Epifanía al viaje en el tiempo Seguir historia

aaleksai Gabriel Ariadvel

La humanidad ha conseguido viajar en el tiempo, sin embargo lo único que queda es esta carta.


Cuento Todo público.

#Aleksai #carta #corto #relato #cuento #tiempo
Cuento corto
0
3.0mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Epifanía al viaje en el tiempo.

Solamente dos años pasaron desde que se comprobó que los viajes en el tiempo eran imposibles. Dijeron que no podíamos viajar a momentos que ya no existían, nunca lo hicieron o quizás aún no lo hacen. Era extraño, era curioso.


De todas formas, se tardó menos tiempo en refutar aquella teoría de la inexistencia de los viajes en el tiempo que formarla. Fue cuestión de meses, y a los cuatro ya se mantenía un acuerdo de total confidencialidad respecto a que habían hallado una falla en la teoría lanzada hace dos años.


Creo que se puede contar con los dedos de una mano las personas que realmente tenían conciencia de lo que estaban haciendo, de lo que estaban logrando, algo inverosímil, algo que era maravilloso. Cuando la humanidad se quiso dar cuenta, los viajes en el tiempo ya eran posibles, y grandes catástrofes fueron evitadas. Solo bastó una pequeña vacuna para que la peste negra jamás haya existido, un retraso en el aeropuerto para que un avión particular no despegara en un 11 de septiembre, una advertencia sobre un iceberg para que no se hundiera un pequeño barco y demás, muchas más desgracias que azotaron a la humanidad, que la golpearon en la cara.


Pero claro, esas cosas nunca pasaron, puesto que esto era el fruto del viaje en el tiempo; enmendar errores y saber los futuros. Y no duramos nada con estos "éticos" objetivos. Las grandes desgracias que evitábamos se transformaron en caprichos, fruto de gente que no pensaba bien sus palabras frente a alguna persona, entrevistas de trabajo que salían mal, momentos de vergüenza. Tampoco usábamos el futuro para cosas buenas... Qué número de la lotería saldría mañana, a quién debía apostar en aquel juego, si valía la pena o no arriesgarse...


Y casi sin darnos cuenta, desgarramos tanto nuestra línea temporal que lejos de parecer una recta, parecía una punteada, pisada y escupida por todos. Por la avaricia humana. Para colmo, desgraciadamente formé parte de esta verdadera desgracia; la que sí debemos evitar.


Porque luego de pasar ya casi diez años en una realidad donde la historia humana es tan vacía y sin errores, que nunca aprendimos nada; la historia no existe, la que conocemos y conoceremos realmente no vale nada, porque chasquearíamos y ya no existiría. El pasado tampoco porque tranquilamente ya no puede existir.


Las cosas realmente no tienen sentido en esta época, y pensar que el más grande descubrimiento de la historia humana haría que nuestros años y años como una cultura no valdrían nada, perderíamos nuestras costumbres, leyendas, con tal de arreglar lo que hoy nos hizo ser, y no nos percatamos de que ya no éramos nadie.


Por eso, desde el futuro, que es mi presente, yo redacto algo para mis viejos amigos del pasado. Una tesis, que se titula "Los viajes en el tiempo no existen".

Atte. Un viajero del tiempo.

28 de Noviembre de 2019 a las 20:20 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~