C
Carmen Ttito H


Mery y Liam son compañeras de trabajo, sus vidas se entrelazaron poco a poco encontrando el amor, ambas experimentan lo que conlleva una relación del mismo sexo ante sus familiares y amigos.


LGBT+ Todo público.

#MERY&LIAM #"%
0
1.3mil VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

DÍAS DE PLEGARIA

Conocí durante mis últimos días de verano a una hermosa mujer de cabellos color madera y ojos grandes nuestros reencuentros se dieron muchas veces en la cafetería de la empresa Yitman, nuestro departamento es grande por lo que conocer a todos los empleados es difícil, nosotros estamos ubicados en el segundo piso nuestro jefe tiene plena confianza en nuestro grupo “el líder Tepes es muy dinámico, por otro lado esta los demás grupos que gozan de jefes muy competitivos al igual que el nuestro, cuando el jefe está molesto suele llamarnos por nuestro nombre completo ya escucho su voz diciendo Liam Relt Tomas, ese es mi nombre un tanto peculiar y es parte de mi encanto también.

El día de hoy vine a trabajar con un conjunto muy deportivo un pantalón suelto y una blusa una talla más para evitar la incomodidad una coleta y zapatos que tienen un cierto parecido a zapatillas, como es usual salí de casa a tiempo y llegue antes que todos, al estacionar mi auto entre rauda a la recepción donde Lili me saluda muy amigablemente una hermosa mujer de talla grande que no goza de la figura del año pero tiene una personalidad arrolladora capaz de fijar la mirada en su rostro carismático dejándose envolver en sus pláticas y voz amable encuentro satisfactoria las conversaciones con su persona si no fuera porque es heterosexual de seguro ya hubiera saltado sobre ella estado actual amigas y colegas, luego subo al ascensor donde casi siempre me encuentro con Marco un colega muy hábil y atento el tipo de chico que desean las mujeres quienes corren como gallinas detrás de este gallo pero como no es lo mío soy una de las pocas que suele esquivar la horda de seguidoras hoy también son las 6:30 y justo en este momento sube él, como dije ahora !subió! me parece un dejavu cuando pasa esto lo de siempre mantenemos una charla pequeña sobre nuestros pasatiempos y dejamos pendiente la salida a la piscina pero que nunca llega a tener una fecha en concreto el tiempo en el ascensor es corto y debo bajar.

El segundo piso es donde gozamos de las libertades que nuestro líder nos da, una cafetera y un buen balcón donde fumar como príncipes en nuestra zona de confort este lugar fue ganado en una competencia donde el líder Tepes se jugó todo mientras el grupo del líder Gonzales se instaló en el sótano quedando tan frustrado que se puso verde como un limón, estuvimos dos semanas acomodando todo, en aquellos días ajetreados entro una interna nueva Mery Weis Reynolds una muchacha de contextura delgada y de perfil agradable, todas las mujeres se mantuvieron hablando de ella y de su ingreso, me vi enfrascada en ello porque las de mi genero me creen miembro importante de su grupo sonreí con desazón pero me mantuve atenta a lo que hablaban para evitar que me preguntaran luego y no hacer el ridículo, Hana quien es mi compañero de ingreso dijo:

- Me molesta que ahora que estamos completas traigan a una más porque no traen chicos-

Reiza apoyo el comentario un tanto tonto según yo, pero que para una mujer era fundamental tener un hombre levantando el estrógeno en el grupo lejos de mis gustos naturales y aun hablando

- Me parece injusto, como puede ser posible que no nos traigan un chico lindo, vi en finanzas que trajeron a un muchacho muy guapo - observo de reojo y ahora la que hablara será Thalía quien es la más activa de todas en el grupo la mujer cree que es un sacrilegio no coquetear con un hombre cada fin de semana una cita nueva con un hombre nuevo me parece de los más irónico porque sus padres son tan conservadores que el solo tenerlos enfrente te hace regresar años en la historia

- Si es muy guapo ya le eche el ojo así que ninguna tiene permitido coquetearle, me gustaría también un chico guapo que mejore el ambiente


Yulia me está mirando mientras dejaba que su caramelo de menta terminara por desaparecer en su boca, ella es mi mejor amiga dentro de este grupo; la aprecio mucho gozamos de charlas románticas en donde le comento sobre mis gustos pero ella ni se inmuta le parece casual, suelo escucharla cuando me habla de su novio y de vez en cuando me aconseja sobre mis elecciones, aún recuerdo cuando le dije sobre mi opción sexual; estábamos en pleno frío época de invierno ella sostenía su late y yo tomaba un chocolate como buena amante de los dulces que soy, mi comentario salió algo así:

- Pienso que el tocar senos debe ser reconfortante

- me parece que el tocar el cuerpo de otra persona en si ya es reconfortante

- Yulia si te digo que me gustan las mujeres te sentirás incomoda

- No la verdad considero que tus gustos no son cosa mía, pero si me dices que estas enamorada de mi tendría que pensarlo seriamente

- ¡Qué dices¡ me gustas como amiga no como mujer no me imagino metiéndote la lengua hasta la garganta

- Es muy gráfica tu forma de decirme que no quieres nada conmigo, no entiendo cómo es que no te he matado

- Yo sé por qué no lo has hecho

- Haber Sherlock porque no te he asesinado y dejado tus tripas afuera

- Porque el fin de semana te invite al concierto de tu banda favorita y gratis así que no moriré antes de ello

- Eres tan inteligente Liam que me sorprende que no te hayas tomado tu chocolate de seguro ya está frío

- eres horrible dejaste que mi chocolate se enfriara esta es la venganza más cruel

- Es tu culpa por decir que no querías meterme la lengua hasta la garganta

- Entonces estás ofendida

- No solo estoy un poco quisquillosa últimamente Mat está actuando raro y eso me ha puesto un tanto irritable

- Lo entiendo así que te parece si te llevo a navegar este fin de semana vamos a la isla ballestas y vemos focas

Recuerdo su rostro, sonrió y luego de ello viajamos para consentirnos alado de los adorables animales, pero como dije Yulia no era mi tipo estaba muy lejos de la lindura y delicadeza que adoro de las chicas, luego de la reunión donde también estaba Naty, Zoe , Rina, Thalía y Wanda decidimos ir a almorzar.

Al regresar compre un paquete de cigarrillos, fumaba en la entrada del edificio para evitar indisponer a los no fumadores no sé porque había tanto alboroto cuando el humo pasaba por donde ellos caminaban hacían muecas como si estuvieran oliendo lo más desagradable del mundo, me echaba a reír cuando ellos se indisponían que tal conducta sádica la mía, justo cuando termine el segundo de los tantos que me fumaria ese día, paso Mery acompañada del jefe Tepes quien le daba la bienvenida luego del arduo recorrido por la empresa como era costumbre a los nuevos les hacían hacer esto para que pudieran desenvolverse de la mejor manera ya que a pesar de que trabajábamos en el segundo piso muchas veces bajábamos a las diferentes instalaciones para corroborar datos o sacar uno que otro archivo de los grandes estantes ubicados en cada área referencias para terminar los proyectos, cuando paso pude sentir el perfume que usaba era dulce y frutal aunque no reconocí la fruta sabía que había olido ese mismo aroma en algún lado y vino a mí la tienda de mi tía donde las frutas están a por montones en cajones es ahí donde supe que era una fruta pero como no soy sabueso no sabía cuál era, su caminar lento y su hermosos ojos me dejaron un tiempo mirándola demonios otra vez estaba ahí mi mala costumbre el mirar de frente y con ansias como si de un plato sabroso se tratara antes de que me viera volteé y pise la colilla de mi cigarrillo en el suelo metí mis manos a mis bolsillos y regrese a la oficina para dejar mis pensamientos de amor en el baúl de los quehaceres fuera de mi trabajo, al subir mi celular vibro, ya sabía de qué era ese mensaje tocaba pagar la cuota del auto mi bebe había salido caro y las cuotas eran altas lo suficiente como para no comer decentemente durante unos meses gracias a ello me había convertido en una ermitaña yendo de mi casa al trabajo y comiendo los fines de semana en casa de mi madre quien me recibía con mucho amor, sé que no es de buenos hijos ir a robar comida a la casa de tus padres pero sabía que mi madre no se molestaría por ello así que como ladrona entraba en la cocina y cargaba cuanto podía para luego desaparecer dejando al mayordomo como cómplice quien luego reemplazaba los alimentos hurtados por otros, gracias a Dios él se encargaba de las compras. .

Sugerí muchas cosas en la junta de hoy que según mis colegas están bien formuladas entonces creí que solo buenas ideas habían venido a mí en mi encierro de los fines de semana debido a ello mi jefe me apoyo rotundamente en ello y mi proyecto estaba aún paso de ser aprobado que feliz me sentía para ello necesitaba un colaborador esperaba que Yulia fuera esa persona, me conocía bien congeniaba con ella y lo que no podía faltar dejaba que le dijera mis ideas y las mejoraba ella era mi todo mi complemente, pero el jefe creyó más conveniente ponerme con Mery quien sonrió por la responsabilidad que le estaban dando yo sentí que era mi fin aparte que tenía que hacer mi proyecto tenía que enseñarle a la nueva cómo hacer que funcione !me moría!.

Al terminar la junta Mery se me acercó tomándome de la mano me dijo que esperaba contar con mi apoyo y que ella lo haría lo mejor posible, solía debía confiar en ella pero me hubiera gustado que no tomara mi mano tan solo eso basto para sonrojarme acompañado de sus ojos grandes y su sonriendo me sentí presa de su dulzura y amabilidad hasta diría con ganas de saltar a ella pero que diría mi colega de aquello no necesitaba un rumor de acoso en mi vida le respondí formalmente y marché a mi escritorio.

A pesar de tener un proyecto debía hacerme cargo de mi trabajo y ello conllevaba más cosas, en los tiempos libres me reunía con Mery para dejar claro los puntos y gozaba de su comentarios que a pesar de no ser los mejores eran muy acertados poco a poco llegamos a la verdadera forma de un buen proyecto. Cada palabra me enamoraba era el tipo de chica que esperaba muy alegre, locuaz y tierna, pero al observarla supe que estaba lejos de conquistarla ella era heterosexual y me entere de forma casual, el día mismo de su ingreso fuimos a comer para darle la bienvenida las chicas se amontonaron alrededor de ella mientras el jefe y los demás varones gozaban de otra platica en la mesa del frente, las chicas no esperaron nada y comenzaron a dispararle preguntas como cuando lanzas dardos sin descanso dentro de todas esas preguntas vino la que más me interesaba:

- ¿Tienes Novio?- realizo una mueca de confusión manteniendo la expectativo durante algunos segundos

- ¿Novio dicen?, la verdad que hace unos meses que termine con él por ahora estoy en una etapa de luto- Thalia respondió de inmediato ante lo dicho

- ¿Luto? Eso ya no se hace Mery por el contrario deberías ir a buscarte uno mejor y más bueno- siempre tan directa con sus pensamientos

- Thalía no todas podemos cambiar de hombre tan fácil- asevero Hana tratando de hacerle comprender que no todas eran iguales

- Muy cierto cuando uno se enamora las cosas son diferentes - dijo Wanda de forma tímida

- No las entiendo chicas los hombres son para divertirse no para atarlos para eso mejor consíganse un perro que alguien más fiel que ellos no encontraran

- Me hace gracia tu comentario - dijo Yulia quien no comprendia en si todas las relaciones

- Chicas hablo enserio - Thalia queria solo que Mery continuara con su vida de mujer soltera y disponible

En esa platica tonta me di cuenta que ella no era como yo, tenía un futuro como una ama de casa, de seguro era de quien gozaba de despedir a su esposo en la puerta y ponerse a cocinar los fines de semana para disfrutar de un buen vino con él, me puso triste mientras que Yulia soltaba muecas que me decía que entendió mi mala fortuna en el amor.

Las pláticas con Mery se extendían y terminamos muchas veces siendo sacadas por el jefe de seguridad de la empresa, un hombre mayor de un humor muy característico quien decía que terminaríamos canosas y viejas si seguíamos trabajando sin descanso el Sr. Eduard era un gran amigo, él y yo compartimos gustos por las armas, mi favorita era una AK-12 un modelo ruso que quise traer pero no pude por restricción de las leyes así que por un tiempo estuve comprándola por partes y traerla desarmada fue la mejor decisión el también creía que las armas rusas eran excepcionales.

Luego de salir muchas días a altas horas terminaba por dejarla en su casa como retribución a su disponibilidad para el proyecto, muchas veces fui invitada a entrar pero siempre ponía alguna excusa no quería involucrarme y terminar confesándome más adelante seguí en lo mío hasta que un día en la terraza Mery cogió mi mano diciendo que sentía frío solo la mire diciéndole que yo tenía temperatura alta por lo que no me preocupaba no llevar guantes fueron unos minutos mientras lo hacía, pero esos minutos fueron muy largos mi cigarrillo ya se terminaba y yo solo quería salir de ahí no entendía porque hacía cosas tan lindas quería creer que no se daba cuenta porque mantener esperanzas sería muy malo para mi corazón.

Estaba caminando por el corredor hasta que fui abordada por Yulia estaba con muchos libros encima suyo tan solo verme los lanzo a mis brazos y termine cargándolos todo el camino de regreso ese día el ascensor se descompuso y tuve que ir por las escaleras mientras ella me guiaba

- Ya hiciste algún avance con ella

- No te burles de mí, ella es heterosexual y seria incomodo coquetearle cuando ya se sus gustos

- Hay por Dios te he visto coquetearle a millones de chicas sin saber sus gustos como es que ahora eres tan cobarde

- No lo entiendes las chicas eran de afuera en cambio Mery está aquí en la empresa sera incómodo si ella me rechaza

- Entonces tu justificación es que esta aquí en el trabajo

- No quiero terminar dando lastima, sabes cómo me pongo cuando me rompen el corazón

- Mírate eres alta delgada de cabello negro lacio y de ojos muy bonitos, si no fuera heterosexual yo me hubiera confesado

- Estas burlándote verdad ¡tú confesarte¡, de seguro me hubieras acorralado para que yo me confesara como lo hiciste con Mat señorita manipuladora

- Entonces qué pasaría si ahora hago esto Liam

- Que vas hacer no entiendo

Yulia me arrincono en la esquina mientras yo no entendía qué quería hacer y de repente recogió mi pelo dejándolo caer para atrás, su cara estaba muy cerca y todo ello para besarme, no podía creer aquello que pasaba peros sus labios suaves y carnosos estaban sobre mí y ella no besaba nada mal estaba sorprendida por su técnica que había hecho mi corazón saltar pero !que bien besaba! me deje llevar por un momento hasta que ella se alejó

- ¿Qué tal te gusto?

- Fue uno de los mejores besos que he recibido en mi vida

- Me agrada escuchar eso

- Pero esto no cambia nuestra relación

- Estas en lo correcto porque yo aunque bese a miles de lesbianas no me excito si no es con un hombre

- Que lamentable tienes un gran potencial como lesbiana Yulia

- Dejemos esto y regresemos al trabajo ya demoramos mucho

- Oye espera ¿las escaleras tienen cámaras?

- Descuida la cámara de la escalera de primer piso al segundo esta malograda por ello el jefe pidió que la arreglaran por si hay algún incidente

- Pensaste en todo no hay día que no me sorprendas

Yulia sonrió y subimos, dirigiéndonos a su escritorio donde deje los libros cuando me fui a mi escritorio vi que Mery no estaba dentro de un rato ella subió pero tenía la cara pálida como si hubiera visto un fantasma me acerque a decirle sobre los últimos detalles sobre el proyecto pero no me miro, la sentí famélica y un tanto avergonzada pero no hice mayor comentario sobre ello, al llegar la noche le comente a Mery que ya era hora que saliera el proyecto teníamos alrededor de tres meses en ello y con esto de seguro lo aceptaban pero ella no me respondió

- Mery pasa algo porque estás distraída

- Yo quería disculparme con usted Srta. Liam

- Porque te disculpas

- Es que yo no quería espiar ni nada solo subía por las escaleras cuando las vi, fue un accidente
lo juro sentí que debía decirle porque no me gusta mentir

- Viste lo que pasó entre Yulia y yo a eso te refieres

- Si a esa situación pero le juro que solo fue un accidente

- Descuida de seguro te sientes incómoda sobre ello

- No es así, me tomó por sorpresa que estuviera saliendo con la Srta. Yulia no me lo esperaba

- Estas sorprendida porque salgo con Yulia pero no estás ofendida por ver ese tipo de relaciones

- No la verdad eso no me molesta soy muy consecuente con mi acciones la considero una
persona valiosa y la admiro pero yo no soy nadie para juzgarla

- Me siento agradecida por tu respuesta pero te diré que no salgo con Yulia solo somos amigas

- Entonces me dice que usted y ella son amigas con derecho eso es más grave de lo que pensé

- Porque te alarma ello

- Porque uno cuando entra en una relación así, sufre mucho qué hará si se enamora de la Srta. Yulia y ella no quiere nada serio con usted no se sentirá triste por ello

- Me causa gracia lo que me dices, lo que viste fue una manera de molestar de Yulia no lo tomes en serio yo estoy soltera y en busca de un nuevo amor

- Lo entiendo y Gracias por confiar en mi al decirme sobre su privacidad

- Descuida Mery mejor sigamos con el proyecto estamos cerca de la fecha límite

Aun con lo que le dije a Mery ella no cambió para nada su forma de ser siguió siendo honesta eso hizo que me enamorara más, estaba segura que no pasaría nada le dije a Yulia sobre lo que paso con Mery y se echó a reír me molestó durante una semana por ello.

En la fiesta de Wanda todos estuvimos bebiendo hasta tarde era una de esas tardes acompañados de licor y buena música que nos pusimos de humor; por más que tomaba el trago no me embriagué, mis compañeros por lo contrario se veían muy mal, apoyados, sentados o incluso tirados seguían pidiendo alcohol fui a ver dónde estaba Yulia y la encontré en la cocina haciendo un poco de café, al verla me di cuenta que estaba sobria sus ojos mostraban desánimo le tocaba cuidar de los demás y eso la fastidiaba, la acompañe y en uno de los sillones vi a su novio de los más feliz durmiendo acostado sobre el respaldo entonces entendí la irritabilidad que cargaba me pidió ayuda para llevarlo al auto y que pudieran marcharse pues ese día no estaba de humor para cuidar a los demás, cogió la llave del bolsillo de Mat quien balbuceaba que quería un poco de comida, salimos afuera y ahí la deje marchar, al regresar el caos y la suciedad me esperaban luego vi a Mery dormida sobre la mesa, ya era tarde y cada uno empezaba a marcharse pero Mery seguía recostada sobre la mesa cuando la vi estaba babeando me causo gracia y me senté a su lado diciéndole que la llevaría a su casa entonces la cargue y la saque hacia mi auto dejándola en el asiento del copiloto ella me pidió una bolsa, al verla me di cuenta que quería vomitar y mi bebe no estaba listo para recibir tan desagradable experiencia de inmediato me baje y la saque, agachada en la acera con una bolsa dejo salir todo mientras recogía su cabello para que no se manchara fui por unos paños al auto cuando la observe tenía su cabeza apoyada en su rodillas mirándome, le limpie la boca y la lleve de nuevo al auto

- Vamos a tu casa Mery- ella estaba pálida jalándome el brazo

- No Liam por favor no me lleves a casa no puedo ir mi madre se disgustara al verme así

- Entonces a dónde quieres ir

- Me podrías dejar pasar esta noche en tu casa

- Está bien no tengo problema con ello, llamare a tu madre para decirle que estarás conmigo

Llame a su madre quien sonaba más tranquila luego lleve a Mery a mi casa donde le quite el abrigo y la metí en mi cama desgraciadamente yo no tenía habitación para huéspedes y el sillón era muy duro, fui a tomar una ducha y al salir vi a Mery parada no entendí que pasaba me acerque a hablarle y me di cuenta que estaba caminando dormida la cogí de la mano y la lleve a la cama, me senté tratando de secar mi pelo el tenerlo largo era todo un problema y secarlo era un reto al no tener secadora, Mery se volvió a levantar pero ahora estaba abrazándome por detrás

- !Mery duerme!, mañana tenemos trabajo no entiendo porque hacen fiesta entre semana Naty es un caso

- Liam me gustas ...... quiero salir contigo - escuche aquello y pensé que no oí bien aunque seria descortés no responder debía evitar que siguiera con ello

- Mery estas ebria deberías decir esto cuando estés en tus cuatro sentidos

- Lo digo en serio yo quiero ser quien te haga reír - me abrazo por detrás sus cabellos rozaban mi cuello y su boca me susurraba al oído, me puse nerviosa porque no gozaba de autocontrol

- Mery si mañana te recuerdas de esto lo tomare en serio pero por ahora duerme - hice que me soltara para arroparla de nuevo

Me fui a dormir con el corazón a mil por hora mira que decirme eso en mi casa mientras me abraza no entiendo de donde saque la serenidad con la que me mostré, muy temprano por la mañana Mery se había levantado a hacer el desayuno me senté y compartimos un agradable momento, ella me pidió que le prestara ropa debido a que ir con la misma sería muy malo mientras se duchaba coloque la ropa en la cama del cuarto, salí para esperar en la sala durante ese tiempo me fume 4 cigarrillos pensando que lo de anoche fue muy bueno para ser verdad cuando salió le pedí que tomara sus cosas pues debíamos marchar a la empresa, al salir me cogió de la mano, gire para verla y sus ojos miraban al suelo

- Que pasa Mery - se veía tímida ante mis ojos

- Yo quiero salir contigo - repitió de forma dulce y calmada, comprendía a que se refería pero no estaría bien que me involucra sentimentalmente con alguien del trabajo eso generaría problemas después debía evitar la pregunta

- Salir a donde Mery, quieres que te lleve algún lugar - respondió mientras sonreía, levanto la cabeza levantando la voz

- No finjas demencia Liam es demasiado duro el confesarse- aquella determinación suya me perturbaba

- Mery estas confundida hace unos días dijiste que me admirabas seguro eso te hace pensar que te gusto - sacudió la cabeza a los costados

- Se lo que siento y yo quiero que seamos una pareja, al principio me llamaste la atención y cuando me entere que eras lesbiana lo tome como una señal del destino una hermosa señal

- Eres consiente que ¿tú eres heterosexual ? !verdad!

- Si soy consciente de ello pero si puedo amarte no me importa que piensen que soy homosexual- aquellas palabras tocaron mi corazón como no podía importarle que los demás la vean extraño

- Entonces mírame Mery y dímelo - creia que aquello la haría retroceder

Mery levantó la mirada y temblaba cuando me lo dijo, yo me puse roja como un tomate no sabía que decir así que solo la abrace durante un buen rato cuando lo hice recién me di cuenta de lo baja que era y lo cálido que era abrazarla mientras disfrutaba de mi momento feliz sonó mi celular al responder era Yulia diciéndome en donde estaba

- Ya voy al trabajo- respondí mientras observaba mi reloj que me indicaba que llevaba retraso de 20 min

- Es tarde te necesito aquí en este momento - el tono de su voz dejaba sentir su molestia

- De acuerdo ya voy no te molestes aún estoy dentro de hora

- Cogí la mano de Mery y salimos juntas, al llegar la recepcionista me saludo y agrego algo a su habitual comentario “te ves muy feliz algo bueno paso”

- Algo así pero no le tomes importancia - sabia que esa confesión solo me haria feliz a mi

Mery rio mientras me observaba sin darme cuenta ya estaba haciendo muecas también, subimos al ascensor la música de fondo me generaba felicidad, ese día sería el mejor ni bien se abrió fui secuestrada por Yulia quien me llevo a la área de distribución donde debía ajustar los números exactos de la publicación de la revista y Mery se fue a su escritorio; todo la mañana me pase arreglando ello y viendo la calidad de las hojas y el diseño estaba listo para enviar luego de terminar Yulia me miro

- Entonces esa tonta felicidad es por lo de esta mañana - Yulia me miraba mucho pero no mencionó nada sobre mi cara con absoluta alegría hasta ese momento

- De que hablas no se a lo que te refieres - trataba de mencionarlo para evitar correr a abrazar a mi novia

- Eso de venir con Mery trayendo tu ropa no me pareció ser nada - Yulia era muy perceptiva

- ¿Como sabes que es mi ropa? - movió las cejas como si me dijera es en serio

- Pues con solo ver la talla extra que se cargaba Mery era fácil saberlo

- Se veía tan linda con mi ropa me dio ganas de abrazarla un poco más pero gracias a ti tuve que dejar eso de lado

- Esta noche te la llevas otras ves

- No lo creo su madre está en su casa, así que de seguro tendrá que volver y atenderla

- Que mala suerte mira que sería la primera noche alado de tu amorcito

- Deja de burlarte; Mery es una chica muy linda y amable

- Como te confesaste hiciste el ridículo al menos

- No me creerás esto pero ella se me declaro fue algo de locos

- Es en serio quien diría que la presa termino cazando al cazador

- Cállate ni te atrevas a mandarle indirectas a Mery

- Y que te hace pensar que haré ello

- Te conozco Yulia eres el colmo cuando de divertirte se trata, en especial a costo de alguien


Estaba en ello hasta que el Líder Tepes entro riéndose mientras decía que el fin de año tendríamos una bonificación claro si salía la nueva edición y esta era un éxito, nos reímos con él, todos estábamos eufóricos y con más ganas de trabajar.

En la hora del almuerzo marchamos fuera del edificio Yulia aún me acompañaba seguíamos en la plática hasta que Mery vino hacia mi diciéndome al oído

- Podemos almorzar juntas Srta. Liam - como decirle que no cuando era así de linda

- Está bien, nos marchamos ahora Yulia luego hablamos- tomo mi mano gire a ver a Yulia y ella dijo te tiene dominada

- Donde quieres almorzar Mery

- Yo quiero comer hoy comida china así que vayamos al restaurante que queda detrás del edificio - yo solo asentia con la cabeza a todo lo que me decía

- Está bien, comamos comida china

Al llegar me quede con la grata sorpresa que era espacios privados, Mery me miraba constantemente no entendía a qué se debía de seguro tenía algo en la cara que me hacía ver rara de pronto se acercó y se sentó a mi lado me puse nerviosa pero no pude hacer nada me gire para verla pero su mano cogió mi mejilla y se acercó besándome, tome su mano y correspondí a tan bello gesto estuvimos un rato más dándonos besos si era cierto que no tenía técnica o era la mejor pero era tan tiernos y dulces Mery me hacía sentir una sensación indescriptible en mi pecho, entonces la puerta se abrió y la mesera dejo la comida en la mesa nos habíamos alejado ya para ese momento ella volvió a su sitio y disfrutamos de la comida pensando en la hora pues el tiempo de comida no era eterno y volver al trabajo se me hizo difícil me agrado que Mery tomara las iniciativas pero también entendí que con ella era algo instintivo.

Fueron Días muy agradables Mery no era tan tímida como se le veía cada mañana era un día para empezar algo nuevo, los días de oficina solíamos coquetear en las horas de almuerzo y algunas noches caminábamos tomadas de la mano escuchando anécdotas de nuestras madres aquellas que nos han causado tanta gracia, hoy era un día de peticiones como todos los años Mery quería celebrar su cumpleaños con todos los que amaba por ello hacia una reunión en la casa de sus padres, me tomo por sorpresa que me invitara no quería aparecer ahí y mirar a sus padres cuando yo era la causante de que su hija se fuera del buen camino como lo alegaban las personas que decían ser normales; no quería hacerle un desaire, cogí su mejilla con mi mano mientras la suya cubría la mía y al abrir sus ojos grandes me dijo

- Vendrás verdad- con aquella ternura que me solía dejar un tanto fuera de la realidad y fantaseando

En ese momento intente decir algo que no entusiasmara mucho a Mery debido a que Yulia, quien me había pedido que ayudara con el aspecto creativo de la revista a salir pero no había dicho el día capaz por una intervención divina podía ser que aquel día “me llamara” le dije a Mery pero asintió con tristeza pensando que una vez más el trabajo nos quitaría una gran oportunidad; ya había pasado antes, lo mejor de todo era que Mery me cancelo más veces que yo a ella y eso hacía que no me sintiera culpable como cuando le quiebras los platos a tu madre pero los oculta para no temblar de dolor que épocas tan difíciles pues lo peor venía después vivir con la culpa al ver a tu madre pensando con tristeza que habrá pasado con su porcelana, en especial mi madre era ese tipo de mujer que gozaba de una agradable cena acompañada de una buena vajilla la cual era resguardaba en la sala por una gran vidrial para que lo admiraras, me sentía de esa manera culpable y sin derecho a fianza, ya era fin de semana y como Dios no estaba de mi lado esa llamada nunca llego nuestro brillante viernes se convirtió en el día que más animo a Mery me senté en el sofá a mirar la televisión tratando de calmar mis ganas de pegármele como un chicle sé que no la molestaba pero el ser melosa en el inicio de la relación podría hacer que se enfriara luego, cogí el control y cambie sin mirar realmente la pantalla pensando que había pasado un mes juntas pero no habíamos tenido la oportunidad de compartir como quería, entre el trabajo y las actividades que había por la empresa era casi un sueño un beso o algo más íntimo no estaba acostumbrada a ello pues mis antiguas relaciones siempre habían sido un tanto veloces en donde un beso siempre llevo a una noche en la cama para tomar un desayuno en la mañana, llamar unas veces quedando uno que otro lugar sin nada fijo y terminando al mes.

Mery era otro tipo de chica ella quería algo serio me hacía sentir segura sobre mi postura con ella pero me mantenía al filo porque no sabía cómo reaccionar a sus avances no esperaba encontrarme en esa situación seguía en mis pensamientos cuando Mery vino hacia mí sentándose entre mis piernas de inmediato la abrace mientras olía su cabello en aquel trance maravilloso de besarle el cuello ella me dijo

- Estas muy pensativa Liam que es lo que te preocupa

- Cosas del trabajo

- Deberías dejar las preocupaciones del trabajo fuera de esa puerta- señaló a la entrada; parecía una niña diciéndome lo obvio

- Lo entiendo Mery pero aun no estoy acostumbrada a dejar mi trabajo fuera de mi vida personal – era en esos momentos íntimos donde la ideas volaban a mi cabeza dándome un nuevo proyecto y sentía que debía darle un poco más de espacio en mi mente a Mery pero si supiera que toda la semana estuve torturándome en cómo negarme a ir con sus padres la pondría triste, sé que era muy rápido el ir a ver a sus papas también, sabía que no era una petición de mano pero eso no me quitaba los nervios, que iba hacer si les caía mal, luego cuando supieran la verdad se negarían y eso indispondría a Mery quien ama a sus padres, también sabía que no era su culpa que empezáramos una relación un mes antes de su cumpleaños

- Lo sé pero aun así quiero que ambas podamos pensar en esto además pasamos muy poco tiempo juntas- me decía con una voz dulce, recosté mi cabeza sobre su espalda tratando de reconfortarme

- Lo sé yo también te he extrañado en esos días de trabajo a morir- aun recostada en su espalda Mery volteo para verme no entendí que pasaba pero en sus ojos había un aire cariñoso me miró durante un rato más, levanté mi mano para acariciarla su respuesta fue un abrazo; entonces volvió a mí la idea de su cumpleaños comprendía lo especial que sería para ella pero las horas me jugaban en contra decidí preguntar un poco sobre sus padres para evitar equivocarme me comento muchas cosas y sus padres eran de lo más quisquillosos, no sabía que cara hacia cuando me conto pero por dentro estaba que me moría eran tantas cosas que temía que por los nervios terminara olvidándolas

Muy temprano por la mañana del Sábado me levante Mery estaba en la cocina haciendo el desayuno me apoye en la puerta a observarla y note que llevaba puesto una de mis camisetas que por cierto le quedaba ancha y un lindo short que guarde en el fondo de mi cajón que no supe cuando tomo, estaba ahí cantando solo el observar que hubiera alguien cocinándome me hacía muy feliz seguí así un buen rato pensando que mi futuro estaría acompañado de aquella bella silueta y de su canto mañanero aunque también no estaría mal cocinar algo de vez en cuando me acerco despacio para sorprenderla

- Liam dormiste bien

- Ohh!, no debiste darte cuenta de mi presencia

- Querías sorprenderme – dijo con su suave voz

- Si quería hacerlo- respondí desanimada

- Más suerte para la próxima- toco mi nariz y fue hacia la mesa llevando los platos

- Tendré mi revancha Mery- estaba apoyada en la refrigeradora mientras hacía pucheros por que no salió como quería y al volver a verla ella estaba besándome

- Deja de hacer esos pucheros- ella sonrió para luego agregar;-aunque me encanta que los hagas

- Sabes cómo hacer que cambie de humor tan rápido que me estoy asustando

- ¿Porque te asusta?

- Porque serás como el timón de mi auto no podré ir a ningún lado sin ti

- Quiero serlo y por siempre

Me reía pero lejos de dejarlo fui hacia ella y nos besamos durante unos minutos era lo mucho que podíamos hacer juntas, sentadas alado de la ventana observamos el cielo quien no se veía contento estaba cubierto de nubes era un día lluvioso, parecía que Dios no quería ayudarme, estaba lejos de pasar el disfrutar de una buena charla en el jardín de la casa de Mery pensaba que el sol o el cielo calmado podía ayudar a que nuestro humor sea mejor pero no pasaría ese día, Mery fue a ducharse de camino teníamos que comprar presentes para llegar a casa de sus padres tomé mi café mientras observaba como el cielo lloraba entonces recordé porque no me agradaba los días lluviosos una fecha como esa mi Tía había muerto una enfermedad la arrancó de nuestro lado recordé aquellas melancólicos días toda mi familia era muy apegada a ella quien no gozaba de hijos o esposo, esa noticia nos afectó mucho y en su memoria mi padre y yo lo recordábamos con su bebida favorita, el café era lo único que podía hacer que comenzará de buen ánimo y todos los días eran buenos para tomarlo; entre mis recuerdos me percate que el agua del baño dejo de caer y fui hacia allá, pensé en espiar pero me cobarde estando ahí así que lo deje sin embargo espere ahí sentada en el piso imaginado que conjunto llevar para esta ocasión, ella salió del baño con la bata y el cabello mojado

- Que haces ahí Liam

- Esperaba que salieras para ducharme

- ya está libre el baño entra a bañarte

- Voy Mery

Al terminar Salí del baño como era costumbre lleve solo ropa interior y me puse la bata encima era lo más natural para mí el pasar por el pasillo hacia la habitación mientras sacudía mi cabello con mi mano intentando secarlo más rápido porque no tenía otra toalla, Mery seguía maquillándose que al verme por el espejo se sonrojo y al voltear nuestra miradas se encontraron, me cubrí avergonzada marchándose hacia el cuarto de al lado entendía que debía ser más desinhibida pero las cosas de coqueteo normal era algo que no podía manejar con Mery quien me gustaba mucho no sabía que estaba bien o que estaba mal.

Salí llevando mi mejor conjunto un sacón largo, una blusa blanca con pantalones negros y unos zapatos de plataforma recta decidí llevar el cabello suelto para evitar pensar en que peinado tener, sentía que mi cabello transmitiría la elegancia y deportividad de mi personalidad, entre al cuarto por crema y Mery había terminado por ponerse el vestido rojo que compro, al verlo aprecie lo ceñido que era en la parte superior y lo suelto en forma de cola por detrás el diseño era muy hermoso su figura se veía muy sexy me quedo observando un rato y ahí estaba mi mala costumbre otra vez, recordé a que venía sentándome en la cama para sacar la crema del cajón de la mesa de noche, Mery pidió mi ayuda, el subirle el cierre a tu amante era de lo más provocativo según yo, quien tenía más experiencia en bajarlos.

Luego de aquella demostración de sensualidad salimos primero hacia el centro comercial donde una de las amigas de Mery le tenía preparado un ramo de tulipanes para su madre quien era una amante de la jardinería pero no tan buena cocinando según lo que me dijo, ahí conocí a Yeny quien me agrado mucho tenía la chispa de una vendedora astuta pues bastó unos minutos para que me convenciera de comprar también pero Mery me sacó de ahí diciéndome que no era necesario nos despedimos con un beso en la mejilla, pasamos por una buena botella de vino y un pequeña torta de selva negra porque su padre como buen chef y repostero gozaba de estos manjares. Yendo hacia la playa de estacionamiento el celular de Mery sonó, al ver que era su madre respondió de inmediato la noticia era que estaban varados en la parte oeste de la ciudad pues el auto se malogro y llamaron a la grúa para que lo remolcara a un taller mecánico donde lo dejaron pero ahora estaban sin dinero y con frío por la baja temperatura del ambiente y nos dirigimos hacia allá; pare cerca del paradero para que ellos puedan subir. Salude con mucho respeto y me mantuve seria, sus padres eran bajitos y con una apariencia muy tierna justo como se veía Mery cuando la conocí

- Hija que bueno que viniste a recogernos

- No se preocupen estábamos por la zona

- Tu amiga debe pensar que fue un lio venir por acá

- Pierdan cuidado estábamos muy cerca- aunque la verdad era que estábamos al otro lado de allí ; -pueden usar las mantas que se encuentran alado de ustedes el frió es más intenso por estos días

- Si últimamente siento que me duelen más los huesos - respondió su mamá mientras arropaba a su marido

- Gracias Liam vemos que tu andas muy prevenida con todo- dijo su padre con un sonrisa en su rostro la cual aprecie por el retrovisor

- La verdad es que siempre llevo esa mantas debes en cuando tenía que dormir en el auto

- Es que no tenías donde dormir pequeñita

- Algo así, durante un tiempo tuve unas situaciones un tanto difíciles

- Pero ahora que Mery es tu amiga le puedes pedir cualquier favor ella no es muy perceptiva que digamos pero su nobleza es muy grande

- Mamá Yuli, ella sabe que es bienvenida a mi casa

- Muy bien hijita- sus padres seguían cobijandose en la parte posterior con un ambiente armonioso como aquel era fácil conversar, la familia de Mery era muy cálida diferente a lo que menciono Mery pensaba que ella se dio cuenta de mi miedo y trato de ponerme aprueba

Conversamos durante un buen tiempo, riéndonos mientras me contaban sobre la vida en el campo aquellos recuerdos eran también de la infancia de Mery el saberlos me hizo sentir más cercana. La casa de los padres de Mery quedaba por los bosques de eucalipto un poco lejos de la ciudad, al bajar del auto llevamos adentro todos los presentes y compartimos el vino Borgoña, unas galletitas de champan rondaron y un poco más tarde vinieron primos, amigos y otros parientes.

Mery me presento a todos, muy buenas personas al parecer la mayoría poseía un aire hogareña, lo que no me esperaba que el exnovio de Mery apareciera también con un ramo de rosas en la entrada su ingreso vino con un abrazo y un beso en la mejilla, fue algo muy incómodo al mirarlos no entendía que le pasaba por la cabeza a ese tipo para venir a interrumpir el ambiente tan armonioso que había, durante toda la velada estuvo pegado a Mery pero ella parecía incomoda no podía hacer nada porque estallar con mis celos enfrente de todos dejaría mal mi imagen y pondría triste a Mery la vigilaba para evitar que algo más pasara, me mantuve cerca de sus padres pues la mayoría estaba reunido con ellos, entable un charla pequeña con Jhoan el primo quien comento que era bombero en una de las sedes de la ciudad, le agradecí por su labor pues tuve un incidente con un incendio y los bomberos me ayudaron mucho en ese entonces el lloro de emoción diciendo que se sentía bien que la gente reconociera su labor su mujer fue quien nos comentó a que se debía esas lágrimas, luego conocí a Sally la tía de Mery quien me dijo que si algún día quería un poco de Yogurt natural podía visitarla en su finca que estaba a dos kilómetros de esta casa le dije que muy pronto iría por mi caja.

Charle con Edyson quien hablaba muy rápido y era poco lo que le comprendía, después se unió Sara con un par de bebidas los minutos siguientes Lucas se integró pensando que los jóvenes debían estar en un grupo diferente y posteriormente Rosa, Terry y su gemelo Larry quienes tenían curiosidad de saber cómo conocí a Mery la plática se encamino a los días que todos ellos eran niños fueron momentos que compartieron en la escuela y me prometieron que si había otra reunión traerían fotos de los álbumes escolares aparte les comente sobre mi trabajo y les dije que si hacia una fiesta en mi apartamento los llamaría, sellándolo con el intercambio de nuestros números telefónicos.

Busque a Mery entre todas las personas mientras tomaba sorbos de cerveza hasta que la encontré y la seguí con mis ojos la vi salir con su exnovio, me dirigía a ver qué ocurría, al pasar alado del Tío Bob el me sujeto para bailar no pude negarme y hacerle un desaire; al término de la canción fui hacia la entrada de inmediato Mery entró sonriendo de forma forzada mire por la ventana y su exnovio estaba golpeando el pilar de la entrada, entonces Mery me jalo abrazándome no sabía si estaba bien hacerlo enfrente de todos pero la abrace fuerte esperaba sus miradas confundidas sin embargo ocurrió lo contrario porque todos se unieron diciendo: abrazo familiar rodeándonos, me pareció algo raro pero muy lindo.

Luego de ese intervalo tan apapachable Mery me llevo a su habitación donde conversamos sobre lo que paso me comento que le dijo para volver, que la amaba pero entonces ella le dijo que estaba saliendo ya con alguien a lo que le grito “tan fácil fue olvidarme” que no tenía consideración por su persona este tipo de comentarios lastimaron a Mery porque la hacían ver como alguien sin corazón salir de una relación y entrar en otra de forma tan fácil si bien era cierto que no era lo mejor porque las heridas del corazón no se cerraban tan fácilmente y yo podía ser solo el reemplazo para que no se sienta sola pero no quería juzgarla pues si ella eligió empezar algo conmigo sus razones debía tener, la mantuve en mis brazos para calmarla y hacer que olvidara el mal momento

- No me arrepiento de nada porque te amo Liam- escucharla decir eso en momentos como esos me hacía sentir segura haciendo que el miedo se disipara por momentos

- yo también te amo Mery- levanto sus ojitos color caramelo sonriendo ante mi respuesta

- quiero que lo digas otra vez- no cabía duda que tenía miedo, Mery era heterosexual y podía algún día despertar y darse cuenta que no quería seguir en una relación conmigo pero no podía hacer nada más que solo dar lo mejor de mí, transmitiéndole mis sentimientos

- Mery te amo, Mery te amo ,Mery te amo- lo repetí un par de veces más para que se calmara mientras ella frotaba su rostro en mi pecho buscando un rinconcito de calor y protección

Volvimos a la fiesta y seguimos riéndonos, cooperamos con algunos juegos de mesa donde perdí contra Rubén el papá de Mery quien era un experto en el Twister después de ello se levantó diciendo: “fue la ronda más larga que tuve”, la velada estaba muy animada minutos después mi celular sonó, para no interrumpir la plática me retire hacia afuera a contestar -era mi padre

- Liam estoy en la entrada de tu casa ábreme

- Padre no estoy en casa ahora estoy con unos amigos

- Vas a dejar que tu padre se quede afuera además sabes muy bien que tu madre y yo estamos peleados no quiero pasar un mal rato hoy porque estoy cansado, el viaje de Brasil no fue el más cómodo

- Volver ahora sería en vano sabes que no tengo más camas en mi apartamento porque no vas a un hotel ahí estarás más cómodo

- Te dije que quiero que vengas ¡ya¡ debemos hablar, además los hoteles no son de mi agrado- ese comentario último se debía a que mi padre no podía dormir en una cama ajena que no sea la suya y que además de ser un hombre ahorrador creía que ese dinero sería mejor invertido en algún proyecto por ello no se daba el lujo de gastar a sus anchas

- Lo entiendo volveré espera por mí, dentro de una hora estoy por allá- mire el reloj con desanimo era tarde y la carretera estaba oscura ¡demonios! Que ganas de arruinarme la noche

Tenía una buena noche después de tiempo y por otro lado estaba mi padre exigiendo que regrese, lo pensé bien y sabía que él no me dejaría en paz así que debía marchar rumbo a casa, me despedí de todos muchas de las muecas fueron de descontento mientras que los primos de Mery me pidieron quedarme alegando que había las suficientes habitaciones en aquella casa le dije que no era algo que podía manejar asintieron con desanimo, cogí mi abrigo revise si en mi bolsillo estaban las llaves del auto ¡bingo! Ahí estaban.

Mery tomo mi mano y me acompaño a la puerta, caminaba lento y por tiempos se detenía en el camino a la salida no era largo pero poseían un pequeño jardín con plantas que tapaban la cerca seguimos en silencio hasta mi coche donde su tono suave me encandilo

- No puedes quedarte, el camino esta oscuro y hace mucho frio

- Me gustaría quedarme Mery pero mi padre está en mi casa y parece que quiere hablar algo urgente conmigo- bese su mano

- Si es así no queda de otra cuídate mucho y llámame al llegar- estaba ahí otra vez ese puchero que hacia cuando algo no le gustaba sus mejillitas blancas y rechonchas no quería dejarla con ese gesto así que trate de sonar reconfortante

- Me gusta que me cuides si pudiera me quedaría para dormir acurrucadas en tu cama

Mery rio estaba ahí esos lindos hoyuelos me retire con aquel gesto que me encantaba en mi mente pero poco después volvió a mi el descontento de no seguir la celebración, llegando a casa no encontré a mi padre en la entrada entonces supe que él ya estaba adentro para corroborarlo ingrese y como sospechaba ahí estaba disfrutando de una taza de café y un libro en mi sofá

- Buenas noches Padre, que es lo que es tan urgente que no podía esperar- dije con tono severo dejando mis cosas en la repisa

- Mañana debemos ir al mausoleo de mi hermana

- El mausoleo de mi Tía porque

- Tu abuelo ha viajado de Londres para visitarla y como familia debemos acompañarlo

- Pero eso podías decírmelo por teléfono

- También quería saber cómo te está yendo- otra vez ahí estaba el verdadero motivo del porque mi padre fuera visitarme después de que salí de su hogar, no tenía cuando acabar ese asunto, había dos posiciones o me casaba o el terminaba muriendo porque ambos éramos tan tercos que si no fuera porque mi padre era un hombre orgulloso y que odia las peleas nos hubiéramos dicho la vela verde

- Muy bien, el trabajo es muy satisfactorio

- No tienes nada más que decir

- Ya entiendo quieres saber sobre mi vida personal- la mueca de mi padre me decía que ese era el tema ; - no tengo pareja y sobre lo de la familia no creo que sea por lo pronto

- Entonces aclarado ello te dejo, debo ir a mi hotel- me indigne ante lo que mencione como es que era tan caprichoso como para salirse con la suya no cabía duda que era un experto manipulador pero no pensaba rendirme debía seguir en la lucha porque al fin y al cabo era mi vida fue entonces que le replique

- Padre porque si te hospedabas en un hotel me hiciste regresar

- Porque quiero que mañana estés muy presentable con tu abuelo y te espero ahí a las 9:00 debemos recibirlo como se debe- dios mío estaba ahí yo haciendo lo que él se le antojase volví a mirar el reloj estaba cansada después de todo era tarde para seguir discutiendo, pensé en ser buena por esta vez y dejarlo pasar

- Como digas padre me iré a descansar- asevere con una sensación de amargura en mi boca

Mi padre salió con un rostro de fastidio al cual no le tome importancia, me saque el saco y tome una copa de vino, después de una ducha refrescante recordé que Mery me pidió que la llamara para avisarle sobre mi llegada de inmediato cogí el teléfono y lo hice, ella parecía más calmada y le indique que el Domingo tenía que asistir a un asunto familiar por tal motivo no estaría disponible debido a que la señal no llegaba a ese lugar, pase un domingo caótico acompañado de mi familia quienes no gozaban del mejor humor y si podía decir que el aspecto amable de mi persona venia de los parientes maternos que tenía por tal motivo mi madre siempre fue tan dulce con nosotros mientras mi padre era severo y muy serio.

Era ya lunes retome mi rutina, fui temprano al trabajo me topé con las mismas personas pero esta vez en mi escritorio estaba sentada Yulia quien sabia sobre mi temor de ir con la familia de Mery recogí el café de mi mesa que claro era una ofrenda de amistad de Yulia, con solo verme supuso que todo estaba bien saludo y retorno a su escritorio para empezar su trabajo, me senté y saque una nota donde puse “dale a cada día la oportunidad de ser el mejor día de tu vida” lo pegue en la parte superior de mi computadora tenía muchos emails que abrir y la mañana era corta, eche un vistazo al escritorio de Mery ella aún no había llegado me tome la molestia de poner unas galletas que compre en el minimarket de abajo y escribir la misma frase en un papel pegado en su monitor para posteriormente escabullirme a mi lugar de trabajo, los pasos de los demás se escuchaban por el pasillo, tome mi postura habitual recogí mi cabello y comenzó el trabajo típico con mucha energía, de reojo vi subir a Mery acompañada de Tania la secretaria del jefe Tepes ambas reían y parecían muy íntimas se dirigieron hacia el fondo para sus escritorios yo también debía seguir en lo mío.

Las horas corrían entre archivos y revisiones me concentre al 100 % fue tanto así que no me percate de la hora del almuerzo aún me faltaba revisar 5 archivos más para hacer el diseño fue entonces que recibí un mensaje de Mery diciéndome que iría a comer por esta vez con Tina le respondí que estaba bien que compartiera su tiempo con sus amigas que luego nosotras podíamos pasar un tiempo juntas y como era de esperarse ambas salieron minutos después, sin Mery esperándome volví al trabajo no tenía mucha hambre, mi cuerpo se sentía pesado poco después ya me encontraba bostezando por el cansancio viendo la hora supe que solo faltaba 30 min para el término del receso alguien golpeo mi cabeza, al volverme vi que era Yulia

- Cabeza de chorlito no vas a comer nada- se sentó en la parte derecha de mi escritorio volteé mi silla para verla

- No tengo hambre

- Entonces guardare este sándwich para luego- Yulia mostro el sándwich por un momento quería seguir con mi trabajo pero sabía que si me saltaba la comida estaria sin energía después y la ronda de la tarde no era tan corta

- No espera, vamos a comer a la terraza y de paso quiero charlar un rato- Yulia se dirigió a la puerta pero yo aún no guardaba el avance de mi trabajo mientras lo hacia ella ya se estaba impacientando sabía que la paciencia no era su mejor virtud

- Como tu desees Liam, párate o es que ahora estas pegada a la silla

- Claro que puedo pararme- caminamos hacia la terraza y cerramos la puerta para evitar que alguien escuchara sobre mi conversación tabú nadie de la empresa a excepción de mi amigos cercanos sabia sobre mi opción sexual

- Como te fue con los padres de Mery

- La verdad muy bien, son grandiosas personas muy parecidos a Mery todos fueron agradables conmigo- aquello lo dije orgullosa porque no había algo tan grato como caerle bien a los padre de tu novia

- Paso algo más hiciste un avance- dijo Yulia levantado su ceja mientras me ofreció la bolsa de sándwich

- La verdad fue un gran paso conocer a su familia

- No hable de eso te pregunto sobre el lado intimo

- Ahh eso, la verdad que no pude hacerlo mi padre vino esa noche de visita y tuve que dejar a Mery en la casa de sus padres

- Es grandioso pensar que ya está pasando un mes y nada de nada

- No hables así, si te soy sincera me es difícil avanzar como lo hacía con las demás, Mery es especial y no quiero que piense mal

- Ohh por Dios floreció tu caballerosidad no me esperaba este tipo de actitud con ella pensé que ya estabas por terminar

- Suena cruel de mi parte pero también lo creí, pero veme ya estamos un mes y esta semana comienza

- Felicidades, olvidaba decirte que Tania también le gusta las chicas así que ten cuidado con ella

- Confió en Mery pero de todos modos la vigilare para evitar malos entendidos

Me detuve a comer el sándwich mientras Yulia cantaba “Pero aún sigo viéndote” de Libido sus grupos musicales eran muy parecidos a los míos y nos deteníamos durante un intervalo para cantar y bailar, el viento soplaba en dirección del sur y el cabello de Yulia era jalado hacia esa dirección nos miramos sonriendo, los viajes de fin de semana que teníamos ya no estaban, hacíamos esos viajes para escapar de la realidad cuando nos hartamos de la ciudad huíamos para sumergirnos en lagos, el mar, arena o a veces una bañera de un hotel, tomando hasta tarde y bailando como locas, momentos que no reemplazare con nada, Yulia se acercó apoyándose sobre mi pecho suspirando en ese momento Marco nos vio

- Que paso chicas poniéndose nostálgicas

- Algo así

- Marco deberías dejar que mi amor y yo gocemos de la brisa acompañado de un tierno abrazo- Marco soltó una risa y Yulia no se movió ni un ápice, era natural que era una broma pues ella estaba con Mat

- Entonces las dejo pero antes de ello, Yulia ven a mi oficina debemos hablar sobre la última publicación

- De acuerdo iré

Ambos seguimos en la misma posición hasta que Yulia vio su reloj y salió no sin antes soltar la frase “si crees que puedes ya estas a medio camino” la mire sonriendo mientras se alejaba con la mano, me di cuenta que al final no me fume un cigarrillo era lo que usualmente hacia después del almuerzo no había más tiempo solo me quedo botar la bolsa del sándwich y tomar un poco de agua, estire mi cuerpo y regrese a la rígida silla que me esperaba, por otro lado el pequeño detalle dejado fue agradecido por Mery con un bonito mensaje que me animo a terminar todo el trabajo que se me acumulo.

El fin de semana era un día que debía pasar con Mery pero Yulia me pidió salir un rato por un par de copas en algún bar del centro ese era el plan y le haría bien porque Yulia parecía melancólica aunque nadie lo notaba yo siempre me daba cuenta, acompañe a Yulia y bebimos hasta tarde ya estando un poco mareadas Yulia me invito a su casa; al tener unas copas más el manejar era impensable deje mi auto en la playa de estacionamiento del supermercado le dije para tomar un taxi pero me dijo que caminar sería mucho mejor asentí con la cabeza, las conversaciones fueron aleatorias y sin mucha relevancia al llegar a su casa saque vasos mientras Yulia se cambiaba con su pijama, revisando la repisa me di con la sorpresa de un sinfín de bebidas las etiquetas eran claras vodka, ron, absenta, sidra cerveza, vino, pisco ,brandy, coñac y whisky me preocupe por el tipo de vida que estaba llevando entonces vino a mí la pregunta de qué había sucedido para que ella comprara tanto licor, yo había dejado un mes de venir entendí que algo la estaba atormentando, prepare un coctel de frutas lleve los vasos y echadas en el sofá intente que me contara sobre el problema que tenia

- Liam, siempre me pregunte porque mi madre no volvió por mi

- No lo sé Yulia debió haber un motivo para ello el cual desconocemos- deje mi vaso para escucharla porque quería estar en mis cuatro sentidos si es que ella me pedía un consejo

- Hace unos días mi madre apareció en mi puerta

- Tu madre , recuerdas la cara de tu madre

- Nunca la olvidare, ella me prometió que volvería pero nunca lo hizo

- ¿Qué es lo que quería?

- Me pidió que conviviéramos y lo más gracioso de todo ello es que me pidió perdón

- Entonces conversaste con ella

- Si la escuche y me dijo que no pudo volver por mi porque mi padre no quería, me dijo que abandonaron a mi hermano en otro orfanato y hace tres años mi padre murió en una de las calles del pueblo se había ahogado con su vomito que manera más miserable de morir verdad

- ¿Y recupero a tu hermano?

- Mi hermano solo tenía cinco años por lo que no creo que recuerde bien pensé que él estaba con ellos le pedí que me dijera en que orfanato estaba

- Pero dijo que ya fue a buscarlo y no lo encontró aun así le exigí que me dijera el nombre luego de ello le demande que no me buscara porque ya no confiaba en ella y una familia es algo que no necesitaba ella se marchó llorando pero ni una sola ves sentí lastima me preocupe por saber que había sido de mi pequeño hermano no negare que los busque por un tiempo pero se mudaban tanto mis padres que los rastros desaparecían lo único que podía hacerme feliz es que mi padre no hubiera abandonado a mi hermano y esa escoria lo hizo

- Entiendo no te tortures Yulia te ayudare a buscarlo

Yulia lloro durante un buen rato momentos como ese eran muy raros ella era una mujer muy fuerte e indiferente a los temas pero eso la había marcado muy en el fondo mientras lloraba se quedó dormida, la acosté en su cama y me fui a dormir al sofá esperaba que no se despertara en medio de la noche gritando como siempre, aunque me menciono que ya no pasaba desde que Mat llego a su casa conocí esto trauma cuando me hospede en su hogar por una temporada eso debido a que mi padre me boto de casa porque me resistí a no aceptar que manejara mi vida amorosa pase dificultades pero conseguí un trabajo no obstante recién recibiría un sueldo al terminar el mes no tenía nada más que mi auto, me quedo solo dormir ahí hasta que conocí a Yulia quien me dejo quedarme por medio año con ella, sabia sobre sus manías y sus traumas causados por sus recuerdos dolorosos que no superaba, me tuve que retirar porque su novio deseaba quedarse con ella no me hice problemas, con el dinero suficiente logre pagar mi renta pero nunca supe cuando él se fue con solo ver el apartamento entendí que el ya no venía, muchas de las cosas que solían estar en el mostrador o en las repisas ya no estaban fui a limpiar lo que hicimos y regrese a dormir a lado suyo, al despertar ella me había dejado sin frazada mi cuerpo me dolía y sabía que me resfriaría pues empecé a estornudar entonces vi mi celular el cual no tenía batería busque el cajón de Yulia donde se encontraban los cargadores y ahí estaba el que necesitaba al prenderlo vi que tenía llamadas de Mery alrededor de 6 la llame para saber qué había pasado

- Buenos días cariño porque me llamaste ayer

- Yo quería saber si podíamos almorzar juntas en mi casa es que vino alguien muy importante y yo quiero que lo conozcas

- Lo hare cariño bajare dime la hora y estaré ahí

- Liam estas indispuesta siento tu voz un poco quebrada

- No cariño estoy con inicios de gripe pero quiero ir a conocer a esa persona si es importante para ti lo es para mi

- Entonces nos vemos a las dos en mi casa

Fui por las pastillas para el dolor de cabeza gracias a dios estaban en el mismo lugar donde los deje cuando me marche, cogí fruta e hice un jugo, freí un poco de tocino y compre tostadas pero Yulia aún no se levantaba ya era las 10 de la mañana me dirigí al cuarto y me despedí de Yulia que aún estaba soñolienta le di un beso en la frente dejándole una nota en la mesa.

Llegue a mi apartamento entre en la ducha, tome ropa del armario con un par de zapatos de charol, tome las llaves y no podía faltar mi caja de cigarrillos mentolados, baje hacia la recepción donde Pedro estaba vigilando por las cámaras la playa de estacionamiento nos saludamos y le pedí que me avisara si llegaba algún documento para mí en el camino entre a una cafetería y pedir un café para llevar me dijeron que esperara un momento pague y salí a fumar afuera por la apuranza no pude secar mi cabello y este estaba mojando mi espalda fue entonces que paso un viento helado generándome escalofríos volví a ingresar a tomar mi pedido, subí al auto y fui al departamento de Mery me estacione al frente.

Al cruzar la calle un muchacho llamo mi atención tenía mi mismo porte, cabellos dorados y mirada seria, su forma de vestir era muy a mi estilo aunque la coincidencia en colores podía hacernos ver como esas parejas que usaba ropa a conjunto me causo gracia, que hacia dándole tanta importancia a un extraño, cruce percatándome que ambos nos dirigíamos a la entrada del edificio pensé en que podía ser otro inquilino, subí el ascensor y baje en el quinto piso pero él seguía ahí fui hacia la puerta, toque el timbre y abrió Mery

- veo que te acompaño mi sobrino

- ¿Tu sobrino Mery?, yo solo lo vi en la entrada

- Él no es muy comunicativo pero es un gran chico- me gire a verlo bien como Mery dijo parecía un muchacho agradable estire mi mano y esta fue bien recibida

- Buenas tardes, mi nombre es Liam

- Buenas tardes Liam mi nombre es Ed – sus ojos eran similares a los de Mery su cabello algo similar pero carecía de la dulzura que emanaba su familia

- Encantada de conocerte Ed será mejor que entremos adentro- asintió con la cabeza dejándome entrar primero

- Si entren, Ed compraste tus cigarrillos

- Si, aunque me sorprendió que no hubieron los Lucky Strike mentolados camine mucho y no pude encontrarlos

- Ed fumas esa marca, ¡adivina que! yo tengo quieres uno- asome la caja y él se acercó para sentarse en la mesa su vista estaba ahí y la tomo

- En serio!, muchas gracias la verdad como no habían me toco comprar los no mentolados y no me agradan tanto

- Hagamos esto, toma mi caja y dame esa, una cortesía de mi parte aunque falta uno no te molesta verdad

- No te preocupes ya de por si encontrar estos me ha hecho feliz

- Ustedes se parecen, esto me recordó que Ed usualmente no habla mucho - dijo Mery y el muchacho asintió con la cabeza, ella seguía observándonos de tanto en tanto soltaba un gesto complaciente; si bien era cierto que ambos gozábamos de cigarrillos y conforme hablamos más los gustos eran parecidos no era del todo porque no coincidíamos en deportes porque a mí me encantaba la natación y a él le fascinaba los partidos de básquet si fuera heterosexual yo me hubiera sentido atraída hacia ese muchacho pero Mery era lo mejor que me había pasado y pertenecer a su familia era grandioso

- ¿Qué edad tienes?– solo faltaba que tuviera la misma edad me decía, eso sería demasiado coincidencia

- Tengo 16 años – me sorprendí pues mi yo heterosexual en un mundo paralelo quería conquistar a un muchacho mucho menor ya me imaginaba en la cárcel por infringir leyes al verlo supe que esa apariencia era engañosa pues era un tanto más alto de lo normal todo seguro había sido favorecido por el básquet, me sentí aliviada porque mi otro teoría en este mundo actual seria que era mi gemelo no reconocido tal vez solo lo estaba sobre pensando mucho

- Ed es menor de edad Liam, no parece verdad

- No, te ves mucho más maduro – Mery dejo el cuenco de verduras en la mesa quise pararme a ayudar pero ella puso la mano en mi hombre y susurrándome que acompañara a Ed

- Pienso que alguien genial como tú no va tan acorde a mi tía, pocas veces tengo buenas platicas con personas mayores siempre son tan anticuados

- Me agrada escucharte que soy interesante para alguien tan joven como tu Ed- Mery se sentó a mi costado tomando mi mano sorprendida observe su rostro y volví a girar para ver a Ed

- Liam es mi persona especial por ello quería que la conocieras- su voz se suavizo al decirlo aquello me genero confianza

- Lo se me la ibas a presentar en tu cumpleaños pero no pude venir porque mi madre retraso el viaje

- Será mejor que sirva de una vez, Ed tiene el tiempo medido

- Mi mamá solo vino a comprar unos materiales para sus vestidos y hoy marchamos de regreso

- A que te dedicas actualmente Ed

- Falta poco para que termine el colegio y luego de ello estaré en el mundo de la fotografía que es mi pasión

- Fantástico, deseo que te valla bien

- Gracias, antes de que regrese mi tía me gustaría decirte que se sobre su relación

- Te refieres a lo que hay entre Mery y yo

- Sí! es muy obvio con solo ver a mi tía, hasta parece que le salen corazones

- Debo suponer que lo entiendes verdad lo complicado de nuestra situación

- Comprendo muy bien, en el mundo del arte la vida es muy bohemia tengo muchos amigos con la misma situación pero tengo que decir que me sorprendió lo de mi tía ella tiene el aire de buena esposa me la imaginaba con una familia

- Lo entiendo, cuando la conocí supe que no era lo suyo pero fue ella quien se declaro

- Mi tía lo hizo, no me lo creo

- Suena raro verdad, pero así fue

- Debes comprender que esta relación no será aceptado por nuestra familia que es conservadora, mis abuelos son amables pero ellos consideran no apto este tipo de relaciones

- Lo entiendo y más adelante tendremos que esforzarnos con Mery pero estoy dispuesta a pasar por ello sé que es un abuso de mi parte pedirte tu apoyo pero aun así quiero hacerlo

- Lo tienes solo te pediré que cuides mucho a mi tía, ella ama a mis abuelos y al ser la última de los hermanos está más apegada a la unión familiar

- Lo percibí en su cumpleaños realmente deseo no causar problemas aunque sé que no será posible, tratare de protegerla Ed cuenta con ello

Mery regreso con los platos aquella escena familiar tal vez algún día podría hacerse realidad alado de su padre y que ellos puedan aceptar que yo sea la mejor persona que pueda merecer a Mery, el día había empezado muy fastidiado con el dolor de cabeza no esperaba conocer al sobrino de Mery quien solo buscaba la felicidad de su Tía pero me alegraba que su sobrino confiara en mi para cuidarla, empezamos comiendo y al terminar su madre vino por él antes de partir le dije que si necesitaba algo de mi persona contara con ello me dio su número y me pidió que lo agregue en redes salude a su madre y parecía igual de noble, al cerrar la puerta ella me abrazo y yo la bese en la frente, sus sonrisas coquetas me decía que estaba muy feliz de que Ed pudiera aceptar nuestra relación era alguien especial en su vida y por lo visto lo seria para mí también desde ese día.

18 de Marzo de 2020 a las 15:37 0 Reporte Insertar 1
Continuará…

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~