ugoh19 ugoh Chávez

Compendio de cuentos sobre la nueva naturaleza, una poblada de componentes metálicos, plástico, cobre y el erotismo de la artificialidad. Lugar extraño, exótico y familiar, la casa de siempre pero ahora mejor que nunca


Post-apocalíptico Todo público.

#cienciaficcion #tecnologia #futurismo #humanismo #posthumanismo
1
3.1mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Alter-nati-va

Comenzó, solo comenzó. Creo que ese es el acuerdo mayoritario. Algunos dicen que fue Rosita chispadita, otros La hora de las angustias y hay quien incluso llegó a notarlo hasta la mañana siguiente y asegura que fue En pareja con Chimuelo cuando por fin distinguieron el aroma de las imágenes de sus pantallas.

Sangre, orégano, sudor, tierra mojada y sal. La conquista del olfato por la televisión, el cine y los canales de vídeo emitidos en streaming fue gradual. Nadie lo vio venir, nadie lo anunció, pero tampoco nadie podía negarlo. Las principales marcas empezaron a trabajar en descubrir el origen y secreto de lo que fue llamado una actualización. Se abrieron departamentos destinados a encontrar no solo la causa de tan generalizado fenómeno, sino también cómo mejorarlo. Especialistas de las mejores universidades trabajaron en institutos de investigación para hacer de aquello algo que pudiera manejarse y potencializarse. Tal y como le encanta hacer al ser humano desde que tuvo una alternativa a lo que solo él nombra "Naturaleza salvaje".

Sin embargo, entre tanta celebración y placer estaba escondida a ojos de todo mundo una penosa verdad; por tercera ocasión en la historia se caía en la trampa. El primer "milagro" fue la captura del sonido, ya no solo las aves podían producir el cantico de los ángeles, y fue bueno y se llamaron Yamaha, Phonogram, JBL, Bose y Sony. Después, llegó el almacenamiento de la imagen, y fue bueno y se llamaron Sampus, LG, Rocket, Huaweit y también Sony.

Nunca se exploró de más en las preguntas pues pareciera que a mayor cantidad de sentidos que se distinguen en la interacción con las pantallas, preguntar se vuelve un acto molesto para los olfi-acusti-televidentes. Pero en ambos casos no se trató de los aparatos, sino que éramos nosotros quienes habían cambiado, nuestra especie (y después algunas otras) entraban en la frecuencia que se necesitaba para distinguir el color, para notar los acordes, para hacer composiciones visuales y musicales, pero ahora también olfativas. Desconfiados de la naturaleza se lo atribuimos a la cultura, una imitadora venenosa que solo puede sobrevivir volviendo parásitos a organismos que la alimenten con sus crías. Históricamente los parásitos que nos hemos asumido como más inteligentes.

Los aromas bajo diseño no tardaron en llegar. La industria del perfume se convirtió en dos años en la conquistadora de los mercados, controlando a los electrónicos, mejor dicho, volviéndose un electrónico. Los aromas se volvieron digitales apenas cincuenta años después que las imágenes y el sonido. "Nada qué temer y todo por disfrutar" rezaban los anuncios publicitarios lanzando una invitación que no fue rechazada por el 98% de la especie, aquellos que se asumen como normales y en cuyos cuerpos se aumenta las malformaciones, debilidades orgánicas o ideológicas.

Me parece que es poco conocido que la atención selectiva y el mecanismo de hibernación posterior a la ingesta de alimentos, son pensados como patologías que existen solo gracias a la resistencia de ciertos cultos por la intervención genética y la selección de cadenas nucleares de primera calidad. En su aislamiento, estos individuos constituyen siempre la salida de emergencia cuando el proyecto llamado civilización, falla.

A ellos les fueron negadas las virtudes de esa nueva televisión olfativa, pues aunque no presentaban en lo superficial algún defecto en nariz o el sistema respiratorio interno, solo podían imaginar lo que los otros aspiraban con una insistencia y reiteración notoriamente adictiva.

En su momento los desdichados que no escuchaban los sonidos de la televisión o el cine fueron conocidos como "Crudos", nominación de corte despectivo que refiere a un organismo que no alcanzó el mismo grado de desarrollo que su camada. Habitualmente entregados como tributo a los dioses y a los conquistadores, ahora podían hacerse cargo de tareas como limpiar, luego de la función, salas de cines y auditorios.

Olvidamos que todos estamos dentro de una gran ficción que se proyecta desde dentro, pues nos pasamos la existencia de la especie buscando en el costado equivocado, por fuera. Peor aún, creyendo que estaba bajo nuestro control, lo que nos consolaba y hacia fantasear con la grandeza de sentirnos dioses. Pero los dioses no temen a las tormentas, los incendios y huracanes, a los terremotos, a los deslaves. Los dioses son dioses. Nosotros solo fuimos y seremos simples insectos en un cadáver en descomposición y por ello nos multiplicamos tan aceleradamente llenado cada espacio y hablando de privilegios para unos cuando lo único que determina es el azar de nacer como larva en un músculo fibroso que cuesta trabajo digerir o en los placenteros mares de la cavidad craneal. Todos, sin importar y sin excepción pasamos las horas comiendo cada migaja de la naturaleza hasta que en un momento tengamos que morir de hambre o devorar y ser devorado por semejantes para después, ahora sí, morir de hambre.

Esta capa de larvas ruidosas, viscosas, desagradables a la vista y el olfato que se convertirá en un potente abono para volver a fertilizar apenas una pequeña superficie llamada Planeta Tierra, un apestoso cadáver en alta resolución cuya imagen se puede oler dentro de la programación de un mediocre Universum Channel.

1 de Marzo de 2020 a las 00:00 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Continuará… Nuevo capítulo Cada 30 días.

Conoce al autor

ugoh Chávez Nació, creció y se reprodujo en estado de cautiverio en la ciudad de Querétaro. Ha publicado por invitación, por convocatoria y por amistad en compendios de cuentos y revistas de México, España, Colombia, El Salvador, Perú, Argentina, Paraguay, Emiratos Árabes y de Chile, mole y pozole. Su propuesta narrativa explora los horizontes de extrañeza en figuras conceptuales que complican los procesos de subjetivación contemporánea. Duerme poco y suele destacar por extraño @malandroriax (Insta)

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~