Entre ciencia y salchichas Seguir historia

A
Asesor IV


Un estudiante emprende su último tramo para lograr su graduación, pero encuentra muchas barreras, entre ellas docentes sin rigurosidad y con ínfulas de grandeza.


Historias de vida Todo público.

#salchichas #educación #ciencia #universidad # #historia-de-vida
Cuento corto
0
958 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

Entre ciencia y salchichas




Dentro de la decidida lucha emprendida meses atrás por realizar su tesis y graduarse, Anderson, un joven de estatura promedio, había creado un laboratorio en su casa, financiando su proyecto con la monitoría a la que se había vinculado. Desafiaba así un modelo donde los estudiantes se veían obligados a ejecutar parte de proyectos de los profesores y/o estudiantes de maestría.



En su primer intento, antes de montar la zona de experimentación en casa, había encontrado espacio en un proyecto para hacer lo que le gustaba, pero tuvo muchos inconvenientes con una estudiante de maestría, sobre quien años después se dio cuenta de que la llamaban «nube», porque siempre andaba en el aire. Algunos días iban bien, pero otros se ponían algo pesados. Una vez, por ejemplo, luego de cuestionar los resultados de un artículo «científico» y probar que estaba en lo correcto, fue citado por la directora junto a su codirector. «Eres muy detallista y te complicas mucho, eso no es bueno para el proyecto», le dijo ella mientras el codirector se sorprendía con esas palabras, pues en ciencia las cosas no deberían funcionar así.

En vista de que en el proyecto no se corregirían los errores, Anderson decidió seguir su propio camino, lo que le costó que la directora no lo acompañara más. De esta manera quien había sido el codirector la reemplazó, así que Anderson tuvo que conseguir un nuevo codirector.


Desafortunadamente, el nuevo codirector participaba del anterior proyecto y supo de los inconvenientes, por lo que antes de iniciar la codirección del proyecto que crearía Anderson, le dijo: «usted es de los que nunca se gradúan y se dedican a vender salchichas». ¡Vaya, qué forma de motivar a los estudiantes! Sin embargo, esto no desmotivó a Anderson, todo lo contrario, le dio un motivo más para conseguir su objetivo.