El hombre y el cactus Seguir historia

S
Shikamura Wakaki


Espero que esta pequeña historia los ayude a encontrar el amor y tal vez a reflexionar.


Romance Todo público. © YO MISMO

#AMA-CON-EL-CORAZON
Cuento corto
0
522 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

EL hombre y el cactus

Hubo una vez un amante de las plantas que le gustaba toda la naturaleza por igual, pero por alguna razón desarrollo una atracción hacia los cactus. El hombre conoce un cactus único a todos que se encuentra en la cima de una pequeña colina, cerca a su cabaña. Este cactus por alguna razón era diferente y era el más hermoso que nunca antes había visto, tenía un color verde claro y se hallaba firme e imponente a quien lo veía, y sus espinas eran muy grandes a diferencia de otros. El hombre al verlo se enamoro por completo y era tal su amor que lo beso, lógicamente sus labios quedaron ensangrentados e hinchados, pero aun así el hombre amaba al cactus tanto que no le importaba el dolor.


El hombre todos los días visitaba al cactus y lo besaba en sus espinas más grandes ya que era una forma de decirle al cactus que lo amaba incluso con sus peores defectos. Muchas flores comenzaron a brotar a las cercanías del cactus y comenzaron a envolverlo, no eran flores del mismo cactus, sino que estas brotaban por cuenta propia el cactus intentaba no dañaras con sus grandes espinas así que las oculto lo mejor que pudo para no hacerles tanto daño. El hombre al verlo se deprimió mucho ya que a pesar de que él amo tanto al cactus como aceptarlo por completo, este último se sintió mejor con todas esas flores que crecían por ahí dejando al hombre totalmente triste y deprimido.


El hombre volvió a su cabaña y se fue a su cama a llorar toda la noche, él siempre espero que el cactus diera una señal de preocupación por sus labios o muestre algo de afecto hacia el hombre, pero nunca sucedió, en vez de eso el cactus prefirió a las flores que crecían por ahí. El hombre no tenía fuerzas para poder levantarse de su cama, se encontraba totalmente derrotado y sin fuerzas de seguir con su vida, después de todo había perdido a lo que lo mantenía con vida, el amor hacia el cactus.


El hombre siempre fue alguien sin ambiciones, pero ahora decidió por su misma fuerza de voluntad ahora para salir adelante y comenzó a escribir informes acerca de sus conocimientos sobre las plantas. Para ayudarse salio a su jardín y estudiaba minuciosamente cada una de la gran variedad de plantas que él tenía, pero sucedió algo que el hombre no se había percatado, a pesar de que era su jardín y el hombre lo conocía bien, comenzaron a crecer pequeños cactus muy hermosos en su jardín. Comenzó a sacarlos de su jardín ya que aun recordaba lo que le hizo el otro cactus, pero a pesar de eso los trataba con tal delicadeza para que no sufran tanto.


Paso el tiempo y el hombre gano mucho dinero y premios gracias a sus informes y libros acerca de las plantas, ya que significo innovaciones para la agricultura y la botánica en general. Con todo el dinero se compro una mejor casa ahora en la ciudad y comenzó a socializar más con la gente, ademas de donar a la caridad y fundar una asociación para la protección de las plantas en el mundo. Pero a pesar de todo el hombre en su gran casa siempre se encontraba solo y triste, ya que a pesar de conocer mucha gente y diferentes tipo de plantas nunca olvido al cactus de la colina, solo aguanto su dolor para poder salir adelante, pero aun así no era del todo feliz.


En una decisión desesperada después de mucho tiempo volvió a su pequeña cabaña afuera de la ciudad y ahí estaba a entradas del jardín el cactus de la colina, ahora marchito y casi putrefacto, las flores que lo acompañaban estaban totalmente muertas debido a sus espinas que aun dañaban a los demás. El hombre no sabía que hacer, tenia una pequeña felicidad en la ciudad aun cuando se hallaba solo en su casa, pero era mejor que haber estado en la cabaña sufriendo por la perdida de su amor.


Tenía dos opciones ayudar al cactus y hacer que florezca por cuenta propia o dejarlo morir, el hombre no quiere sufrir de nuevo pero sabe que no amo a alguien tanto como amo al cactus.


La mentalidad humana puede llegar a ser muy complicada e incluso confusa, sabemos que algo nos hace daño pero aun así lo hacemos e intentamos seguir con ello. Racionalmente uno pensaría que si algo te hace daño deberías dejarlo, pero: ¿Has sentido el amar algo tanto que a pesar de todo el daño sigas teniendo esperanza de que todo mejorara?


Si dices que no lo más seguro es que no hayas experimentado el amor, ya que solo lo entendería alguien que de verdad haya sufrido y amado tanto que perdería todo para seguir con eso.


¿Qué es de un cactus sin espinas? ¿Seguiría siendo un cactus? ¿Podría si quiera llamarse planta? no lo sé. Pero aun así sé que un cactus puede florecer y hacer que sus flores tapen sus espinas y hacerlas menos dolorosas, pero todo depende del cactus si realmente quiere cambiar o no.


Ahora dime tu cactus puede florecer? o mejor lo dejas morir?


La respuesta la tiene cada uno y sabe cual es.



23 de Enero de 2020 a las 17:17 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Historias relacionadas