1806 Seguir historia

stanger23 Martín B.

Es el año 1806, el adorado y querido por todos cura del pequeño pueblo, se enfrenta a la sentencia del Diablo, simplemente por haber querido hacer el bien. ¡¡¡¡ MI HISTORIA PARA EL CONCURSO "De la frase, el cuento" !!!!


Horror Todo público. © Baychev

#historia #cuento #miedo #thriller #mal #religión #literatura #español #demon #demonio #demonios #tristeza #drama #muerte #terror #horror #delafraseelcuento
Cuento corto
1
622 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

1806

Caminaba con las manos atadas, arrastrándome a la sentencia que todos deseaban para mí... Caminaba y caminaba, respirando el odio de todo el pueblo, que hoy se había reunido para contemplar mis últimos momentos. Si hermano, ese mismo pueblo que hace unos días me adoraba y me veía como el mismísimo mensajero de Dios, al que podían desnudar su alma y librar sus pecados.


Hoy ese pueblo me miraba con otros ojos... Los ojos pertenecientes a aquel al que tanto temían y aquel que provocó mi condena. Mi estado emocional fue invadido por la tristeza y su acompañante, las lágrimas, mientras que mi estado físico se volvía cada vez peor, debido a los abusos que sufría. Escupitajos, piedras, patadas, puñetazos... ya se trataba de otro tipo de "regalos", se acabaron las cestas de fruta que recibía los domingos.


Entre todos los verdugos estaba ella también, la pequeña Carrieta, sentada en una vieja silla de madera con las piernas cruzadas y una muñeca en la mano. En el momento que la vi, no aparté la mirada de sus ojos, porque quise demostrarle de que no le tenía miedo, porque aunque los demás no lo vieran yo sabía que él todavía estaba. Me devolvió la mirada y fue cuando ya estaba seguro de que todavía estaba en ella, no se había ido, había venido para quedarse. Pasados unos segundos, su rostro cambió, las pupilas de sus ojos desaparecieron y sus órbitas empezaron a salirse lentamente mientras que su sonrisa se hacía cada vez más ancha. Inmediatamente aparté la mirada, porque era algo insoportable de ver, no veríais semejante imagen ni siquiera en los viejos dibujos de demonios.


En este instante, fui tirado en el suelo y decidieron darme una última paliza entre todos para prepararme para lo que me espera. Me dejaron inconsciente por unos minutos, pero por desgracia me desperté acompañado de unos rostros desfigurados y demoníacos asomándose por encima. Mi ropa estaba mojada de una cosa que en un principio pensé que era orina, pero a cabo de un rato gracias al fuerte olor, me dio a entender lo que era e incluso me "chivó" como iba a morir.


« ¡Señor, voy a padecer lo mismo que padecen las almas ahí abajo!" "¡Ayuda Señor!" "Yo solo quise ayudarla. »


-¡POR FAVOR! ¡ESCUCHADME! ¡Él todavía sigue en ella, sólo yo puedo ayudar! - les gritaba y gritaba, pero no me hacían caso.


Levanté la mirada y vi mi punto final... Era el árbol de la "paz", ese mismo árbol que mi padre plantó hace tantos años conmigo antes de morir, ese mismo árbol debajo del cuál pasaba días y días huyendo de los abusos y la enemistad. Ahora íbamos a sufrir el mismo destino, en unas horas pasaríamos a ser unas simples cenizas que el viento se llevará. Ataron fuertemente el resto de mi cuerpo entre cuatro hasta que sentí alguna que otra astilla clavarse en mis heridas desnudas. Fue en este momento que empecé a rezar al Señor con la esperanza de que acabé con este sufrimiento antes de que venga el otro...


¡VIOLADOR! ¡PEDÓFILO! ¡AHORA RECIBIRÁS TU MERECIDO!


No paraban de repetirse las mismas palabras una y otra vez mientras que yo no paraba de rezar y mirar hacia el cielo oscuro.


¡CARRIETA, ES HORA!


Cuando escuché esta frase, se me heló todavía más la sangre, olvidé completamente mi oración dedicada al Señor y "bajé" del cielo... Ahí estaba ella... con su pequeña muñeca en una mano y con la antorcha en la otra. La luz de la luna iluminaba una sombra mientras se me acercaba, pero no era la suya, era la del demonio que se había apoderado de su inocencia.


"Te espero allí abajo." Me dijo con una voz diabólica...


Clavó aquellos ojos rojos en los míos y tiró la antorcha en mis pies para así dar comienzo a mi fin.


6 de Noviembre de 2019 a las 23:37 4 Reporte Insertar 3
Fin

Conoce al autor

Martín B. Si el ser humano se considera un animal... ¿Por qué está mal visto comérselo?

Comenta algo

Publica!
Ana Jiménez Ana Jiménez
Buena trama, me gustó la trayectoria del personaje. Sólo una sugerencia el guión que se utiliza para los diálogos es este —, y cuando el personaje tiene un pensamiento se utiliza estas comillas «».
7 de Noviembre de 2019 a las 13:28

  • Martín B. Martín B.
    ¡Muchas gracias por tu tiempo! Ahora mismo lo corregiré ☺️ 7 de Noviembre de 2019 a las 13:43
~