Gritos del Alma Seguir historia

pau_emi Paulina Almanza

_ Vamos Fredy estoy preocupa por esas dos mocosas _ le dije ya impaciente _ Listo Jefa _ salió de la camioneta y me dispuse a cerrarla Un grito ensordecedor se escuchó y me tape las orejas antes de que me reventara los tímpanos, me rechinaron los dientes de la fuerza que estaba haciendo para no gritar de regreso, era como si tuviera a la persona a mi lado gritándome directamente, me deje caer de rodillas y grite, era demasiado, sentía mis oídos sangrar. _ ¿jefa? _ me agarro Fredy


Ciencia ficción Sólo para mayores de 18.

#erotico #accion #341
0
1.1mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Capitulo 1


Por fin termine de poner el ultimo adorno al pastel de bodas que me encargaron tenía que entregarlo en unas horas y ya estaba listo, desde las 5 de la mañana estoy trabajando y le puse especial detalle por ser de una amiga de la universidad, me limpie las manos y fui abrir el congelador y moví el pastel con mi telekinesis y lo puse dentro. Limpie lo que ensucie y me dispuse abrir la pastelería “Dulce de Rechupete”.

Estaba haciendo el chequeo de calidad de la mercancía cuando llego mi ayudante Frederic era un chico de 16 años altura entre 1.60 y 1.65, piel trigueña, ojos cafés, cabello corto negro y complexión delgada, aun iba a la escuela así que me ayudaba por las tardes y los fines de semana en la mañana.

_ Buenos días jefa _ me saludo entrando al mostrador

_ Buenos días Fredy ¿Cómo esta tu abuelita? _ Fredy solo tiene a su abuela, perdió a sus papas cuando tenía 14 años y se quedó al cuidado de su abuelita Adelina, pero se enfermó hace unos meses y no le quedo de otra más que trabajar para mantenerlos, así que le di trabajo y le permito ir a la escuela para que no termine siendo un vago.

_ Ya se encuentra mejor jefa y dijo que muchas gracias por las galletas de mantequilla que le mando ayer, estaban de rechupete _ me lo dijo con el pulgar hacia arriba y con la otra mano en la cintura, me empecé a reír.

_ Qué bueno que le gustaron. Por cierto, tenemos una entrega en unas horas, va a venir Sofrina y Sabrina para quedarse cuidando en lo que vamos.

_ ¿Enserio? _ voltee a verlo y le estaban brillando los ojos, tenía un cierto enamoramiento con las gemelas

_ Si, y nada de coqueteos con mis hermanas Fredy _ se lo dije con voz firme, pero risueña.

Empezó a jugar con sus dedos y haciendo pucheros, levante una ceja, se sonrojo y me sonrió

_ ¿Ni un poquito jefa? _ me empecé a reír a carcajadas _ jefa no se ría de mí, sus hermanas son tan hermosas y divertidas es imposible no amarlas un poquito _ me levante del piso donde estaba sentada checando la calidad de la mercancía, le acaricie el cabello juguetonamente.

_ Buena suerte con ellas, créeme, la vas a necesitar

Terminamos de hacer el chequeo y me puse a trabajar en los nuevos pasteles para exhibir y remplazar los que quité. Faltaba una hora para hacer la entrega del pastel y mis hermanas todavía no llegaban.

Fredy estaba preparando la furgoneta en lo que sacaba el pastel del congelador, lo cheque por si tenía algún error, pero todo estaba bien, mire mi reloj y todavía no llegaban.

_ jefa aun no llegan las chicas – me pregunto Fredy desde la puerta trasera donde tenemos la camioneta

_ No, y ya es tarde _ solté un suspiro _ vámonos en el camino les marco, hay que subir el pastel y cerrar la pastelería.

En el camino les estuve marcando, pero ninguna de las dos me contesto, y ya me estaba preocupando. Llegamos al lugar de la entrega y entre Fredy y yo metimos el pastel y lo acomodados, le arregle los detallitos que, aunque manejes con suma precaución siempre pasan. Platique un poco con mi amiga y la felicite. Sali afuera y me pare afuera de la furgoneta esperando a que Fredy terminara de acomodar adentro para irnos.

_ Vamos Fredy estoy preocupa por esas dos mocosas _ le dije ya impaciente

_ Listo Jefa _ salió de la camioneta y me dispuse a cerrarla

Un grito ensordecedor se escuchó y me tape las orejas antes de que me reventara los tímpanos, me rechinaron los dientes de la fuerza que estaba haciendo para no gritar de regreso, era como si tuviera a la persona a mi lado gritándome directamente, me deje caer de rodillas y grite, era demasiado, sentía mis oídos sangrar.

_ ¿jefa? _ me agarro Fredy

Me llego un flashback de la casa, Gertrudis estaba sufriendo, ahora lo entiendo el grito estaba sucediendo en la casa. Use mi magia para bloquear el grito que nublaba mi mente y me concentre en lo que gertrudis intentaba mostrarme. Vi el recibidor, había manchas en el piso ¿sangre?, la puerta estaba abierta, olía a muerte fresca y magia muy poderosa, ¿Dónde están mis hermanas? Apareció otra imagen, era el segundo piso, el pasillo estaba solo y oscuro, el grito procedía de una de las habitaciones, camine con cautela, se veía una luz debajo de una de las puertas, me pare enfrente de mi habitación y toque la puerta. La magia era antigua y poderosa. La empuje y se abrió, el grito rompió mi magia y me impacto dejándome de rodillas, agarre mi cabeza y grite.

_ Hermana, ayúdame _ escuche un susurro a través del grito que cada vez se ponía peor _ duele, hermana _ era la voz de Sabrina

Abrí mis ojos llenos de lágrimas y vi a Sabrina tirada en el piso hecha un ovillo ¿Dónde está Sofrina? El grito se izó todavía más fuerte, me va reventar la cabeza, no puedo usar mi magia así mi cabeza se está haciendo pure.

_ Nahiara duele _ susurro de nuevo Sabrina, no aguante más y me deje caer al piso, mis ojos, y mi nariz sangraban. Moví mis manos a mis oídos sangrantes y utilice mi magia para reventarlos, grite hasta quedarme ronca. Me quede acostada cubriendo mi cabeza, no sé cuánto tiempo permanecí en la misma posición, pero ya no escuchaba nada todo se quedó en silencio. Me moví y gatee hacia Sabrina que no se movía, dios no, intente agarrarla, pero no pude olvide que esto eran las imágenes que Gertrudis me estaba mostrando. Busque a Sofrina en la habitación y estaba hincada en un rincón con la cabeza hacia atrás y sus manos sosteniéndola y me quede en shock.

Ella era la que estaba gritando, por un momento no supe que hacer, lo que veían mis ojos, era imposible, su apariencia era espantosa, tragué duro. Su cabello era blanco y largo muy largo, aproximadamente le llegaba hasta los tobillos, no estaba segura, pero la rodeaba como un manto levitando a su alrededor, sus ojos eran rojo sangre con la pupila blanca, las venas de su cara estaban exaltadas y parecían horribles cicatrices adornando su hermoso rostro o bueno como lo recordaba ayer en la noche antes de que se fuera a dormir, su piel se veía huesuda y envejecida, tenía garras por uñas y tenía las manos igual que su cara, sus dientes eran largos y puntiagudos. Era una criatura que aparecía en las pesadillas de los niños y los viajeros.

Me trague mi miedo y me moví hacia ella, me pare y puse mis manos en mi pecho, cerré los ojos, empecé un cantico muy leve para elevar la magia de mi espíritu, yo pertenezco al clan de las brujas “íonacha na gealaí” o también conocidas como las hijas de Ariadna, diosa de la luna, hermana de la tierra y esposa del sol. Giré mis manos y abrí los ojos, una luz blanca descansaba entre mis manos, sostenerla era como sostener una llama caliente y llena de vida, el latido de un corazón lleno de amor y esperanza, de bondad y sanación. Expandí mis brazos y toda la habitación se ilumino, mis tímpanos reventados sanaron y pude escuchar el grito de la criatura en la que mi pequeña hermana se había convertido, pero mi cantico callo esos gritos de inframundo y la magia que nos rodeaba me protegía, casi no me gusta utilizar la magia espiritual porque era magia que venía de mi propio espíritu y era un desgaste que tardaba días o meses en recuperar.

Enfoqué mi mirada en Sofrina que no era Sofrina y dirigí la luz de mi espíritu a su cuerpo que lo rodeo como una cortina de humo blanco y quedo dentro de mi circulo de magia, el motivo por el cual utilice este tipo de magia es porque se me permite ordenar a cualquier persona que este dentro o al alcance. Las palabras de poder solamente mi abuela, mi madre y yo las podemos utilizar, no todas las brujas del clan logran dominar los cinco elementos hasta el momento solo somos tres. Las puedo utilizar sin la necesidad de utilizar la magia espiritual, pero el golpe de poder que representa cada palabra seria atroz para mi cuerpo.

_ TOST _ Sofrina dejo de gritar en el instante en que grite la palabra de poder para silenciar su grito, quedo en la misma posición y con la boca abierta, pero sin emitir ninguno sonido _ CODLADH _ se desmorono en el piso quedando inconsciente, la libere de mi magia y me deje caer de rodillas agotada, utilizar la magia de espíritu con las palabras de poder fue demasiado para mí y más por el estado físico en el que me encontraba, aunque la casa era una parte de mi fue demasiado arriesgado.

Me acerque a ella gateando y toque su espíritu ya que no podía tocar su cuerpo físico y checar su pulso, viva, ok, mis hermanas estaban vivaz me permití regresar a mi mente y cuerpo físico.

_ JEFA _ me grito Fredy en la cara y le di un manotazo para que se quitara ya tenía suficiente de gritos el día de hoy _ ¿Esta bien?

_ Estoy bien _ o bueno lo mejor que puedo estar _ tenemos que ir a mi casa, vamos _ me levante del piso donde al parecer termine en mi travesía con gertrudis, me puse al volante y arranque con destino a la casa de Fredy no tenía pensado llevarlo a mi casa donde posiblemente algo más que un grito paso, no estoy segura si esa mancha en el piso realmente era sangre porque no había cuerpos tirados y mis hermanas no estaban heridas, así que probablemente fue mermelada o eso espero.

Mi casa se encontraba en Castleknock a 8 km al oeste del centro de Dublín, Irlanda, estaba rodeada por el bosque que me daba la privacidad de mis vecinos que necesitaba. Ya se alcanzaban a ver los dos gigantescos arboles de fresno rojo que indicaban la entrada a la casa, pero había algo extraño, los árboles se veían inquietos cuando no hay viento, alguien extraño estaba en la propiedad. Pise el acelerador. Había dos camionetas estacionadas al frente de la casa, me baje para hacerle frente al hombre que tenía parado enfrente de mi furgoneta blanca.

_ ¿Qué está haciendo el alfa de la manada de Castleknock en mi puerta? _ le pregunte a Erik Dunne

_ Hola muñeca, ya que tu no vas a visitarme me vi en la pena de venir yo _ llame a la tierra atreves de mis pies y sondee el terreno alrededor de la casa para saber a cuantos lobos tenía rodeándola, aparte de él eran cinco lobos más, dos en la parte trasera escondidos en su forma animal entre los árboles, dos a los laterales de la casa en su forma humana, el quinto se encontraba a nuestra derecha y Erik enfrente de mí.

_ Con una llamada hubiera sido más que suficiente Erik _ camine dándole la vuelta hacia la casa, prefería estar yo entre él y mis hermanas aun inconscientes dentro, me pare sin abrir la puerta y voltee a verlo.

Era un hombre realmente hermoso su piel era blanca, ojos color azul cielo, tenía un cabello impresionante, le llegaba a la mitad de la espalda de color rubio, lo tenía agarrado en una cola de caballo y dos trenzas gruesas en las orejas, alto entre 1.90 a 1.95, complexión delgada, aunque era puro musculo grande y fuerte por algo era el alfa de la manada desde hace unos cuantos años, parecía en sus veinte cuando en realidad tiene más de cien años y contando. No me cae mal, pero en estos momentos me ponía un poco nerviosa que estuviera parado en mi puerta y haiga sobrepasado mis guardas sin alertarme.

“Las guardas fueron desactivabas por Sofrina” me susurro Gertrudis, ahora eso tenía sentido, aunque Erik es muy poderoso no hubiera podido pasar mis guardas sin recibir un daño físico mortal incluso para él.

_ Y perderme el placer de verte querida _ me sonrió mostrando sus dientes blancos, estaba molesto muy molesto, algo le había pasado a sus lobos y probablemente fue consecuencia de Sofrina solo espero que nadie este muerto, soltó un suspiro y se cruzó de brazos _ hace aproximadamente una hora, tres de mis lobos salieron a explorar sin la vigilancia de un lobo mayor _ en pocas palabras fueron cachorros, mierda _ media hora después fueron heridos por un grito que después de hacerlos reaccionar me dijeron que provenía de tu casa Nahiara, los tímpanos de los tres cachorros se reventaron y uno de ellos quedo ido, quiero saber ¿qué paso? _ me miro esperando una explicación que para ser sincera también yo necesitaba averiguar. Pero el alcance que los lobos tienen al escuchar es de 10 km y su manada está a 15 km, es imposible que escucharan el grito de Sofrina a la distancia que estamos, aunque las guardas se hayan quebrado es imposible que lo escucharan.

_ Y se puede saber ¿Qué hacían tus lobos en mi propiedad sin avisarme? _ cuando yo me mude Castleknock por respeto a la manada local les avise de mi presencia en su territorio y no provocar una disputa con los lobos, el trato fue que ninguno entraría en el territorio del otro sin avisar de antemano, sus lobos cruzaron mi territorio sin permiso.

Erik se me quedo viendo sin responderme no esperaba que le hiciera ese cuestionamiento, no me molesta que sus lobos anden en mi territorio de hecho no es la primera vez que lo hacen, aunque siempre tienen cuidado de venir cuando nosotras no estamos o mínimo yo, que soy más poderosa que mis hermanas y siempre me doy cuenta cuando alguien cruza mis guardas, pero como no son hostiles solo cachorros explorando por adrenalina en el territorio de la bruja lo deje pasar.

_ Solo son cachorros Nahiara, niños curiosos _ Erik siempre ha sabido donde andan sus lobos y sabe cuándo cruzan el límite y nunca los detuvo, aunque yo tampoco le reclame

_ La curiosidad mato al gato, en este caso al lobo _ Erik soltó un rugido que hasta el aire se quedó quieto, los pájaros dejaron de cantar y sus lobos se congelaron y yo solté un suspiro _ no te voy a negar que el grito provino de mi casa, pero tampoco tengo que darte ninguna explicación, no quiero una guerra contigo Erik y tampoco tengo tiempo de estar discutiendo contigo por las travesuras de tus lobos, no es la primera vez que vienen a mi territorio y lo he dejado pasar porque solo son cachorros, pero deberías de tener mejor control sobre ellos _ volvió a gruñir, el decirle que no sabe controlar a sus lobos es un insulto para un alfa tan viejo como él.

_ Los deje explorar porque sé que tu no les harías daño Nahiara, maldición, hasta tus hermanas juegan con ellos cuando vienen _ yo también juego con ellos _ y tú nunca me reclamaste de la presencia de ellos así que los deje hacer lo que quisieran, maldita sea, ahora tengo tres cachorros sordos y uno de ellos no reacciona _ estaba preocupado, su lobo ya estaba demasiando en la superficie, sus ojos son rojos en vez de azules y hablaba con gruñidos.

Lo único que separaba a nuestros territorios era un rio que estaba en medio del bosque detrás de mi casa, pero como tiene piedras donde pueden brincar sin caer al agua y ahogarse es fácil para los cachorros cruzar de un lado al otro sin sufrir daño. Solté un suspiro.

_ Te ayudare con tus lobos, pero déjame primero poner en orden mi casa, mis hermanas no han reaccionado desde que llegue y eso ya es más de una hora, cuando me asegure que están bien iré al rio y esperare por alguien para que me guie a tus lobos heridos _ no es culpa de los cachorros haber llegado en mal momento

_ Te esperaremos, ve hacer lo que tengas que hacer _ ¿seguir discutiendo con el lobo macho alfa o correr a ver mis hermanas? “Sofrina se despertó” ok. correr a ver a mis hermanas.

Me di la vuelta y la puerta ya estaba abierta.

_ ¿jefe se dio cuenta que la puerta se abrió sola? _ escuché que el lobo que estuvo presente en nuestra conversación le dijo y Erik solo le gruño

_ son bienvenidos de entrar _ les grite subiendo ya las escaleras

Gertrudis se encargará de ellos en lo reviso a mis hermanas “bloquea nuestras voces no quiero que los lobos escuchen nuestra conversación” le ordene a Gertrudis serrando la puerta de mi cuarto. Todo seguía tal y como lo deje en mi travesía a excepción de mi hermana que sostenía el cuerpo aun inconsciente de Sabrina. Levanto su cara llorosa y me miro con desesperación y miedo mucho miedo.

_ Hermana ayúdalo, tienes que ayudarlo _ ¿ayudar a quién? _ el solo es un niño, no tiene por qué morir _ me senté a un lado de ella y toqué la frente de Sabrina, solo estaba inconsciente un problema menos

_ ok, Sofrina mírame, ¿recuerdas que fue lo que paso?

_ Me dolía mucho la garganta sentía que algo estaba a punto de pasar y Gertrudis nos avisó de que los cachorros venían a visitarnos y baje para agarrar galletas y mermelada escuche el aullido de uno de los lobos y camine a la entrada para abrirles la puerta y mi cuerpo empezó a doler mucho, mi garganta ardía y necesitaba liberar algo que me estaba sofocando, se me resbalo la mermelada y subí como pude con Sabrina que estaba en tu cuarto, pero el dolor era insoportable en mi cabeza había muchas imágenes de, alguien, alguien, que, el _ volteo a verme horrorizada, empezó a temblar e hiperventilar _ va a morir, va a morir, va a morir, él va a morir _ lo decía como si fuera un mantra y sentí que otro grito se avecinaba, toque su frente para bloquearla y se desmayó.

La mande levitando a la cama y llego un vaso con agua del baño, lo agarre y le eche el agua a Sabrina sobre la frente.

_ Despierta bella durmiente, el sol esta sobre el cielo y la luna se aproxima por el horizonte _ abrió los ojos y me miro desorientada, miraba a todos lados hasta que enfoco su mirada en la mía, estaba asustada, tomo mi mano con mucha fuerza,

_ Ella, ¿está bien? _ me susurro con miedo

_ Está bien, solo dormida, ¿recuerdas qué paso? _ la ayude a sentarse y me abrazo

_ Ella dijo que le dolía todo su cuerpo y quería bajar para llamarte, pero comenzó a gritar, un grito tan desgarrador que me quede petrificada viéndola, como cambiada su cuerpo a una criatura que jamás me imagine que existiera y uno de los cachorros entro por la puerta y la vio, salió corriendo, pero no podía dejarla sola así que lo deje irse, Banshee _ la última palabra la dejo tan quedito que creí no escuchar bien

_ ¿Que?

_Banshee _ creo que no escuche mal _ las portadoras de la muerte, ese es nuestro destino _ se desmayo

¿Banshee? Jamás había escuchado de ellas, otro problema más por resolver, por lo menos ya sé que le paso a los cachorros de Erik, mande levitando a Sabrina junto con su hermana, cerré las ventanas y las cortinas, apague la luz y salí, “Gertrudis ¿Dónde están?” “en la cocina comiendo galletitas con café” “mantenlos ahí” utilice el aire a mi alrededor y me pinche un dedo, lo suficiente para que sangrara y poder dibujar un círculo de sangre sobre la puerta. Puse mi mano sobre el circulo terminado y lance un hechizo de protección lo suficiente poderoso para quien fuera y se acercara a mis hermanas tuviera un destino peor que la muerte. Dibuje un círculo en el aire con fuego para restaurar las guardas que Sofrina rompió y las reforcé, el aire cambio a nuestro alrededor, se volvió más pesado en lo que la magia hacia su trabajo “los lobos lo sintieron, están subiendo” “bloquéalos, no quiero intrusos en mi casa” se sintió una ráfaga de viento en toda la casa y escuche a las puertas abrirse y cerrarse “¿acabas de sacar a Erik y sus lobos?” “dijiste que no querías intrusos en la casa” “maldición Gertrudis” la magia se asentó y todo quedo tranquilo y normal.

Sali de la casa y se cerró la puerta detrás de mí. Erik estaba parado furioso y sus lobos aun tirados en el piso, le sonreí.

_ Cosas de brujas, no hagas mucho caso, porque no, nos vamos ya _ camine a mi furgoneta y Erik me agarro el brazo cuando pase junto a él, mire mi brazo y lo mire a él.

_ Nos iremos en mi camioneta _ lo mire horrorizada, si me iba en su camioneta tendría que esperar a que me trajera de vuelta o caminar por el bosque

_ No hay necesidad, cuando termine de sanar a los cachorros me regresare por donde vine para eso ocupo mi furgoneta _ intente caminar de nuevo, pero Erik no soltó mi brazo y me empezó arrastrar a su camioneta _ Erik, lo mejor es que nos vayamos por separado _ siguió arrastrándome hasta llegar a la camioneta, abrió la puerta del pasajero y me metió dentro. Solté un suspiro y me quedé esperando a que me llevara a la guarida del lobo.

24 de Noviembre de 2019 a las 05:02 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Capitulo 2

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 4 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión