El salón de los espejos, Libro Uno: La insensata Seguir historia

colorconvergence Hector Sandoval

Katty es una chica normal, con una familia dividida, luego de una pelea queda atrapada en un espejo con diferentes elecciones, ¿Logrará salir a salvo?


Fantasía No para niños menores de 13.
2
684 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Entrando al espejo.

Papá: ¡Katty! ¡Levántate! ¡Es hora de desayunar!

Katty se sentó en la cama, el sol matutino iluminaba la habitación de esta, el cabello cobrizo despeinado de ella y sus ojos entrecerrados hacían más notorio su somnoliento estado, estirándose mientras bostezaba se rascó la cabeza durante unos segundos antes de mirar la habitación de arriba abajo intentando recordar lo que hacía ahí.

Katty: Uhm…

Murmuró antes de recordar, era fin de semana y debía pasarlo con su padre, cuándo tenía doce, sus padres se divorciaron porque ninguno podía soportar más al otro ya, ahora, tres años después compartían a su propia hija de vez en cuando, siempre que papá estuviera libre. Katty se levantó, la playera que llevaba cayó cubriendo ligeramente las piernas de Katty hasta algo más arriba de las rodillas, frotándose un ojo caminó hasta el baño.

Katty: Awww…

Dijo antes de entrar al baño, quince minutos después, salía vestida y lista para el día, este debía ser el más grandioso día ya que su padre la acompañaría al festival de otoño, cómo era costumbre ya desde que tenía memoria, bajando rápidamente las escaleras, el olor del desayuno llegó a sus narices, entrando en el comedor vio al padre, aún en bata, comiendo una tostada mientras leía el periódico.

Katty: ¡Buen día pa’!

Dijo antes de darle un beso en la mejilla y servirse un vaso de jugo.

Papá: Vaya que estás enérgica hoy… ¿Algún motivo especial?

Katty se rió mientras se sentaba en un taburete y cogía una tostada.

Katty: Lo sabes bien…

Katty mordió la tostada y miró a su papá, este intentaba recordar.

Katty: Hoy… ¿Es un día especial?

Dijo, intentando darle una pista, el hombre miró el calendario sin entender mucho al parecer, Katty comenzó a molestarse.

Katty: Hoy es el final del festival de otoño ¿Recuerdas? Iríamos juntos.

Papá: ¿Es hoy?

Katty intentó reírse incrédulamente, el papá bajó la mirada y suspiró, Katty sabía que esto era una señal de malas noticias.

Papá: Hija yo no sé…

El rostro de Katty enfureció y sus palabras así lo demostraron.

Katty: No digas nada… Ya sé qué dirás…

Katty se paró furiosa de la mesa, el padre la miró preocupado.

Papá: Te juro que…

Katty: ¡Lo que sea! ¡Sólo déjame!

Papá: ¡Katty! Ven… Hija…

Katty subió corriendo las escaleras, cerrando de un portazo se tiró al suelo de rodillas, sabía que él era un hombre ocupado, pero lo había programado hace mucho, incluso lo había presumido en las redes sociales, ahora sólo tenía excusas e intento de explicaciones.

Papá: ¿Katty? ¿Estás ahí?

Dijo golpeando suavemente la puerta, Katty se paró y tomó su bolso, y guardó su celular.

Papá: Hija, tenemos que habl…

Katty salió furiosa, su papá intentó hablarle, pero esta pasó sin mirar atrás.

Katty: ¿Así cómo hablabas con mamá?

El hombre quedó sorprendido de la actitud de esta, pero esta no le dio tiempo a responder, caminando por el jardín salió rápidamente de su casa, poniéndose los audífonos comenzó a escuchar música, tarareándola para intentar relajarse del todo, así pasó varios minutos hasta no recordar dónde iba, mirando a todos lados se dio cuenta de que estaba en el distrito de antigüedades, mirando a la tienda más cercana decidió entrar.

Katty: No puedo perder nada…

Dentro era un lugar muy ordenado y limpio, bastante bonito, una mujer joven se paseaba silbando y ordenando las cosas, al ver a Katty sonrió alegre y se acercó.

Mujer: Hola, bienvenida…

Katty: Siempre creí que los dueños de estas tiendas eran ancianos.

Mujer: Oh, jaja, no es problema… Sólo me agrada estar aquí con estas cosas, algunas más viejas que yo, me presento soy Ankitah.

Katty: Es un nombre raro.

Ankitah: Lo sé, mi madre era loca por inventar nombres… ¿Hay algo que desees?

Katty: ¿Tienes algo para obligar a la gente a cumplir promesas?

Ankitah: No… Pero tengo lindas cosas a bajo precio.

Katty: Veré si encuentro algo.

Ankitah: Si hay algo me dices, por favor no me robes, perdí mucho dinero así.

Katty: Eres mala en esto ¿Eh?

Ankitah se apartó riendo, Katty comenzó a caminar por los pasillos, mirando cada cosa, el lugar era más grande de lo que parecía al entrar, caminando un poco encontró un extraño espejo, era tenebroso, tenía muchas caras horrorosas talladas, Katty sintió un escalofrío de sólo mirarlo.

Katty: Horrible.

Voz: ¿Cierto?

Katty miró a todos lados asustada, no parecía haber nadie.

Katty: ¿Qué?

Voz: Aquí…

Katty miró aterrada al espejo, su propio reflejo la miraba atentamente.

Katty: ¿Estoy durmiendo o drogada?

Reflejo: Eso quisieras.

Katty: Creo que me…

Katty dio un paso atrás, sólo para resbalar y caer al suelo, su reflejo salió del espejo y le estiró la mano.

Reflejo: ¿Te ayudo?

Katty intentó huir, pero fue tomada de los pies y arrastrada mientras gritaba aterrada.

****************************************************************************

Katty: ¿Dónde…? ¿D-Dónde estoy?

Katty se levantó, estaba en ¿Un lugar oscuro?, no sabía si era suelo dónde pisaba, no tenía punto de referencia ni nada, comenzó a mirar a todos lados intentando encontrar algo, un punto, una luz, pero no parecía haber nada, con algo de miedo comenzó a caminar sin rumbo, sus piernas temblaban, pero también lo hacía el resto de su cuerpo, de pronto, una voz calmada, serena y realmente escalofriante se escuchó.

Voz: Si haces eso, sólo conseguirás lastimarte.

Katty se detuvo.

Katty: ¡Quién quiera que esté jugando conmigo! ¡Déjame en paz! No estoy para estos jueguitos macabros ni nada.

Voz: ¡Ja! Perdón que me ría, pero no es un juego.

Katty: ¿Quién eres? ¿Dónde estás?

Voz: Más bien tú estás en mí, pero si quieres verme, mira atrás.

Katty se giro, un espejo se veía a la distancia, iluminado por lo que fuera que lo iluminara, con algo de miedo comenzó a caminar hacia él.

Katty: ¿Qué quieres de mí? ¿Qué esperas?

Voz: No necesito nada de ti, si el espejo te encontró digna de ser heroína, es por que eso es lo que necesitas.

Katty: ¿Heroína? ¿De qué?

Voz: De tu propia historia.

Katty llegó al espejo en medio, sólo que el espejo no era más que un vidrio negro.

Katty: ¿Qué?

Una sonrisa y ojos amarillos se formaron en el vidrio.

Sombra: ¡Sorpresa!

Katty cayó al suelo aterrada, del ejército de espejo salió una figura, Katty sólo pudo ver horrorizada cómo la figura tomaba la forma de un hombre, alto, con sombrero de copa y un bastón, no era más que una figura, sin colores, sin facciones, sólo los ojos amarillos y dientes blancos.

Figura: Bienvenida…

Katty sintió que el corazón se le iba a salir, intentando no desmayarse, comenzó a respirar aceleradamente.

Figura: Estoy seguro de que tienes muchas preguntas, miedo y ganas de gritar, literalmente leo tus pensamientos, pero déjame presentarme… Yo soy quién estará en los buenos momentos, yo soy quién te guiará por este viaje y quién te abandonará cuándo lo necesites, tú puedes llamarme “El guía”

Katty intentó decir algo, pero sólo logró balbucear.

Guía: Pero basta de mí, te explicaré… Estás en el salón de los espejos, cada espejo es una parte de ti, yo te ayudaré con el primero y luego tú seguirás sola… ¿Alguna pregunta?

Katty: Y-Yo…

Guía: Es broma, ya sé que te preguntas… ¿Quieres salir? Claro que sé cómo hacerlo… Es por ahí.

Katty vio donde apuntaba el bastón de este, había un espejo brillante a la distancia, levantándose rápidamente comenzó a correr hacia el espejo, pero por más que avanzaba, no se acercaba nada.

Guía: La cosa es que… Si el espejo no quiere que te vayas… Puedes morir si quieres… Y no podrás salir.

Katty: Eres un monstruo.

Guía: Sí, en efecto señorita, ahora si desea salir.

La mano de este se estiró hacia Katty, esta lo miró.

Guía: Si desea avanzar y probablemente salir… Acompáñeme…

Katty: ¿Tengo opción?

Guía: No…

Katty tomó la mano del guía, sólo para ser jalada hacia el espejo dónde apareció el Guía, cuándo pudo mirar, se encontraba en un campo, sólo pasto había dónde se podía mirar, mirándose a si misma intentó poner su cabeza en orden, había mucho que no entendía, había mucho que temía, sus manos temblaban y su corazón palpitaba a mil.

Guía: Por aquí.

Katty miró a su espalda, Guía estaba parado en medio de dos espejos, uno rojo y uno azul.

Guía: Aquí es, estos espejos son los de introducción, por lo tanto son casi seguros, el rojo representa su ira, los momentos que más la molestaron y mucho más, el azul en cambio es su tristeza, ¿Bastante obvio no? Bien, la dejaré elegir en paz.

Katty: Pero…

Guía: Cada espejo tiene un desafío o código diferente a solucionar, queda en usted ver cómo salir de cada uno… Ahora ¿Qué escoge?

Katty: NO…

Guía: No entendió nada… Sólo elija un espejo, y vea lo que sucede.

Katty suspiró, aceptando que no importara lo que hiciera o dijera, el Guía no le ayudaría en nada, parándose frente a los espejos suspiró mirando.

Katty: ¿Qué debo elegir…?

26 de Febrero de 2020 a las 01:00 0 Reporte Insertar 2
Leer el siguiente capítulo Espejo rojo (Decisión leer)

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 5 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión