r
ribel lop


Antes me conformaba con solo verla, ahora no puedo evitar querer tenerla, tocarla, es difícil mantener la calma cuando esta tan cerca...


Romance Suspenso romántico Sólo para mayores de 18.

#enamorado #historias-cortas #mujer #amor #romance
Cuento corto
0
419 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Verla

Es una tortura verla…

Pero a la vez disfruto de ello, siempre me sorprende cuando aparece, pues irradia una alegría increíble, siempre está hermosa…

Tiene mi admiración y respeto, y aunque no sé qué son estos sentimientos, solo se decir que me gusta.

Es talentosa, hermosa y un increíble ser humano, se que nadie es perfecto pero no creo que exista mujer más increíble que ella, quiero seguirla y verla, apoyarla, mostrarla al mundo…

El primer momento….

Todos en esa reunión sabíamos que llegarías y estábamos ansiosos por conocerte, pues tú trabajo fue increíble durante la semana de trabajo freelance, todos estaban hablando de ello y lo beneficioso que era tenerte en la empresa… fuiste de las últimas personas en llegar… pero cuando apareciste inevitablemente te llevaste todas las miradas, estaba absorto, pues no creía que tras esa hermosa mujer estaba el increíble talento y entrega que ya habías mostrado en los proyectos, definitivamente nos traerías muchas alegrías…

En las siguientes reuniones siempre permanecía lejos, así podía verte… pues no te darías cuenta de lo mucho que detenía mi mirada en todo tu ser… cuidaba que nadie más notara que te observaba, debía ser cauteloso y no quisiera que fuera incómodo si te dabas cuenta de mis miradas…

Pasó mucho tiempo antes de volverla a ver, ya habías ido a trabajar a otra empresa, debías tener un ingreso estable que nosotros no podíamos aún garantizar, más sin embargo siempre deseábamos tu regreso, significabas algo indispensable y muy vital para la empresa… tiempo después la empresa pudo contratarte nuevamente y tú trabajo siguió impulsando al equipo, estábamos encantados con saber que contábamos nuevamente contigo.

Pasaba por una dura situación la empresa ya muchos miembros se habían ido, muchos proyectos fracasaron y solo quedamos en pie algunos pocos, fue necesario volvernos a reunir, tu entrada siempre trae un increíble energía y encantó, tan hermosa… llegaste increíblemente hermosa, todos lo notan… fue difícil evitar verte, trate de hablar con otros y distraer mi mente, pero eras la flor en ese desierto de desesperanza e incertidumbre, en toda la reunión estaba de acuerdo con todo lo que decías, pues tienes una elocuencia y forma de decir las cosas que solo tú haces que la mayoría mueva la cabeza en afirmación para apoyar lo que dices, estoy en una fina línea que me separa de admirarte y quererte para mí…

La siguiente reunión sucedió en pocos días, me sorprendió verte tras abrir la puerta, no esperaba tu llegada y mucho menos ver tu hermoso rostro agitado, tu cabello un poco despeinado, tú esencia helada por el frío de la mañana, la rojez en tus mejillas, el aroma…a... no sé cómo describirlo , pues tú dulce aroma despertó mis sentidos, tu saludo fue fugaz, pediste disculpas para retirarte rápidamente al baño…

Cuando saliste de el al verte tan solo pensé eres una muñeca y lo sabes, y quieres verte siempre inpecable, sabes que das una imagen y cuidas de ella…

Si supiera lo mucho que la sueño, lo impuro que me siento, lo que imagino...ante el deseó de tenerla, deseo abrazarla… quiero tocarla… sentir su piel… te habrás dado cuenta de esto que me generas?...


Su vestido negro corto logro que mi ojos solo quisieran ver sus piernas, tan finas, tan delicadas, las yemas de mis dedos sintieron el estímulo de querer tocarlas… necesito hacer algo… mis manos necesitan tocar algo… me crucé de brazos y trate de hablar con uno compañero de al lado… el también te miraba… al notarlo… me sentí aliviado pero a la vez incómodo… sentí una furia creciendo en mí… un malestar por qué él no cuidaba su mirada y yo si tuviera que hacerlo…. Cuando quise verte para saber que hacías, cubriste tus piernas con el abrigo, sabías que te mirábamos, te incomodamos… pero te que quedó un pequeño espacio sin cubrir que solo yo podía ver…. O lo haces apropósito o simplemente soy muy afortunado…, tu blusa blanca semitransparente estimulaban mis ojos pues quería ver qué había bajo ella…

Cayendo la tarde te encontré bajo la lluvia, la reunión había terminado hacia el medio día, por lo que nos despedimos y cada uno se retiró, a pesar de que te tenía en mi mente por el deseo de mis manos por sentir tu piel ya había asumido que te vería hasta el otro mes… pero verte en un rincón descampado la lluvia me alegró y a la vez me preocupó, te Vi indefensa, estabas sola, no tenías tu abrigo, tenías una cartera pequeña y tú fino vestido negro se pegaba muy bien a tus curvas y la lluvia lo acentuaba más, la transparencia de tu blusa desapareció… ya era una con tu color de piel, sin dudarlo me acerque a saludarte y preguntarte qué pasó, sentía que algo te había pasado.

Tu abrigo se quedó en el taxi que tomaste de camino al centro, cuando bajaste no lo recordaste debido al gran calor que había en la ciudad… pero la lluvia se precipitó al rato y allí recordaste tu abrigo, tú celular estaba descargado, estabas sin dinero, pues el que tenías estaba en el abrigo de color ocre, la cita que tenías en el centro te la cancelaron minutos después de que te bajarás del taxi, me preguntó quién es capaz de dejarte plantada, me explicaste que era una amiga con la que te verías y que un inconveniente familiar no le permitió llegar a la cita, le ofrecí mi chaqueta de jean, no abriga mucho pero al menos te cubre un poco del frío… vivo cerca a este lugar puedes ir a mi apartamento a secarte un poco y pedir un taxi para tu casa- le dije-.. cómo me alegra que no hubiera tenido su cita, aceptaste sin vacilar, te ofrecí mi brazo que sostenía la sombrilla para irnos juntos, sentí el roce de tus senos… tú vestido húmedo y esa sensación de tocar algo voluminoso y duro…. Acaso lo haces apropósito? Seguramente no se ha dado cuenta…pensé

Pedimos un taxi y al subirnos quedamos muy juntos, sentía tu helada piel con solo mirarla, tú piernas estaban muy mojadas y el vestido parecía que la lluvia lo hiciera cada vez más corto, tus muslos… estarán fríos?? Que hago… quiero tocar… pero no puedo hacerlo… no sé si me corresponderá… no quiero asustarla… no quiero que me aleje y me diga atrevido o pervertido…

Creo que no debí invitarla a mi apartamento.

Siento mucho calor… ella tan fría y yo sintiendo un ardiente calor en mis mejillas, cuello y brazos… te recostaste en mi hombro, estabas cansada y con sueño.. el señor del taxi había apagado el aire acondicionado para calentar un poco el taxi, la lluvia era torrencial… caíste dormida en mi hombro,... Me sentí tranquilo y podía observarte… pero ya no me conformaba con solo verte… la transparencia de tu blusa blanca poco a poco iba secándose, su material era más ligero por lo que secaría rápido en unas horas… pude verlos… estaba mojados allí, la blusa en esa parte no se veía… la humedad la pegaba a tu piel, dejando ver su forma,muy juntos, rosados,apretados,mojados…

Seguí contemplándote.. tú vestido estaba muy empapado, y parecía acortarse cada que lo veía… pues revelaba cada vez más tus piernas…

Deseo poner mi mano ahí…

llegamos.. te desperté y subimos al departamento, te mostré mi habitación, te ofrecí un pantalón de sudadera gris y un buzo blanco para que estuvieras cómoda mientras se secaba tú ropa, busque un té para darte algo de tomar caliente… aunque lo que más deseaba era calentarte de otra manera, mientras estaba en la cocina note que la puerta de mi habitación no estaba cerrada del todo, había quedado un espacio entreabierto… y te Vi

Te vi quitarte el vestido, callo pesadamente al piso, la blusa transparente llegaba hasta tu cintura y mostraba el brasier color crema que llevabas, y quedé sin aliento… que pequeño… tan solo una braga negra con encaje te cubría, te quitaste la blusa y giraste para ponerte mi pantalón…

Me queme con el té al servirlo,me saco del ensueño que estaba, no había notado que la taza ya estaba llena y lo desborde, por tratar de evitar que se regara trate de contenerlo con un trapo, termine botando la taza al piso, hice mucho ruido con eso imagine que lo habrías escuchado, saliste ya cambiada, preocupada por el ruido que había sonado, tan solo se me calló la taza no te preocupes le dije..., te acercaste a ayudarme a recoger los pedazos de cerámica y me odie por dentro por arruinar el momento, culpe tu nalgas por tenerme ahora en el estado en el estaba, tenía mucho calor, estaba duro y no quería que lo notarás… terminamos de recoger y limpiar y nos sentamos en el sofá a hablar mientras tomábamos el té, hablamos de muchas cosas y me sentía tonto… sentía que no era genuino ante ti, que fingía cordialidad con tal de agradarte… pero si quería agradarte… pero sentía una barrera que no tenía el valor de quitar…

Te quedaste a dormir esa noche, pues su ropa no se había secado y ya era muy tarde, le ofrecí mi cama para que descansara, yo dormiría en el sofá, no puedo dormir en esa cama con ella… no después de todo lo que vi, no podré,sera una tortura, pero ella no acepto, pidió dormir en el sofá y que yo durmiera en la habitación… creo que esto será largo, por que no pones más de tu parte mujer…


- Ella: duerme en tu habitación, tranquilo, estaré bien, Soy más pequeña y puedo dormir en el sofá sin problema.

  • No mujer, no te dejare que duermas aquí, hazme caso y por favor ve a la habitación.
  • Ella - Aquí me quedo…
  • Querida por favor acepta mi habitación, para que duermas. Este sofá es muy duro para descansar.
  • Ella - Entonces tú tampoco debes dormir aquí…

Quedamos en silencio...

  • No te molesta??
  • Ella- Que?
  • Que duerma junto a tí??
  • Ella- Por supuesto que nooooo, no seas tonto, no tengo problema, ni que tu cama fuera pequeña para que no podamos compartirla.
  • Dale…

Que estoy haciendo, estamos en la misma cama y ella ya se durmió… no he podido conciliar el sueño… con ella aquí.. a pesar de tratar de mantener la calma, en mi lucha por dormir cerré mis ojos, y de pronto te sentí...subiste tu pierna sobre mi estomago, inmediatamente me puse duro.. ahora tu pierna estaba tan arriba que si la bajabas seguramente me sentirías, tú senos apretaban mi brazo, te mire, no sé qué soñabas, pero al parecer me necesitabas en ese sueño, no podré contenerme por mucho tiempo, estuvimos así un buen rato, trate de respirar profundo y pensar en otras cosas, cerré mis ojos… y de pronto sentí tus labios...

5 de Julio de 2020 a las 03:00 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~