Las cronicas del desierto Seguir historia

joycess118 Daira Naomi

Esta historia narra las aventuras y gran parte de la vida de un joven llamado Magmud, el cual se aventura en muchos aspectos que no son del todo cotidianos, sin embargo, su vida es muy interesante pues nunca estara aburrido y siempre tiene algo increible que hacer


Aventura Todo público.

#orgullo111
0
524 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

CAPITULO I

Hace muchos, pero muchos años, un hombre que vivía en un pequeño pueblo perteneciente a Arabia Saudita llamado Medina, tuvo que casarse por obligación con una doncella que pertenecia a una familia muy rica y prestigiosa de esa época, pues debía mejorar el estatus social y económico de su familia ya que sus padres yo eran ancianos y no podían seguir trabajando, lo que traía problemas de alimentación entre Magmud, su hermano menor y su abuela la cual padecia de fiebre negra. Magmud no soportaba el hecho de ver a las personas que alguna vez se hicieron cargo de el tendidos en una cama, muriéndose de hambre y con padecimientos, por lo cual no le quedo mas remedio que comenzar a coquetear con aquella doncella que llevaba como nombre Aanisa.
Aanisa era una hermosa joven de tez clara,bonitos ojos verdes y una larga cabellera castaña, con lo cual comenzó a enamorar a Magmud poco a poco también, el cual solo quería aprovecharse de las riquezas de su familia para sacar a la suya de la miseria.
Aanisa y Magmud solian escapar de sus labores diarias para poder estar juntos y dar un paseo por todo el pueblo, pero en ocasiones separaban a Aanisa de el, ya que no cumplia sus deberes, además de que Magmud no pertenecia a una familia muy prestigiosa que digamos, esto enfurecio al padre de Aanisa lo que ocasiono el encarcelamiento de la mayoría de integrantes de la familia de Magmud (digo la mayoría porque su hermano quedo libre), obviamente incluyéndolo a el.
Despues de que la familia de Magmud resultara perjudicada, a Aanisa no le quedo de otra mas que insistir a su padre que los dejara salir de ese sitio, pues ellos no tenían nada que ver y que las intenciones de su amado no eran robarle sus riquezas o el valor de su apellido, lo cual su padre no quería creer pues pensaba que toda la gente del pueblo que estaba por debajo de la gente noble o de la realeza no eran mas que unos criminales que veian la oportunidad de apoderarse de alguna doncella de una familia rica a través de sus hijos mas jóvenes para poder vivir sin trabajar y con cualquier lujo que se les apetecia, esto no era asi, si por algo era conocido el pueblo era porque casi no sucedían robos, y la gente se conocía y respetaba mutuamente al ser un pueblo pequeño y desolado, era gente muy humilde que se despertaba temprano todos los días de la semana sin descanso alguno para ir a trabajar.
Los hombres se dedicaban en su mayor tiempo a construir casas para la gente que recién iba llegando, o arreando animales como vacas o borregos los cuales después se transformaban en asados para ser consumidos por las hambrientas y pobres familias que había en todo el pueblo. Tambien solian hacer viajes extremadamente largos para ir a las costas a pescar y asi poder obtener algo de pescado para sus familias, pero estos viajes solian ser muy peligrosos pues los enemigos acechaban y solian secuestrar hombres jóvenes para someterlos como prisioneros o incluso como esclavos, por eso muchas familias quedaban siendo mantenidas por los bajos sueldos que las madres obtenían en sus trabajos, los cuales eran de bordadora, cocinera, nodriza o cocinera, dependiendo de la suerte que les tocara al trabajar con alguna familia poderosa, y asi poder obtener un mayor sueldo, e incluso poder llevarse algo de comida que había sobrado para su familia.
Aanisa no todo el tiempo estuvo viviendo con su padre, ya que ella era una simple pueblerina hija de una esclava la cual había sido vendida al hombre que actualmente gobernaba en esta región de pueblo. Su madre no corrió con suerte, ya que no se sabe si fue asesinada por algún enemigo o murió en el parto de la joven, ya que esta dio a luz sola bajo un puesto de pescados, en donde se encontró a la bebe llorando entre todas las vísceras y suciedad de la sangre del pescado que era vendido ahí.
Magmud por su parte, había quedad completamente solo tras la desaparición de su padre que fue a pescar, entonces su familia se sostenia desde entonces con comida limitada, incluso aveces eran restos de animales putrefactos, pues era para lo que a su madre le alcanzaba o se encontraba en caso de que no le hubieran pagado o simplemente no había encontrado un trabajo firme ese dia, pues las mujeres debían de vagar por el pueblo preguntando en algún puesto o casa si requerían de ayuda femenina.
Concluyendo con el pasado de los personajes, continuemos con el encierro de la familia de Magmud que estaba sufriendo al no ser alimentada de la forma adecuada.
Al cabo de unas semanas que llevaban de arresto, lamentablemente la abuela de Magmud murio de desnutrición, porque como era de esperarse, su anciano cuerpo ya no podía soportar tanto tiempo sin comer o descansar en un lugar medianamente decente. Y si se pensaba que enterraron los cuerpos pues se equivocan, Magmud tuvo que vivir en la compañía de el cuerpo, lo cual dia con dia lo devastaba, pues quería que tuviera un entierro digno y no se quedara pudriéndose en el piso de una fría cárcel como si fueran cualquier cosa o animal poco respetado.
Aanisa hacia lo posible desde el exterior para intentar ayudar a su amado, lo cual nunca resultaba pues su padre la mantenía bajo una extrema vigilancia que la acompañaba desde que se levantaba de su cama diariamente, esto la fastidiaba bastante pero no le quedaba de otra mas que morderse la lengua y contenerse a tener una discusión con su amargado padre, que sabia perfectamente que era capaz de sacarla a la calle o simplemente encarcelarla con Magmud.
Que no se piense que su padre es un anciano grosero, simplemente le teme al hecho de que su única hija caiga en los brazos de un hombre equivocado, pero lamentablemente la educación que se les inculcaba era de que toda la gente del pueblo o de un apellido poco común eran unos criminales.
Pero Aanisa no se quedaría de brazos cruzados pues comenzó a verse por las madrugadas (única hora en la que no era vigilada) con el hermano menor de su amado, el cual le ayudaba a planificar un escape para su hermano.
Esto les tomo alrededor de una semana, pues en una ocasión que Aanisa iba saliendo por la ventana de su habitación, fue vista por un herrero el cual le informo a su padre de que se estaba viendo con alguien para sepa que cosa, pero cuando este le pregunto a su hija ella se negó, entonces dejo de verse con el chico que le estaba ayudando, pues si seguía saliendo terminarían encarcelándolo a el también y se quedaría sola y sin ayuda, pues nadie se arriesgaría tanto por el hecho de sacar a un simple pueblerino de la cárcel que ya era visto como un delincuente aprovechado, pues todo este caos se había vuelto viral en el pueblo, pues este tipo de situaciones no eran muy comunes, ya que era arriesgado coquetear con la hija o hijo de alguien que al enterarse podía mandarte a asesinar en la guillotina al apenas darse cuenta de tus malas intenciones con quienes casualmente eran los legitimos propietarios de una inmensa cantidad de dinero y de diversas propiedades que se encontraban dispersas en el mismo pueblo o incluso en otros estados para que tuvieran una gran comodidad al hacer viajes de negocios a tratar con familias igual de poderosas que las que pertenecían.
Volviendo al tema, todos los constantes encuentros del hermano de Magmud de Aanisa, comenzaron a enamorarlo, cosa que Aanisa no tenia prevista ni planeada, pues ella únicamente quería de su ayuda para poder ayudarles económicamente y asi poder seguir avanzando en su relación con el pobre Magmud, que actualmente ya estaba sufriendo de desnutrición y una depresión muy severa a cause de la muerte de su abuela, la cual seguía acompañándole en carne, y esto obviamente lo consumia mas dia con dia.

8 de Noviembre de 2019 a las 01:51 0 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo CAPITULO II

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión