Antal Seguir historia

luciel Lucía Escoriza

Los dragones han despertado. Esperando encontrar un mundo perfecto, acabaron por ver el caos y la traición entre antales, seres antropomorfos con apariencia animal y atributos humanos. Pero no todo está perdido, aun pueden devolver la paz a su mundo. Pero no podrán hacerlo solos.


Fantasía Sólo para mayores de 18.

#comedia #romance #fantasia #antro
0
971 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

EL ORIGEN DE LOS ANTALES

Antal.

No era como aquellos mundos.

Antal había evolucionado de lo que un día fueron humanos. Gobernaron la tierra, la utilizaron y explotaron. Construyeron las primeras civilizaciones, y cayeron con ellas. Lo que quedó de ellos se reflejaba en los libros más antiguos. Historias, leyendas, y sueños. El mundo pudo recuperar una parte de todo lo que los humanos le habían quitado. Los bosques arrasados por el cemento, el cielo oscurecido por la polución. Ahora los paisajes eran tan brillantes y puros como antaño. Ahora, los humanos no podrían arruinarla.

Tal vez, si no hubieran desaparecido, los antales no hubieran nacido. Esas hermosas criaturas habían evolucionado gracias a los humanos, pero en cambio, habían aprendido a respetar la naturaleza, y usar su fuerza solo cuando realmente lo necesitasen. Eran animales fantásticos, capaces de caminar como sus pies, capaces de hablar, percibir, y preguntar. Los antales eran ratones, elefantes, topos, leones, cebras y cualquier animal que sobrevivió a la extinción. Animales que se habían alzado a favor de la naturaleza. Protectores de la vida.

Derribaron los muros de los humanos. Quemaron sus residuos. Construyeron un mañana juntos. Depredadores y presas se unieron por un bien mayor, pero aquello no duró demasiado tiempo. En cuanto el equilibrio con la naturaleza había vuelto, los depredadores empezaron a tener hambre.

Creyeron que ellos serían diferentes. Que serían capaces de mantener la paz entre las razas, que serían aliados, que dejarían sus instintos atrás. Pero la pantera siempre tendría hambre de venado. Al final, acabaron clasificándose como los antiguos moradores de Antal. Aparecieron reyes y nobles. Burgueses bañados en oro. Clases tan bajas que apenas sobrevivían el día. Los depredadores se hicieron con los cuatro reinos, pero los gobernaron de formas muy distintas.

Mientras que el Oriente mantenía la justicia y el equilibrio entre todos sus habitantes, a pesar de su raza, el Occidente aplastaba a aquellos que no tenían una moneda con la que pagar. El frío norte solo fue habitado por los más duros y solitarios, y el sur, apenas tenía para sobrevivir por sí solo.

De no ser porque aquellas criaturas eran protegidas por un ser mayor, habrían acabado como los humanos. Pero aún estaban a tiempo. Aun podían regresar a la paz. Mientras que algunos buscaban una solución que los mantuviese unidos, otros solo querían provocar una guerra súbita.

Guiados por los dragones, seres astrales que viajan entre mundos, fueron capaces de hacerlo hace cien años. Ahora que los dragones regresarían, podrían volver a instaurar la paz.

¿O no?

1 de Diciembre de 2019 a las 00:01 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo LOS ÚLTIMOS DRAGONES

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión