La Evolución de la Extinción Seguir historia

mr_riz_rhymer Riz Rhymer

Este cuento corto nos sitúa en una realidad donde Todo crea a todo y luego lo destruye todo, para comenzar otra vez. Una metáfora algo extraña para representar la situación de la realidad en la que vivimos.


Cuento Todo público.

#todo
Cuento corto
1
347 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

...

Hace miles de millones de años, existía un solo ser: El Todo. El Todo creó los planetas, las estrellas, las lunas, todo en el universo, pero algo no estaba bien. Algo faltaba. Veía las superficies de los planetas hermosamente decoradas con plantas, árboles, lagos y océanos, pero algo no cuadraba. El Todo creía que faltaba algo que disfrutara y aprovechara todos esos recursos, así que creó a la especie viva más grande y más poderosa de todos los tiempos: los llamó dinosaurios.


Había de muchos tamaños, formas, colores y temperamentos. Unos con crestas de cuernos enormes sobre sus cabezas, otros con brazos muy pequeños y una cabeza enorme y otros con las proporciones perfectas, pero con instintos asesinos letales. El Todo utilizó a los dinosaurios como ratas de laboratorio en la experimentación para obtener más información sobre la llamada "vida".


Durante siglos observó los comportamientos de estos seres, creyendo que serían los seres vivos perfectos. Pasó milenios analizó sus características creyendo que no habría ser vivo más apto para el planeta. De repente, un día, sin razón alguna, perdió la fe en los dinosaurios. El Todo sabía que había muchas más posibilidades de progreso inteligente para que la vida las aprovechase, las cuales los dinosaurios jamás podrían lograr.


Molesto porque su experimento había fallado, El Todo tomó un pedazo de una estrella y lo lanzó con todas sus fuerzas hacia la tierra. El impacto del fragmento de estrella contra la superficie causó que todos los dinosaurios se extinguieran, junto con otras muchas especies. Pasaron milenios hasta que El Todo reunió los ánimos para volver a intentarlo.


Esta vez, haría a su creación mucho más pequeña, para que así pudiese llegar a lugares donde el dinosaurio no podía. Lo haría caminar mayormente en sus dos patas traseras para que tuviesen la oportunidad de fabricar cosas utilizando las patas delanteras, a las cuales le agregó dedos. En vez de darles una piel dura cual armadura de hierro, les dio una piel blanda pero resistente y cubierta con pelo para que así pudiesen protegerse de los rayos del sol y pudiesen calentarse en épocas de frío.


Había creado, por fin, a la versión 1.0 del hombre. Con el tiempo, El Todo fue notando que algunas características que su creación tenía podían ser mejoradas, así que, en vez de destruirla y empezar otra vez desde cero, remodeló a su creación, quitándole un poco de pelo en todo el cuerpo, haciendo que se parasen más erguidos y en sus patas traseras solamente, con el cráneo de forma diferente.


Fueron muchas las veces que El Todo tuvo que remodelar a su creación para hacerla perfecta, hasta que, un día, por pura suerte y obra del azar, El Todo cometió un error. Al querer devolver el pelo al cuerpo de su creación, se lo quitó por completo, dejando al hombre con pelo únicamente en la cara y en la cabeza, a excepción por alguno que otro pelo en el resto del cuerpo.


Decidió no hacer un gran escándalo sobre su erros, así que simplemente introdujo a la nueva versión de su creación al mundo: el hombre 7.0. a diferencia de sus versiones anteriores, este hombre logró grandes cosas en muy poco tiempo, comparado contra sus contrapartes. En unos pocos milenios, habían formado civilizaciones organizadas, modos de vida establecidos, tecnología viable y útil, propensa a mejorar, conocimientos específicos sobre ciertos temas, entre muchas otras cosas.


El todo estaba feliz con la nueva versión del hombre. Disfrutaba cada siglo viendo cómo el ser humano se comportaba, cómo creían que las cosas eran. El Todo se reía fuertemente cada vez que alguien rezaba a dios, a alá o a cualquier otra entidad o deidad, lo cual fue casi todo el tiempo. Por lo menos lo pasó bien durante un rato.


de repente un día, El Todo encontró una falla en el comportamiento del hombre. Se comportaba como si todo le perteneciese, como si todo fuese suyo solamente y pudiese disponer de todo como si fuese infinito. El Todo quería evitar que esas formas de actuar llevasen a un problema más grande para la humanidad, pero tampoco podía intervenir, porque, después de todo, el hombre era una rata de laboratorio más en el experimento de El Todo. Al final, el científico cósmico decidió no meterse en los asuntos de aquellos que viviesen en la sociedad del hombre.


Pasaron los años, los lustros, las décadas, los siglos, los milenios... y el experimento solamente empeoraba. En vez de mejorar sus costumbres, el hombre solamente se fue haciendo más irresponsable, dependiendo cada vez menos de sus conocimientos y más de la tecnología. El Todo quería hacer algo al respecto, pero su intervención arruinaría su experimento.


Después de meditarlo durante un tiempo, El Todo decidió hacer algo al respecto, pero sin arruinar al hombre él mismo: le dio a Albert Einstein la idea de la bomba atómica. Esto marcó el comienzo de todo: guerras por el control mundial, traiciones del propio bando, la perdición de países, millones de muertes...


El Todo pudo ver como, poco a poco, el hombre se iba aniquilando a sí mismo debido a su propia avaricia y sed de poder. La humanidad se vio inmersa en un battle royale nuclear y pronto se encontró con su extinción. ¿quién lo diría? La especie viva perfecta fue demasiado perfecta incluso para ella misma. La tierra se había vuelto un lugar caótico, la única vida en la superficie siendo las bacterias. El resto de seres vivientes eran los seres marinos que se habían refugiado en las profundidades del océano.


El Todo se sintió decepcionado, pero no de la humanidad, sino de sí mismo, por no haber podido crear al ser vivo perfecto en eones. Fue entonces cuando El Todo divisó desde el cosmos a dos individuos: un hombre y una mujer. Salieron de entre los escombros de lo que solía ser Inglaterra. En ese preciso momento, El Todo, sorprendido por la fortaleza de aquellos dos seres humanos, acercó su mano a la tierra, y con el puno cerrado, golpeó fuertemente y a quemarropa la ubicación exacta de aquellos dos seres, matándolos al instante.


"No más ratas de laboratorio".

13 de Noviembre de 2019 a las 23:33 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Riz Rhymer Poeta, escritor, una pizca de filósofo y gran amante de una buena historia. Si, suena muy ñoño, pero es cierto, y me apasiona la literatura, así como me gusta que a la gente le guste lo que escribo.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~