Crisol de Sueños Seguir historia

estrella-vega1581151968 Estrella Vega

Cuentos y relatos cortos con finales que sorprenden. Historias independientes. Misterio, terror, suspense.


Suspenso/Misterio Todo público.

#relatocorto #cuentos #estrellavega #misterio #378
0
943 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los sábados
tiempo de lectura
AA Compartir

Pánico bajo el agua

Me desperté sobresaltado. Había perdido el conocimiento durante la lucha. El cuerpo me dolía de estar agazapado. Desde mi escondite no lo divisaba, pero podía sentir su presencia. Sabía que, si intentaba salir, me descubriría. Si continuaba en mi escondrijo, tarde o temprano, también me localizaría. En vano buscaba una salida.


Había dejado de oír los gritos de mis compañeros. Seguramente era el único con vida.


Me asomé desde donde me encontraba, con precaución. Pude ver las piernas de mi camarada en un gran charco de sangre. El resto del cuerpo debía estar en otro lugar de la habitación. Sentí nauseas. Las rodillas me fallaban y mi corazón palpitaba con violencia. Procuré controlar mi agitada respiración para que no me oyese. Apreté los labios para evitar soltar un grito si descubría algún otro cuerpo descuartizado.


La sala de mando estaba al final del pasillo y allí se encontraba la radio. Si lograba llegar a ella, tendría una oportunidad. Pero cruzar el pasillo era un suicidio. Entonces escuché el chapoteo de mis pies al caminar. Sabía que era la fisura en el casco cuando chocamos con las rocas y el agua del mar entraba rápidamente. Si conseguía dar aviso, quizás llegasen a tiempo para sacarme de allí. Pero si me quedaba escondido, la grieta cada vez sería mayor y terminaría ahogándome. Aun así, las probabilidades de que me rescatasen eran escasas.


El cabello se me erizó y tuve que morderme los labios para evitar el castañeteo de mis dientes. En cualquier momento aquel ser podría aparecer y no habría escapatoria. Me arrastré por el pasillo procurando no hacer ningún ruido. Solo una luz de emergencia parpadeante evitaba la oscuridad absoluta, y mis ojos estaban tardando en adaptarse a la falta de luz. Rogué para no encontrármelo en el camino. Temblé y un escalofrío me recorrió la espina dorsal al pasar por delante de los camarotes. En cualquier camastro podía estar agazapado esperándome. Por donde mirase encontraba restos de mis camaradas y su sangre salpicando las estancias.


Quedaban pocos metros para la sala de mando. El pánico se apoderó de mí y de un salto me puse en pie. Corrí tan rápido como pude hacia la puerta entreabierta. Solo entonces pensé que tal vez el ser estaba dentro. Pero ya era tarde. Sin darme cuenta me encontré en el interior de la sala.


Me volví rápidamente para cerrar la puerta y atrancarla. No resistiría mucho. Me giré buscando la emisora y mi aliento se congeló: La radio estaba destrozada.


Me dejé caer al suelo desesperanzado. Cerré los ojos. Nadie me ayudaría, no había forma de escapar. El submarino se había convertido en mi tumba.


Ese día iba a morir. La cuestión era cómo. Podía dejar la puerta cerrada y el agua llegaría en poco tiempo ahogándome, o abrirla y dejarme descuartizar por aquel monstruo.


Me levanté despacio sin acabar de tomar una decisión. Entonces vi el rostro. Los ojos inyectados en sangre y las enormes fauces cubiertas de sangre humana. Me vi reflejado en el cristal del ojo de buey.


Estrella Vega


01-01-2020



8 de Febrero de 2020 a las 09:42 0 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo LA TORTURA

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión