thejach Jesus A

Viaja en el tiempo en esta historia futurista/Ficción donde, el mundo a sido invadido por una raza extraterrestre la cual toma forma según tu mayor pesadilla. La historia nos cuenta en primera persona la historia de Sean Klingerman, un adolescente de 16 años que se ve envuelto en problemas muchos más grandes que él, haciendo que al principio no entienda mucho lo que pasa a su alrededor, soportando problemas de pubertad y otros más anormales que necesita un adolescentes.


Post-apocalíptico No para niños menores de 13.

#california #nightmare #kate #sean #jhon #vitta
2
1.6mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los sábados
tiempo de lectura
AA Compartir

PRÓLOGO

Toda la ciudad era un asco: el aire apestoso con un olor entre combustible y sangre, las calles destrozadas llenas de basura, con muchas manchas de sangre o tal vez vomito, ni una sola persona se veía, pero era seguro que había vida en estos rumbos. Aquí se encuentra, un tipo común, corriendo de lo que parece ser un tigre, claro estaba que no era un tigre común: sus ojos grandes y de color rojo, un rojo profundo. Sus colmillos eran enormes, dándole más parecido a un dientes de sable que a un tigre en si. Su pelaje era de color cenizo, reemplazando el color típicos de un tigre terrestre. Había estado persiguiendo al pobre tipo por al Menos 2 horas. Si no era porque el tipo entraba el lugares pequeños, el tigre ya lo hubiera devorado. Que, a decir de verdad, ver volar sus intestinos y otros órganos por los cielos sería una escena realmente espectacular de ver.

Corriendo, el tipo entro a un callejón, a mitad de este había un alambrado algo oxidado. De un gran salto, el tipo logró tomar la parte alta de éste u haciendo un gran esfuerzo comenzó a trepar el alambrado. Segundos después el tigre entro al callejón sin detenerse, usando todo su peso golpeó el alambrado a toda velocidad, haciendo que el tipo saliera volando un par de metros del lado contrario de la calle donde se encontraba el tigre.

-Vaya mi suerte...- murmuró el tipo mientras se levantaba cojeando y siguió corriendo.

El tigre, al no ver una manera fácil de cruzar sin que fuera escalando, dio un par de gruñidos, dio media vuelta y se marchó. El tipo no sabía de esto, el siguió corriendo, corrió y corrió hasta que su lesión en la pierna hizo que cayera al suelo. Entre quejas miro su pierna, no era nada grave, sólo un par de cristales se le habían clavado. Como pudo entro a un local, de lo que antes era una tienda de ropa. A pesar de que en la puerta había una Barricada, la vitrina junto a esta estaba destruida, el tipo la miro unos segundos antes de entrar, con miedo de saber si encontraría otro Nightmare, o tal vez algo peor, saqueadores o algo mucho peor, no-muertos.

Al entrar más profundo de la tienda encontró un par de cartones tirados en el suelo junto a unas botellas de whisky totalmente vacías. -Espero que al menos lo vayan disfrutando...- pensó el tipo y siguió avanzando. Algunos aparadores estaban totalmente vacíos, en otros las personas habían sido tan graciosas de dejar su ropa vieja llevándose la ropa nueva. Pero, para la fortuna del tipo, en un aparador del fondo aún había ropa, tomo un par de pantalones y una sudadera. Lentamente se recostó en los cartones, mientras tanto, tomo una chaqueta azul destrozada del suelo y la destrozó, tomando unas tiras de tela para curar su herida Y de paso limpiar la sangre que había salido de la herida. Cuando hacía esto, noto que en un par de cajas amontonadas había una mochila, la cual estaba muy bien cuidada, cojeando la bajo con mucho cuidado, dentro de esta había un libro color rojo con un par de botellas de agua en buen estado y un par de latas de comida. -¡Bien!- exclamó el tipo mientras cerraba la mochila de nuevo. Tomó unos pares de ropa y los metió en la mochila. Con esta al hombro miró su reloj: 6:48 pm, el anochecer estaba a la vuelta de la esquina.

Caminó lo más rápido posible y sin deshacerse el torniquete que se había hecho en la pierna. A pesar del tiempo que tenía viviendo en la ciudad -que cabe aclarar que este vivía en una zona alta- , nunca se cansaba de admirar aquel paisaje melancólico: la ciudad destruida, columnas de humo provenientes de varias partes esta, ocasionalmente se escuchaban disparos provenientes de la zona central de la ciudad, claro, sin olvidar los gritos de auxilio y de dolor no se hacían esperar. Mientras miraba la ciudad desde lejos noto que ya había llegado a casa, un edificio -en cuál él vivía sólo- con algunas ventanas rotas, por un lado tenía un par de grafitis y símbolos de renegados, el tipo vivía en el 4° piso, era el único que tenía un par de barras de metal en forma de picos en el balcón, al igual que una cuerda por si tenía que salir de rápidamente. Dentro de éste, estaba un completo basurero, las escaleras tenían barricadas a lo largo de está. El tipo las subió lentamente en completo silencio, dejando escuchar el crujido del edificio con cada escalón que subía, gracias a la herida en la pierna, subir las escaleras se le comenzaba a hacer eterno, pero al final logró llegar hasta el 4° piso. Todas las habitación de éste estaban saqueadas por este mismo, ya que en muchas ocasiones se quedó sin productos para la limpieza y jabón, ya que lo más conveniente era saquear antes que ir a un Centro comercial el Cuál, si es que tenía muchas cosas que llevarse, pero estos estaban llenos de personas que matarían antes que perder su cereal favorito, literalmente.

Ya cansado, se quitó los zapatos y lanzó la mochila sobre la cama, quitándose la sudadera y la camisa se recostó, vació la mochila sobre la cama dejando caer todo en la cama y el libro cayo por un lado de esta, aun con dolor en la pierna levantó el libro, le llamo la atencion lo bien que estaba cuidado este, tomo una lata de frijoles que había sacado de la mochila, ya con este glorioso manjar apocalíptico abrió el libro, en la primera página tenía en letras grandes "SKM", continuo con la siguiente página, en este, el párrafo principal atrapó por completo su atención:

"Hola, no sé quién eres, y muy posible ni yo lo sepa en este punto, no sé en qué puntos de la historia esté leyendo este diario, pero sé que con los acontecimientos de estos últimos años, la mayoría de las personas sabrán quien soy. Mi nombre es Sean Klingerman, y ahora te contaré la verdad del mundo, de mi mundo..."

29 de Febrero de 2020 a las 08:11 0 Reporte Insertar 0
Continuará… Nuevo capítulo Todos los sábados.

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Más historias

El primer Cazador El primer Cazador
Human survival Human survival
El Diario De Celeste. El Diario De Celeste.