dan-aragonz1552556782 Dan Aragonz

Un niño se queda solo con su madre en navidad y algo pasa en su casa.


Suspenso/Misterio No para niños menores de 13.

#Un-mostruo-en-casa
Cuento corto
1
3.8mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

UN MONSTRUO EN CASA






Cuando escuchó la primera campanada de la iglesia dejó de adornar el árbol de navidad, cogió su chaqueta y salió de la casa. Iván sabía que su padre regresaría borracho por la mañana tras la pelea con su madre.
Sin importarle, se acercó a los pies del árbol y abrió el pequeño regalo que le había dejado su madre.
Sonrió al ver una bella estatua de arcilla estaba dentro de la caja, mientras el breve hechizo navideño terminó con la última campanada. Pero la figura se le soltó de las manos, y se hizo trizas en el piso, cuando oyó el quejido de un bebé dentro de casa.
Asustado, salió al patio para dejar de imaginar cosas raras. Eso era imposible.
Sin embargo, como era el único niño de la zona, no tardó en regresar rápido a su casa. Estaba oscuro y el frio apenas se aguantaba fuera.
Apagó todas las luces de la sala antes de irse a dormir. Pero cuando subía la escalera, una sombra que sobrepasaba el tamaño del árbol de navidad, cruzó el pasillo y se metió al cuarto de su mamá.
No pudo evitar recordar la historia que contaban sus amigos sobre la Grýla y empezó a temblar. Se decía que era una monstruosa mujer que vivía en una cueva, en lo alto de la montaña, y que capturaba niños que se habían portado mal para después comérselos. Quizás por esa razón nunca había visto a otros niños en los alrededores desde que tenía memoria.
Trató de evitar imaginar cosas raras. Pero, nuevamente, oyó al bebé llorar y seguido a su madre gritar a través de la pared.
Trató de abrir la puerta de su madre, aunque algo se lo impedía.
Desesperado, fue al final del pasillo y cogió el hacha que su padre guardaba tras la puerta que daba al sótano.
Como pudo levantó el hacha para ayudar a salir a su mamá, que no dejaba de gritar, cuando escuchó un ruido en la sala. Por suerte se trataba de su papá.
Ambos se miraron y el niño se hizo a un lado cuando su padre estrelló el hombro contra la puerta de la habitación tras escuchar los gritos de su esposa.
Iván se quedó horrorizado al ver a su mamá, desde el pasillo, junto a un deforme e indescriptible cuerpo en medio de las sábanas ensangrentadas.
Su padre, confundido, cerró de un portazo y nunca más hablaron del tema.
Cuando su padre murió, cuatro décadas más tarde, su madre en el hospital psiquiátrico donde residía, una noche de navidad, inventó una versión diferente a la que Iván recordaba. Aseguraba que su otro hijo que venía esa noche, había muerto de un aborto espontaneo.
Sin embargo, Iván, que recordaba esa navidad como la mejor de su vida, sabía que la Grýla se lo había llevado y que él se había salvado por los pelos de las fauces de aquella horrible mujer gigante.

6 de Febrero de 2020 a las 15:35 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Más historias

Cuenta la leyenda Cuenta la leyenda
Un ser hecho de boira Un ser hecho de boira
Madre Madre