lillucy0813 Brenda Oviedo

Miriam era una "solterona" de 22 años en pleno año 2000, ella era universitaria, trabajaba para mantener una vida, independiente, al parecer su único vicio era estar despierta hasta muy tarde viendo series y películas, reafirmando un celibato impuesto por quienes no se atrevian a amarla, había perdido la fe y ya no creía en mitos, ni en cuentos ni en los rumores del juicio final... Un día de fin de semana salió a una hora indebida y se encontró con un ser de oscuridad que le robo su unico bien preciado su virginidad, ademas de su cordura, ofreciendole el mundo bajo sus pies, sólo por aceptar que la oscuridad naciera en ella. Este es el relato en primera persona de lo que le sucedió por permitirse amar a quien no debía, siempre en discordia con su familia, amigos, sociedad e incluso consigo misma.


Paranormal Lúcido Sólo para mayores de 18.

#misterio #locura #371 #2000 #sucubo #entidades-espirituales
0
3.1mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los viernes
tiempo de lectura
AA Compartir

¿PESADILLA O REALIDAD?

No es fácil quitar la vida de un ser humano menos si es la vida de sí mismo, no soy una mujer de matar, ni de mentir y engañar. Solo cometí un pequeño error salir a altas horas de la madrugada de mi hogar. Soy una chica normal o bueno lo era. Tengo 22 años estudio y trabajo para vivir independiente de mis padres, en un pequeño apartamento que se me hace un palacio.

Todo empezó un día normal hace 8 meses era bastante tarde ya las 3 de la madrugada tenía hambre me había trasnochado en una maratón de mi serie favorita no tengo novio y pues ver televisión es mi distracción predilecta, como siempre tenía el estómago vacío y nada en el refrigerador.

La solución estaba a la salida de mi edificio un pequeño local de comida rápida muy sabrosa y económica, sé que no era una hora para salir afortunadamente vivía en una zona "segura" de la ciudad o eso creía.

En ese tiempo no daba crédito a las supersticiones sobre eso, no podía entender como en una ciudad tan cosmopolita y moderna pudieran dar importancia a los cuentos sobre las criaturas del infierno que afloran en mitad de la noche para impregnarse a los vivos estabamos viviendo el inicio del segundo milenio cristiano y la gente estaba diciendo que el mundo se acabaría pero para mi el mundo se acababa era para él que se moría, científicamente yo sabia que todavía hacian falta unos miles de millones de años para que este planeta dejara de existir, el resto de teorias para mí eran solo conjeturas.

Así que solo tomé las llaves de mi apartamento y salí de mi edificio al pasar por la porteria le dije al portero que regresaría pronto, solo me faltaba pasar por la zona verde estaba un poco oscura pero no representaba peligro porque no había entrada a gente ajena a los inquilinos y/o propietarios de allí ademas de estar vigilado por un circuito cerrado de televisión.
Caminaba sola en la penumbra no era muy divertido caminar sola en la oscuridad, así que apreté el paso cuando iba visualizando el final del sendero e imaginaba una rica hamburguesa, salchipapas, pizza.

No se como fui halada hacia los matorrales por una fuerza sobrenatural que me saco de mi centro.
Pensé que era un ladrón pero estaba tan equivocada.
No podía ver a nadie pero algo me mantenía sujeta al suelo, deseaba tanto gritar pero mi garganta no respondía solo sentía en mi mente pensamientos susurrantes de otra voz o persona quizá...

Decía: -Yo también quiero un hijo de una virgen- y reía burlonamente, el horror me invadió, solo podía respirar ansiosamente.
Cuando mi ropa fue arrancada de un tirón, casi muero del terror cuando mi ropa interior fue quitada lentamente y sentí la respiración de alguien o algo en mi cuello mientras abrían mis piernas desnudas y sentí por primera vez que entraba algo por mi sexo fue muy doloroso pero no podía hacer nada para impedirlo, después sentí como el dolor se transformaba en un inmenso placer cedí a las pretensiones del invasor y confieso que lo disfrute.

Hasta que un calor me invadió y mis piernas temblaban. Era tan sobrecogedor pero a la vez me hacía querer gritar, aquello me estaba destrozando las entrañas como una especie de ácido mis gritos ahogados y la sensación de que pronto moriría, no lograba encontrar en mi mente las oraciones para pedir perdón. No encontraba en mi mente el concepto de Dios. Era tan intenso que perdí la conciencia. No supe de mí y al despertar estaba en mi cama agitada todo estaba normal o al menos eso parecía.

-Fue una extraña pesadilla- pensé. Me levante al baño Y estaba adolorida, cansada, sin ganas de vivir como sin energía, era muy raro todo pensaba en ese extraño sueño al entrar al baño y sentarme a hacer mis necesidades matutinas para luego bañarme.

Me estaba bañando como una zombi cuando adquirí un poco de conciencia estaba corriendo sangre de mi sexo.

-Me ha tenido que venir el periodo - pensé.

Estaba realmente y sí estaba mintiéndome? excusándome en mi periodo irregular. Bueno pasaron los días de mi "pesadilla" y sentía de repente nauseas, ascos, vómitos y una aversión al sexo masculino que casi me hace tener problemas en el trabajo me notaban agresiva, en realidad no sabía lo que me pasaba.

Pasaron dos meses y cada vez me sentía peor y decidí ir al médico, le conté mis síntomas y me miro un poco pícaro de reojo y me ordeno una prueba de sangre y me remitió a un ginecólogo, le pedí que fuera una mujer quien me revisara.
Al hacerme los exámenes y también la revisión todo salió en orden, muy normal. Regresé a casa un poco más tranquila, pero lejos de mejorar empeore.
Sentía algo moverse en mis entrañas y comía las combinaciones más disparatadas para satisfacer un deseo que parecía innato.
Hasta que una noche de nuevo trasnochando hasta tarde en la madrugada cuando fui a dormir de nuevo me sentí invadida por esos "pensamientos secundarios" que me decian:

- lo sientes ¿verdad?, Es tuyo y mío.

27 de Enero de 2020 a las 21:37 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo ACEPTANDO LA "MISIÓN"

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 6 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas