anderkrauss Ander Krauss

Conjunto de poesía breve, frívola, y floja que redacté en más de algún ensueño insomne...


Poesía Todo público.

#239 #245 #301 #389
Cuento corto
0
4.0mil VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

Anamnesis



Alineal


Si solo se inclina a esa fija,

inaudible,

rectilínea de lo intangible.

A poco de oírme, en el goce,

sin ropa, a tanto del suero,

este roce,

nos brotan los timbres.

Se frotan los duelos,

un yo,

tambaleante...

una tú,

póstuma, firme.

Me niego, te afirmo,

y en el ello,

en las curvas de un cuello,

el tiempo se extingue.



De improvisto


Me decían cuando niño que aburría

hablando mucho...

Hoy mi alma está en silencio

porque es donde más me escucho,

No soy bueno con presiones

y prisiones de una audiencia...

Cual se ama escasamente, y no expone

lo que piensa,

Por fábulas que tejen las paredes,

hay de mí...

Las veces que me veo, siempre han sido

por aquí,

Entre piezas de marfil y el suicidio de la

especie...

Me abrazas, te levanto, y todo se ensordece.



Quién no soy

Prefiero estar muerto

a vivir creyendo que estaba muriendo,

adoro los gestos

ya que hablo mucho, y poco demuestro,

disgusto y ofendo

mantenerse intacto es algo complejo,

disfruto los tiempos

en cuales redacto y me veo leyendo,

me agrada lo lento

aunque sea yo del tipo más eléctrico,

contemplo la literatura

no por su avance o esbelta estructura,

en mis lógicas hay locuras

de versos extraje expresiones mudas,

así sus horas extienden personas...

unas se enamoran, y otros ilusionan.



Preludio y ofrenda

era el bisonte

a veces un hombre

un caminante nocturno

habitante del bosque

engaña a su hermano

come su carne

a sabiendas que el arma

rebana bifronte

no importa el espejo

no importa qué tarde



El Inhibido


Ya no me alegro ni siento

La imagen que albergo es ajena y desierta,

Ni eso siquiera he resuelto

Pues ya no encuentro agua, o nubes

modestas.

El mundo extraño e inherente

Algunas me dicen que es mío,

Pero las sombras no cuentan

Cuando se trata del vacío.

A veces refutan, con algo se llena…

Aún sin saber cómo hablar,

ni cómo extirpar la ausencia.



Migaloo


Esta total disonancia

la vaga esperanza

este artilugio intuitivo

estaban ardiendo

pintándome un alma

estemos afuera

migajas o larvas

nos quema la prisa

quedando cenizas, que no dejan mancha



Carajo


.- ¿Hay posibilidad de verle?.

-. Más de alguna, sí.

-. ¿Y cómo es?.

-. En ocaciones, como la silueta de un

planetario, en otras,

como el mismo habitando en una silueta.

-. Carajo...



Nocturne


Sueles posar en mis sueños...

en medio de ésta guerra fría,

donde una rama de olivo

convoca tu fotografía;

el Sol ya no tiene remedio...

hay duelo en nuestra elegía,

y de neblina te miro

porque no estás todavía.



Diseccionadore


¿Qué me resguardas de postre, hendido

esqueleto esperpento,

Para éstas fauces tan pobres?.

Retumba la hiel de tus manos el tiempo,

a veces de espanto,

hermoso silencio que hurga sin cuerdas,

una sirvienta ya muerta me dice…

Todo se detiene si nadie le observa.

Y juega a ser, de momento, la furia

de mis directrices.


Deja los dramas ahora, que sólo nos queda

tu espectro

Y éste imperceptible alimento, abstemio

en un plato servido,

Desde que apuñalaste… el único ojo que

habías abierto

No sé si estamos podridos, o a medio morir

de despiertos.



Magdalena

Sostienes mi mano de pronto

de todos los años conozco,

muy poco para amarte tanto...

si bebo de un sorbo me ahogo,

en esa sonrisa te colmo

de reinos que hice a tu encanto.


Luego de algunas campañas

ganar es trivial lo notaba,

según las bajas que he dado...

buscaba sin ley un lugar,

si el triunfo no nos acompaña

en comodidad de algún barro.


Con un tropiezo se empieza

cómo un almacén ya viejo,

dejamos ver nuestro polvo...

oímos de queja tras queja,

cómo ajedrez en silencio

esos movimientos del rostro.


No sé cuántas piezas nos quedan

o cuándo llegará el final,

de un vals que sólo se apiadó...

el corazón hoy las juega,

y nieva después de tocar

almas partidas en dos.


Cooee


Dime por qué debería importarme...

Acaso no es ya lo suficiente cruenta ésta

excusa?.

Por qué tendría una limpia razón, si sólo

viví pa mancharme,

si crecí sin madre, tengo que inventarme

una musa?.

Tendré que escribirte por algo...

Tan férreo al binario sentido.

El pertenecer te demuestra qué valgo?,

un signo extraño, extraviado, qué mal

puede haber en un ente vacío.

Para qué darme el lujo, el esfuerzo,

grotesco, incoloro...

De sentir afecto, respeto, de darte mi odio.

Para qué responder, preguntarme,

si añoro...

La incertidumbre, aquel dulce lumbre

que cubre éste folio de moho.


Verás Alexander... que cada día me fascino

en su obra.



See


Sucia y somera

sacia al humano de huesos

-la tierra-

de cuales fabrica escalpelos


En sus bestiales reflejos

pretenden hablar con el miedo

-los niños de la piel desnuda-


Tácticas de guerra insomne...

tácitos besos con hielo


Ufanos y sobrios predican...

pregonan la muerte segura


Nadie detecta este claustro

Oblicuo su espacio, finito

Mítico y nuestro, este astro;

Burdeo, cuánto más vueltas le damos...

Remienda mi lengua a arañazos

En la segadora noche; se mi temblor

sosegado



Silent Hill


en este sendero

de hilo,

exorbitante,

nesciente, de nuevo

me veo

palpando,

insectos con rostros,

maderas crujientes


no hay viento, únicamente la culpa

en un sendero de paja...

me desoriento, y llego

siempre

a la misma cascada de hielo;

esta sobresale

de cierta espelunca frondosa


una casucha irrompible

cuál cenicero burdeo;

es éste camino

un desvío,

no hay sonido

que alerte


a ciegas construyo,

me indica el manzano demente

cuando se hunden -de pronto-

mis lánguidas extremidades;

la pálida carne que insulto,

convulsionada y estoica

dice... que en esta laguna,

renuente,

se harán realidad los febriles

nogales



Rótulo


Un ente de letras

que afirma -con pinza-

su hipocondría


vulgo de turbias moléculas

cripta numérica

leyes quiméricas


lente de ciencias inciertas

que expulsa -con risa-

la estría


cómico absurdo

culposa ética

miradas teóricas... y seccionadoras,

deshumanizantes



I Letártico


Ahora, me

dormiré...


podré entumecerme

a merced de los gritos ¿?


y en tanto, te duermo

tendido


mi dormitorio se ha abierto

a los rubores metálicos


ahora -que ya-

dormito...


babeando de pánico

cómo aturdido


desvanecido

me tumbo

yerto, oxidado, cansino


y espero en vigilia a ese sueño

aquél

dónde yacía dormido...


y me quedo; en lo inquieto; pero nada;

qué duermo; y lo pienso;

qué estaba diciendo;

es porqué dormía que no me recuerdo ¿?



II Letártico


me abrazo en este incesante letargo, pero

férreo

incómodo por la pasantía, de mi cesantía;

prominente esfuerzo, pálido, absurdo, y etéreo


contemplo figuras que pasan, ellas susurran y bailan;

nada ocurre, cuándo se miran, excepto una calma insalubre

en estas prófugas fuerzas,

adjetivantes, vacías



III Letártico


me desperté a desvelos

lóbrego

a libretos

en libreros


bordee mis delirios...


me disfracé

de muérdago y bebo

el aspartamo

frenético


bordee mis suicidios...


de licor, de silicio, y astero

tétrico acaso

ligero, e ideado

a la horca, esquelético


saboree amoníaco...


de trueno

náufrago, hipotenso

toso y

me descuezo


qué tendrá -ahora- este flaco...


de éter, cableado

posta de huecos, de etílico

paseé deshuesado

la horda se come mis sesos




7 de Noviembre de 2019 a las 16:18 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Continuará…

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~