El camino mas seguro Seguir historia

nancy-cruz1553831740 Nancy Cruz

¿Quien podría decidir por nosotros?, Lo cierto es que muchas veces estamos angustiados del por venir, y ni siquiera hemos empezado a caminar, o tal vez apenas y empezamos a caminar pero nos rendimos justo en el momento mas importante de nuestras vidas, en este relato, se veran las diferentes piedras por las cuales atraviesan algunas personas, y cual es el metodo, de este personaje para superarlas.


Inspiracional Todo público.
1
577 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los sábados
tiempo de lectura
AA Compartir

La primera piedra, la mas difícil

He vivido tanto, y tanto, y he estado siempre en el mismo lugar y ahora que decido viajar por el mundo, me he perdido, he perdido el rumbo, ya no se como encontrarme a mi mismo, perdido, ¿Dónde encontrare mi camino?, ¿es mejor esto, o es mejor aquello?, ¿cuando me abandono la paciencia?, ¿Cuándo pise terrenos desconocidos?. El mundo es tan inmenso, no solo ellos, a mi también me dijo, ¿Por qué estáis así amedrentados? ¿Cómo no tenéis fe?, Que palabras son estas que resuenan en mi mente, de donde salieron y quien las ha dicho, por un momento queque inerte en mis pensamientos, por un momento mi corazón ha dejado de latir, ¿de quien es esa voz y de quien son esas palabras?, Justo cuando mi corazón latía cada vez mas y mas, tal parecía que estaba apunto de salir de mi. Nuevamente la voz en mi mente -Porque como el Padre levanta a los muertos, y les da vida, así también el Hijo a los que quiere da vida. – Al borde de la locura, vinieron a mi nuevamente mis sentidos, aunque el camino es incierto, tengo que elegir uno, no conozco el futuro, puede que el camino que elija, me lleve al árbol frondoso, pero si elijo mal, quizá me pierda en el lago fangoso, todavía no he empezado a caminar, todavía no conozco el final del caminó pero ya mi alma decidió que el triunfo estaba mas lejos de mi de lo que yo esperaba. Un suspiro profundo, trajo a mi un momento de paz, y nuevamente la voz, -perseverad, - ¿Perseverad?.

¿Y eso que significa? En una incertidumbre, entre dos caminos que agobian mi alma, ¿Debó ir a la izquierda o quizá debo ir a la derecha?

Analizando la situación, mire bien ambos caminos, ambos caminos eran inciertos, ninguno me aseguraba un buen final, ningún me aseguraba un buen inicio. ¿Qué debo de hacer?

Tened también vosotros paciencia, y afirmad vuestros corazones; esa fue la última frase que vino a mi, antes de poder decidir. ¡Mmm! Analicemos los siguientes puntos.

1- Ten Fe.

2- Si tengo fé tendré vida.

3- Debe seguir adelante.

4- Tener paciencia.

Y ahora analicemos los siguientes supuestos

- ¿El camino A) es incierto.

Si elijo el camino a) ¿Hay garantía de llegar al campo de flores? Si.

Si elijo el camino a) ¿Hay la posibilidad de encontrar un campo de espinos? Si.

Si llego al campo de flores ¿habré encontrado mi hogar? Si

Si llego al campo de espinos, ¿Hay posibilidad de encontrar otro camino? Si.

¿Morirás en el intento? ¡Mmmm! Supongo que no. O tal vez.


- ¿El camino B) es incierto.

- Si elijo el camino b) ¿Hay garantía de llegar al campo de flores? Si.

- Si elijo el camino b) ¿Hay la posibilidad de encontrar un campo de espinos? Si.

- Si llego al campo de flores ¿habré encontrado mi hogar? Si

- Si llego al campo de espinos, ¿Hay posibilidad de encontrar otro camino? Si.

- ¿Morirás en el intento? ¡Mmmm! Supongo que tampoco.

Muy bien, analizados estos puntos, me doy cuenta que mi alma se había calmado, y que no importaba que camino eligiera, el resultado no acabaría con migo. Entonces, la formula para estar de pie, es: tener fe, y seguir adelante, y tener paciencia.

El miedo se había apoderado de mi, y cuando mas lo alimentaba, mas grande seria, creo que entonces ya lo he decidido he de elegir el camino A. Pero ninguno de los caminos se ha abierto aún, para ello, debo quitar algunas piedras que me estorban, ¿Por cual debo empezar? ¡Oh no! ¡Otra vez no!, Bueno, bueno, no te impacientes, ten paciencia, ten mucha paciencia, veamos, empezaré con la mas pequeña. Esta, es muy pequeña será pan comido, solo tiene el tamaño de un ganzo adulto, será fácil. ¡Dios por favor ayúdame a quitar esta piedra! Ten fe. Ya veo, cual era el objetivo de su voz, ¿Qué fue eso?. Miedo, no volverás. Esas fueron mis palabras, hasta que apareció frente a mi una criatura con sus garras afiladas, una espantosa monstruosidad. La he visto esconderse tras los árboles, me acerque paso a paso, con una pequeña rama que había encontrado. Y en ese momento. ¡Chazzzz! Salto sobre mi, un pequeño gato asustado, ¡Ufff! Un suspiro de alivio, ya no mas distracciones, tome al pequeño gato, y detrás de el una rama mas gruesa que la mía, esta me ayudaría a mover la piedra que estorba mi camino, la primera piedra llamada miedo.

ContinúraContinúra




14 de Noviembre de 2019 a las 04:56 0 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo La segunda piedra, y otras dos

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 3 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión