Dialogos Seguir historia

juan_guzman juan guzman

Cuento de dialogos para el taller de escritura.


Cuento Todo público.

#Humor #machismo
Cuento corto
0
300 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Dialogos

Faltaban 20 minutos para que empezara la película. Así que Mariano fue con Romina al Sacoa que estaba al lado del cine para hacer tiempo. Era su primera salida juntos. La había conocido hace 2 semanas y hasta entonces solo se juntaban a coger en su casa. A Mariano le encantaba Romina: morocha, de pelo largo, petisa (media 1,55 mts, el 1,80 mts. Eso le causaba una sensación morbosa de superioridad cuando se la cogia). Pero lo que más le gustaba de ella era su culo: era grande, en forma de corazón invertido. De glúteos firmes y levantados. Se sentía un ganador, salvo por un detalle: ella no dejaba que se lo hiciera por atras.
Cuando llegaron al Sacoa, le preguntó si se animaba a un tejo. El creía que era un juego que podía compartir con una mujer. Ella aceptó.
Mariano pasó la tarjeta por el lector de banda magnética y la mesa de tejo empezó a tirar aire. Apoyó la mano sobre la superficie de la misma y comenzó a sentir el viento entre sus dedos.-Vos tenes el cosito? – preguntó ella
-Si, saco yo.
Le dio un golpe suave al disco, uno que iba dirigido a la manopla de ella. Se sentía confiado. Estaba convencido que iba a pegarle igual. Se equivocó: se lo devolvió el doble de fuerte. Eso lo agarro desprevenido y no pudo evitar que el disco entrara en su portería.
-1 a 0- dijo romina, sonriendo.
-Bien eh
-Yo antes vivia en Santa Teresita, jugaba todos los días con mis amigos a esto.
-Ah no sabia que eras de ahí… y que onda?
-Medio un embole. En invierno te cagas de frio…
Volvió a sacar. Esta vez más fuerte: hacia el costado derecho, a la mitad de la mesa, para que rebotara hacia la portería de Romina como un punto asegurado. Pero ella fue rápida de reflejos y se lo regreso en forma de gol.
-Vos sabias que se llama hockey aéreo esto?- le dijo ella
-Que sos ahora, el einstein del tejo?
Mariano saco, mas rapido que antes. El ritmo del juego era más veloz y ambos estuvieron esos 30 segundos concentrados en su jugadas, sin quitarle los ojos al disco, hasta que le tocó a él y en un vaivén con la mano, lo metió por equivocación en su arco.
-3 a 0
-Naaa no puede ser, estás teniendo suerte
-En Santa Teresita fui campeona del tejo…
El la miró sorprendido
-Posta?
Ella no le contesto, empezó a reírse, tapándose la boca.
“la puta que te parió” pensó.
Arrancó el, esta vez fue un golpe directo que ella no pudo evitar bloquearlo.
-Bien, embocaste una.
Mariano se mordió los labios
-estas re enojado.
-No, no estoy enojado- Él golpeó la manopla contra la mesa de manera suave pero de forma que se escuchara- dale que te gano.
Vio a Romina poner el disco y dejarlo sobre la mesa sin tocarlo. El lo estaba mirando, después levantó la vista y la vio a ella que lo miraba a los ojos mientras sonreía de forma maliciosa. Se sostuvieron la mirada unos segundos y ella aprovechó el momento y le encajo un gol directo.
-4 a 1
El no lo podía creer. Estaba perdiendo contra una mujer al tejo. Una chica a la cual le llevaba 2 cabezas. Dudo si lo que decía ella era cierto.
-No queres jugar a otra cosa? sacarte un peluche o ir a la calesita?- le dijo ella
-chupame la pija
Mariano arrancó. Esta vez la ronda fue más reñida, como si fuera un duelo de espadachines. Y fue él quien dio la estocada.
-Ahora no cantas los tantos no?- dijo él, pero ella solo se reía.
Era el turno de Romina. Esta vez rodeó el disco con la manopla en ambos sentidos, como si estuviera amagando. Buscaba la mirada de Mariano, pero él no se dejó engañar. Saco, y él le devolvió el golpe y metió el gol.
-Tomaaa la concha de tu madre- Festejo Mariano. Volvió a recuperar la confianza. “Suerte de principiante tiene la conchuda” pensó. Entonces se le ocurrió una idea:
-Hagamos algo: si te gano… me entregas la cola
-Y si yo te gano, vos me entregas la cola a mi
-Que?- la respuesta lo desorientó -Bueno… dale.
Le tocó sacar a ella. En esta ronda el ritmo fue más pausado. En un momento el disco se quedó en la mitad de la cancha. Mariano se estiró como pudo y apenas lo toco. Ella aprovechó que no defendia su arco y metió un gol directo.
-Entró sin lubricante ese- le dijo ella.
El la miro con el ceño fruncido, puso el disco sobre la mesa y saco
-Y qué vas a hacer con mi cola?- preguntó él, mientras devolvía los golpes de Romina
-ah, que se yo…- Ella ejecutó un saque directo y ganó otro punto-6 a 3 – dijo ella.
Ahora Mariano estaba en una etapa crucial. Se puso tenso y transpiraba. Romina sacó fuerte, directo a la manopla de él, que le devolvió con otro golpe igual. Cuando ella lo recibió, le pego al disco contra el lateral a la mitad de la cancha, lo cual hizo rebotarlo sin que él pudiese detenerlo.
Y marco. Mariano vivió el momento en cámara lenta. Escucho el sonido del disco entrando y cayendo por el agujero, que resonó en el instante de silencio que precedió a la risa nasal y burlona de Romina. Vio el contador digital titilando “7 a 3”, indicando el fin de la partida y a ella hacer un círculo con una mano y metiendo y sacando en el dos dedos de la otra mano repetidas veces.
-Vamonos, que ya va a empezar la peli- le dijo ella.
Caminaron hacia el cine. En el trayecto romina lo nalgueo suavemente. Iba a ser una noche dolorosa para el.

18 de Noviembre de 2019 a las 19:47 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~