¡Nuevo concurso de escritura disponible! #UnMundoParalelo. Leer más.
gerald-caleb- Caleb De la cruz

La pequeña María sigue escribiendo por las calles… Quizás algún día la vuelva encontrar y con suerte un fuerte abrazo me podría volver a dar. Sentado en esta banca viendo a miles de personas pasar.


Historias de vida Todo público.
Cuento corto
0
3.3mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

capítulo 1

El sol naciente y radiante se alzó una mañana

Una niña de grandes ojos envolvía con su mirada

Y esa dicha ahora ya nadie la ensombrecería

Tantas familias esperando están con felicidad en su mirada.


Los días pasaron como cual estrellas fugaces de la noche

La inocente pequeña se preguntaba tantas cosas que su curiosidad le incitaba

¿Por qué papá aún no ha regresado? / Y ¿Por qué la luna no le ha esperado?

¿Por qué mamá no come conmigo? / ¿Será que ya se ha llenado?


El sol pasa a la noche y da un suspiro a los trabajadores

Personas con distintos motivos que no pueden rehuir a sus labores

Que sensación tan horrible de esos pobres animales

Por más que gritan y hablen al final siempre termina en las calles

Un papel arrugado no vuelve hacer lo mismo; ahora imagina una sonrisa que
poco a poco cae en un abismo.


La pequeña muy pronto empezó a crecer

Ya no era la niña inquieta; aunque en realidad nunca lo fue

Creía en las reinas blancas y en las negras también

Creía en las hadas que iluminaban el sendero del bien

En el pequeño Louis que termino siendo un pequinés

Pero sobretodo creía que el mañana ya no volvería hacer como ayer.


Recordaba con nostalgia todas las gotas y sus huellas marcadas en la almohada

Siempre tuvo todo pero no se contentaba

Quería un abrazo, una mirada, alguien que le dijera que no pasaría nada.

Los peores temblores siempre estuvieron viviendo en su casa.

Ahora vive y sonríe pero no sé cómo se encontrará mañana

Ahora llora por un novio quizás mañana encuentre al príncipe de cuentos de
hadas


El naufragio que vuelve loco al experto navegante, ojalá escape y no vuelva
hacer el mismo de antes.

La pequeña María sigue escribiendo por las calles…

¡Imaginando un futuro donde no haya pleitos! / ¡Donde no haya hambre!

Y el pobre zorro no vuelva a caer en la misma trampa y se dé cuenta que mejor
es hacer el bien

Tanta gente hurtando por saber su futuro y no pudiendo superar el ayer.


La pequeña María sigue escribiendo por las calles…

Donde el niño hambriento no tenga miedo en preguntar y mucho menos la
madre en contestar.

Un regalo vacío dado con cariño es mejor que el mayor Ferrari dado esperando
algo sombrío

Y la bruja al final también lloro… No porque fue derrotada sino que aun
ganando no habría nadie quien la felicitara.

La pequeña María sigue escribiendo por las calles…

Quizás algún día la vuelva ha encontrar y con suerte un fuerte abrazo me
podría volver a dar.

Sentado en esta banca viendo a miles de personas pasar

20 de Enero de 2020 a las 21:19 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Caleb De la cruz Un amante más de la literatura. El anhelo de leer un libro, una poesía, un relato o un escrito en general y enredarte en la historia, como un niño que juega sin cesar.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~