raulfcarbone1988 Raúl Fernández

La tierra no solo es un cuerpo celeste que alberga vida: también es un ser vivo. La Diosa Madre, Gaia, proveyó de vida y sustento a los primeros humanos, así como la habilidad de concretar sus deseos, creando la magia. Así, algunos humanos convirtieron la fantasía en realidad por medio de la magia y los poderes de la tierra, y amasaron un poder inmenso, considerándose a ellos mismos Dioses, dando lugar a las cosmogonías y panteones de la antigüedad y desplazando a la Diosa Madre de su trono ancestral para gran parte de la civilización. Desde entonces, la guerra se hizo una realidad inevitable, así como interminable. Los secretos de Gaia, la madre tierra, han sido cuidadosamente custodiados por una agrupación llamada “Escuadra de la Luz”, pero también codiciados por una serie de seres que nunca descansarán hasta obtener los poderes ilimitados de Gaia. Un joven con autismo, Leonardo, queda en medio de aquel enfrentamiento entre las fuerzas del mal, o el culto de Jaldabaoth y la Escuadra de la Luz. Un secreto está contenido en el joven, el cual genera el interés de ambos bandos y que se irá desentrañando mientras Leonardo se une a la Escuadra, conociendo amigos, así como diversos rivales, tanto fuera como dentro de aquella agrupación. En este camino, el protagonista descubrirá un límite intangible entre el bien el mal, el secreto que subyace a su existencia, así como la forma de poder valorar su forma de ser y expresarse en el mundo.


Aventura No para niños menores de 13.

#drama #acción #fantasía #magía #mitología
9
5.1mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo

El paisaje de aquel cerro era desolador. Lo que antes eran frondosos árboles y arbustos de montaña, ahora no eran más que muermos ardiendo. El pequeño niño recordaba que hasta hace unos minutos el día estaba radiante. Ahora, solo quedaba una penumbra inexplicable y aterradora, solo iluminada por las llamas que consumían las últimas ramas y arbustos. Sin poder explicárselo, sentía un sabor entre sangre y tierra en la boca.

De pronto advirtió una sombra frente a él. La rabia vino enseguida. No entendía racionalmente por qué. Solo la sintió, sin poder explicarlo. Antes de discernir nada, el niño advertía cómo su cuerpo era sacudido; no, más bien, era hecho pedazos, ante el ataque despiadado de ese ser desconocido. Luego de la parálisis completa por el golpe, venía el ponerse de pie, como si nada. Era como si perdiera una vida en un juego y volviera a aparecer, completamente restaurado. Acto seguido, el niño volvía a intentar acercarse inútilmente para enfrentarse a la enorme y terrorífica sombra que se le había aparecido y consumió todo.

Aquella bestia todopoderosa, como el “enemigo final” de un juego, no daba tregua, ni tampoco el tiempo para que el niño la viera, advirtiera cómo era, ni qué quería. Lo único que se acumulaba en aquel pequeño era el dolor y la rabia. Así, el terror, la rabia, la impotencia y el dolor se repitieron y se acumularon en una espiral inconmensurable que duraba un instante y una eternidad a la vez. Sin pensarlo, el niño saltaba para intentar “matar” a aquella sombra.

Nada más lejos de cualquier posibilidad. Casi de inmediato, en un lapso demasiado corto para medirlo, volvía a caer. Luego, la tierra y la sangre, los brazos reventados, el cuello fracturado. Esta experiencia corta, pero que se repetía una y otra vez extendía de forma inconmensurable la agonía y desesperación. Así, el mismo ciclo se presentaba una y otra vez.

De repente, en el infinitesimal lapso que se presentaba entre un ciclo y otro, el niño pudo advertir algo cerca suyo. Atinó a mirar a un costado, tirado en el suelo, sólo para ver ante su pavor que lo que tenía cerca suyo era lo que quedaba de la cabeza de una niña, con una expresión desfigurada. El niño trató de cerrar sus ojos, mas no podía. Luego, intentó taparse los ojos, pero tampoco sus brazos le respondían. Su terror creció y creció más al ver que la mueca de unas palabras se articulaba en la boca de lo que quedaba de la niña. No se entendía ni se podía escuchar lo que trataba de decirle al niño. El niño, sintiendo terror e impotencia, solo pudo gritar varias veces una frase inconexa, antes que el monstruo se acercara a darle el golpe de gracia en el suelo:

—¡Devuélveme a…!

23 de Julio de 2020 a las 15:41 1 Reporte Insertar Seguir historia
9
Leer el siguiente capítulo Los inicios del guerrero ensimismado

Comenta algo

Publica!
Alonzo Rivas Alonzo Rivas
Me engancho la historia, muy bien estructurada, la seguiré leyendo.
August 17, 2021, 04:06
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 10 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas