RAMÉ Seguir historia

S
SUNNY SIDE


La mía quizá parezca una historia normal, un cliché, pero que es la vida sino un conjunto de escenarios que nos llevan a un mismo sentimiento, sonrisas, soledad, llanto, el momento en que comienza la causa del desenlace no muchas veces es clara, a veces comienza con un simple no, pero esta es la historia de un pequeño vacío existencial.


Drama No para niños menores de 13.

#rame
2
761 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los domingos
tiempo de lectura
AA Compartir

EL MOMENTO EN QUE TODO COMENZÓ

Si me dieran a escoger un momento, si me pidieran decir en que momento comenzó todo, no lo sabría decir, mi presente era el conjunto de múltiples decisiones que había tomado en mi juventud, ciertamente aún soy joven, pero mi alma es pesada como si miles de vidas ya hubieran pasado, y otra vez me encuentro derramando lagrimas sola en mi habitación, no sé cómo pasó, no se como llegué a ser lo que soy hoy, las lágrimas resbalan por mis mejillas, huyen de mi gracias a la gravedad, quisiera poder ir con ellas, caer y evaporarme, un fuerte dolor opresivo en el pecho parece dejarme asfixiada otra vez, duele, crecer duele, los amigos, el hombre que un día amé, mi familia, todos están lejos, se que están allí pero no tengo ningún consuelo, a veces solo quisiera cerrar mis ojos, olvidar el presente y dejar de preocuparme por el futuro que no veo, un futuro que no espero, me entristece ver el pasado, aún recuerdo cómo amaba mis tardes pasando páginas de un nuevo libro, el olor a la comida de mi madre, una sonrisa nueva, un chiste mal escrito, las miradas nuevas, mi corazón palpitando en busca de una nueva historia, aquella mentalidad soñadora, mi sonrisa sincera, pareciera que todo fue hace muchos años como si cadenas hubieran quedado colgadas de mis tobillos, me siento atada, olvidada, y duele, por que se que el día de mañana como todos los días, tendré que levantarme, empezar un nuevo día, uno sin esperanzas por mi parte, sin ilusiones, por la simple cuestión de seguir el tiempo, de pasar el calendario, como costumbre, como nada, me siento cansada, cansada de estar sola, deshecha, vacía y la cama no ofrece ningún consuelo, las sábanas me cubren mientras ruedo entre ellas con mis ojos abiertos y mi mente dando vueltas, insomnio, tengo meses luchando con el, ni siquiera la noche me respeta, la vida parece ir contra mi otra vez.


Silencio. Cuando mi llanto termina todo en casa es silencio, no escucharé ningún tintineo de llaves, ni escuchare aquella cerradura, nadie llegará a casa, pasaré la noche sola, otra vez, con la luz de la luna atravesando la ventana del balcón de mi habitación, ni siquiera mi gato esta cerca, no se a donde habrá ido esta vez, prendo el televisor para imaginar que aquel lugar tiene un pizca de vida, me consuela, el sonido me consuela, el estar en silencio me ahoga, me hace sentir una incomodidad enorme en la boca de mi estómago, vacía, como si éste se doblara sobre si mismo y unas ganas inmensas náuseas llegaran, creo que no me he presentado aún, mi nombre es Claudia que viene del latín y significa “aquella que cojea” o “aquella que anda con dificultad”, bonito nombre fueron a darme, incluso mi nombre parecía estar hecho para arruinarme la vida, como mi nombre bien decía, mi vida no ha sido precisamente un camino de rosas, recuerdo que cuando era pequeña quería ser maestra de ballet, en secundaria deseaba ser actriz o maestra de kinder, y en preparatoria no deseaba más que escribir, se me daba bien, era tan natural como respirar y tan necesario para mi como la misma agua, cada que la vida me agobia, cada que me siento asfixiada recurro a las letras, no a la lectura, me encanta leer, pero más que eso me encanta leerme a mi misma, escribo lo que siento y poco a poco es como si todo lo que sentía desapareciera, muchas veces mis lagrimas caen cuando plasmo todo lo que siento, y es reconfortante, es reconfortante saber que de alguna manera, quizá alguien en el mundo me entienda, y al leerme sabrá que no esta solo, quizá sienta mi mano amiga, o tal vez mis letras le abracen en la noche fría, no lo sé, quizá soy una romántica que pasa la vida imaginando tonterías, siempre he sido así, siempre esperé lo mejor de la vida, y quizá por eso la vida pisa tan duro conmigo, o tal vez solo yo lo siento así, se que cuando les cuente mi historia muchos juzgarán, se reirán de mis tristezas, algunos otros se sentirán identificados, el problema quizá no es todo lo que me ha pasado, muchas de las cosas pueden parecer banales, el problema es este vacío, este hueco en medio de mi pecho, que quizá es el punto común de todas las tristezas.



10 de Febrero de 2020 a las 02:58 0 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo Ha regresado

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión