La Muerte de mi Abuela Seguir historia

manosabiertas 1914810 N.K

No existe una descripción clara de lo que desee hacer con esta obra; más allá que, como objetivo indefinido, una narración concienzuda y premeditada del más alto dolor, dolor provocado por la ausencia.


Historias de vida Sólo para mayores de 18.

#prefacio #metaforas #filosofía
0
393 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 10 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Prefacio

No hay mejor forma de empezar esta obra empírica e intrínseca, que hablando de mis antiguas publicaciones; repletas de poca fe y supuesta desesperanza apabullante. Novelas y poemas, junto a halagos por parte de mis cercanos, que, en sí, estos últimos deberían ser prolijamente repelidos por mi, puesto toda carantoña elaborada por cada vínculo propio es realizada, con el fin, de mantenerme en pie ante el desasosiego.


Aunque ausentado sea todo el cariño interesado de mi consciente (sin el ánimo de escribir despectivamente sobre mis allegados), aquí estoy, para seguir manifestando letras, que, aunque carezcan de visibilidad, sean un desahuciado lamento para aquel desafortunado que las oiga en su mente.


La idea de esta novela/narración en concreto, nace de la espontaneidad, propiamente de la interlocución que tuve con un nexo muy cercano hace exactamente...un día. Quiero dejar en claro que no es de mi gusto poner títulos a mis obras sin ser culminadas aún, pero, parte de esa espontaneidad de la que escribo, excusa fervientemente la razón del encabezado.


"LA MUERTE DE MI ABUELA", obra pensada desde la indeliberación, la improvisación y desazón. Propuesta para que el lector cavile incesantemente, como toda intención comunicativa que arduamente intento reflejar en mis más profundos escritos.

11 de Noviembre de 2019 a las 05:48 0 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo Capítulo Uno. La Metáfora de los Huertos.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión