matute Mitute

Narra la historia sobre la vida de un chico que habia encontrado la emocion en escribir.


No-ficción No para niños menores de 13.
2
1.1mil VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

El Escritor

30 de enero del año 2020, Manuel, un muy novato escritor, hace poco habría aceptado ésta como su nueva pasión, siempre le fue mas oportuno expresar su interior con palabras escritas, dejarse llevar por la tinta, que pronunciarlas, porque no le salían todas las palabras como el esperaba.

Una joven, a la cual le gustaba leer, le ayudo; a Manuel siempre le gusto escribir pero tubo que esperar a alguien venir y que se lo dijera para verlo así, pues ella le prometió leer cada escrito que saliera de su voz interior.

Él nació en un pequeño pueblo en el año 1990, con solo dos meses de vida él contrajo una enfermedad y su vida de un hilo pendía, sus padres recurrieron a médicos y nada le decían, de la nada las convulsiones le atacaban. Con las viejas creencias fueron a un curandero quien les dijo que el pequeño de esa noche no pasaría, y mucho menos si sus padres no le pagaban a este curandero lo que le debían por la consulta de ese día, con ayuda de una tía le llevaron esa tarde mercadería a ese hombre que no sumaban el monto de lo que debían. Esa noche Manuel enfermo aun mas, fueron al hospital local, ninguna solución había, y quien manejaba la ambulancia en aquel tiempo, se ofreció a llevarlos al hospital de una ciudad que estaba a kilómetros, pero mas oportunidad tendría, pues ese bebé ya estaba muy mal. Una vez allí, un medico joven los atendió y dijo este niño no tiene nada vuelvan a casa, sus padres se estaban por volver resignados, cuando tal vez mandado por dios, un doctor paso y Manuel empezó a convulsionar en los brazos de su madre, ella desesperó. Este medico noto la gravedad de la situación e inmediatamente lo internaron, los días empezaron a sumar y Manuel no mejoraba, después de quince largos días internado ya estaba recuperado y a su casa podían volver.

Cuando tenia dos años su padre consiguió trabajo en otro lado y se mudaron a un campo,allí junto a su hermano se crió. Cuando Manuel tenia siete años, nació su hermana menor. Tubo una vida normal, jardín, primaria, secundaria, y terciario en la ciudad mas cercana. Siempre con una vida un tanto aislada por su casa quedar en el campo, a partir de los 16 años comenzó a salir más, pero no tanto.

Fue un dibujante por varios años, desde los ocho para ser mas exactos, pero un cierto día a fines del año 2013, la pasión por el dibujo lo abandonó, intentó en ocasiones dibujar pero ya no sentía esa inspiración, algo en él se había apagado, pues ¿que le sucedió? supongo el gran cambio que en su vida se generó, situaciones de la vida donde su familia se dividió, sus padres se separaron, sus hermanos se distanciaron, él se fue de la casa, con sus abuelos asilo encontró, pero desde ese día sintió que era el solo, un amor especial apareció y luego se marcho, por suerte tubo siempre amistades que lo acompañaron y lo hicieron sentir menos solitario.

Antes del gran cambio, llevaba dentro de todo una vida normal, aunque no existe la palabra normal en cuanto a la familia se refiere, Manuel vivía con sus padres y su hermana menor, pues su hermano mayor ya había dejado el nido para formar su familia. Una tarde ya a fines del año 2012, ingresaba a la casa,venia de fuera, recorrió el pasillo hacia su habitación, cuando paso frente a la puerta de la pieza de su hermana, vio a su madre con ella sentada, y de pronto escucho.

- Manuel puedes venir un rato, tengo algo que decirles- la madre lo llamó.

- Ahí voy- respondió.

Cuando a la habitación entro, las dos sentadas sobre la cama con mucha seriedad lo esperaban. Ahí su madre les contó algo que ellos jamas hubiesen imaginado, pues nunca lo habían notado, sus padres no estaban pasando un buen momento en la relación.

- Miren con su padre no estamos bien, creo que ya no da para mas la situación, he intentado hablar pero él no me escucha. Me duele decirlo pero creo que jamas lo ame, simplemente estuve con él por lastima- Les confeso su madre.

Manuel quedo anonadado, pensando como podría ser que él no haya notado nada, siendo tan observador, capaz sus padres eran muy buenos con la actuación. Pero lo que mas le quedo revoloteando en su cabeza, fue que ellos nacieron producto de una compasión, lastima y no por un amor.

Esa noche cuando su padre volvió de trabajar ambos hijos se encontraban cada uno es un habitación. Manuel escuchaba desde donde estaba, una baja discusión en el comedor.

-Manueel!- el llamado que tanto estaba esperando y presentía que en cualquier momento iba a suceder, se escucho, la voz de su madre lo llamaba.

El pasillo hacia el living se le hizo eterno y tan solo tenia 2 metros, mientras pensaba que le esperaba cuando llegue. El pasillo se terminó. Encontró a su madre llorando, a su padre con la cabeza baja mirando el suelo.

- Dijo que me va a matar- replicó su madre.

Un escalofrío recorrió su espalda y freno en su nuca, una opresión en el pecho le quedo, miro fijamente a su padre, pidiéndole una explicación, al mismo tiempo que pensaba ese no es mi padre, mi padre no pudo haber dicho eso. Su padre solo se levanto, no miro a nadie y a la pieza se marcho. Su madre lo sigue, vení hablemos- dijo ella- Manuel fue detrás de ellos, su madre parada a metros de la puerta y su padre sentado en la cama matrimonial. De nuevo se escuchó, dijiste que me matarías si te dejaba y luego te matabas tú.

-Yoo! yoo me voy a matar!!- dijo su padre con un dolor profundo en el alma, mientras lloraba.

- No digas pelotudeces- fue lo único que acertó en decir Manuel ante aquella confesión de su padre, y lo que pudo expresar con ese dolor, de lo que estaba pasando, y mientras pensaba en su hermana que la oía llorar en el comedor.

No sabe como, ni cuando o quien le aviso, tal vez el mismo fue quien lo llamó, pero de pronto su hermano mayor entro por la puerta.

Irrumpió en la discusión, lo pusieron al tanto de la disputa marital.

-Suficiente tengo con mi trabajo. Vine como loco por la ruta a causa de ustedes y esta discusión, arriesgando mi vida cuando voy a ser padre. Ya bastante tengo que lidiar con mi señora con sus crisis existenciales y sus pensamientos de quererse matar, para que vengas vos Papá y quieras hacer lo mismo. Dejen de joder. Nos vamos- dijo su hermano mirando a su madre.

Ella y su hermana prepararon sus bolsos, mientra su hermano cargaba las cosas. Manuel quedo en la habitación con su padre, ambos en silencio, su padre le daba la espalda miraba a la nada por la ventana, era de noche, a fuera solo había oscuridad.

-¿Quieres hablar? dijo Manuel rompiendo el silencio. Su padre solo negó con un gesto pero sin voltear.

-¿Estas triste? fue la segunda pregunta- Su padre solo asintió con la cabeza y fue el fin de esa conversación.

Su hermano, madre y hermana se fueron rumbo a la casa de los abuelos maternos de ellos, solo él salió a despedirse, su padre en su pieza y en silencio se quedo, apago la luz y se acostó.

Él se quedo despierto pensando en todo lo que había acontecido, calculaba que su padre tampoco habría podido pegar un ojo esa noche.

Los días pasaron, ni su madre, ni su hermana, ni su hermano regresaron; solo eran ellos dos, en una casa silenciosa y desolada. Manuel por las noches no dormía, se ponía con la tele o la PC a ver películas, pues el sueño no venia, y vigilaba el sueño de su padre. Se acostaba cuando comenzaba a amanecer, dormía un rato y se levantaba a ver a su padre desde lejos sin que este lo notara, pues no se olvidaba de que él había dicho que se mataría, entonces en él siempre ese miedo a encontrarlo muerto, existía. Las noches en vela se extendían, las ojeras le resaltaban, pocas horas de sueño, la fatiga y la preocupación, ese miedo de encontrarse con su padre sin vida al salir a fuera, al ir a ver que hacia no desaparecía; mientras tanto ninguno de sus hermanos aparecía. Comenzó la época de siembra, junto a su padre varias campañas venia trabajando, está seria una mas pero distinta pues a ninguno de los dos al volver de trabajar lo esperaban en la casa, solo la soledad y el silencio de lo vacía y gris que estaba, sin la presencia de su madre, ni hermana.

De vez en cuando Manuel debía viajar, por cuestión de estudios pues estaba en su ultimo año, haciendo la tesis, ya casi la terminaban lo hacia con dos compañeros, casualidad que eran del pueblo donde los abuelos maternos vivían, el pueblo donde Manuel había nacido. Así que en esos días a su madre la veía, ella estaba bien, ni una pisca de tristeza se le notaba en la cara. Pronto el regresaba a la casa a penas terminaba de estudiar ya que no le gustaba la idea de dejar tanto tiempo a su padre solo. En esos viajes algo diferente sentía, el ya tenia algunas amistades de antemano en ese pueblo pero en esas idas a estudiar, en sus tiempo libre afianzo aquellas relaciones de amistad, conoció alguien de un pueblo cercano y una especie de relación surgió, ella mas que nada apareció y el se aferró para que lo acompañara en esos momentos de soledad, sabia que no sentía nada por esa chica pero aun así se aferro, y viajaba para verla, pero cuando estaba con ella era raro no se sentía completo solo acompañado, pero vacío por dentro. Su madre ya no vivía en la casa materna, pues un departamento alquilaba en la misma ciudad que su padre vivía, su hermana debía continuar con la secundaria, las vacaciones se terminaron ya era el comienzo de clases del año 2013.

Esta chica con que Manuel mantenía esa relación, se comenzó a alejar, él no quería sentirse solo pues ella lo acompañaba en esas horas de desvelo. Cuando se alejo del todo él se puso mal, un día el dolor no por ella, si no por todo lo que guardaba, lo llevo a lastimarse, haciéndose un corte a la altura de la muñeca, en uno de los lados, porque lo hizo? no lo sabe, solo le nació hacerlo y ver la herida sangrar. Hoy en la actualidad en su mano izquierda se puede ver la cicatriz de aquel corte que el solo se provocó.

Pasaron varios días hasta que regreso por un encuentro mas para avanzar en la etapa final de la tesis. Como de costumbre aprovechaba el tiempo libre para ver a sus amistades, él se dirigía a la plaza donde sus amigos se encontraban, cuando llego al lugar se topo con una cara desconocida, una nueva integrante al grupo, quien era, de donde venia?. Su nombre era Irene, y él ese día no tenia la menor idea lo especial que seria esta persona en su vida. Poco a poco entablo conversación y hubo una buena conexión. Comenzó a volver mas seguido a ese pueblo sin darse cuenta, o tal vez si lo sabia, que cada vez se sentía mas a gusto con esas amistades.

Pasó la campaña de siembra, ya termino su trabajo temporal, termino su tesis, la presentó y se recibió, junto a sus dos compañeros, metas cumplidas, sus padres orgullosos, pero él no quiso que nadie fuese a verlo presentar su tesis, sus compañeros si tenían familiares que habían ido a verlos, pero de él como lo había pedido nadie fue. Manuel ya veía mejor a su padre, estaba mas tranquilo dormía por las noches, ya no había desvelos, entonces era hora de tomar una decisión.

El 10 de mayo del 2013, día del cumpleaños de esta chica especial, iba a verla en su día, pues siempre se escribía con Irene, preparo el bolso, su padre lo llevo a la terminal y Manuel viajo hacia ese pueblo donde estaban sus amistades, un viaje solo de ida, sin fecha de regreso esa era la idea en su mente pero solo él lo sabia, jamas a su padre le dijo que ya no volvería mas a vivir a esa casa, que tan gris le resultaba, un acto egoísta, pero después de tanto tiempo por un momento estaba pensando en el mismo, y en la casa de sus abuelos a vivir se quedó.

1 de Febrero de 2020 a las 03:51 0 Reporte Insertar 1
Continuará…

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~