retrovisor, que esta dormida.

Son casi las seis de la tarde y nos acercamos ha una reja negra maltrecha, oxidada. Mama sale del coche y abre la reja, pasa primero papa con el coche después paso yo, conducimos un poco hasta llegar a una entrada de escalera de piedra. Despierto a Lucas y bajamos.


26 de Marzo de 2020 a las 13:05 1 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo II Castillo

Comenta algo

Publica!
Elwine  Felagund Elwine Felagund
Espero que us guste
March 26, 2020, 17:22
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 3 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión