"Amanecer" 1 Seguir historia

1566617928 Francisco Rivera

Hechos curiosos ocurridos a una niña ante la presencia del sol y de la luna en su vida.


Fantasía Viaje en el tiempo Todo público.
3
4.3mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

"Amanecer" 1

¿Has sentido el esplendor de la luna antecedido por el color calor del astro rey sobre tu calva, pequeña niña, niño curioso y a la par, jugando siempre, jugando ambos o separados en todo tiempo inusitado?

Aquí inicia la aventura de la pequeña Erandi ("Amanecer", en lengua tarasca o purépecha) y de sus aventuras salidas de un cuerno de abundancia a fantasía, encontrando en eco de caracolas, brisa risa de marismas, salpicando sorpresas sobre los impávidos bañistas de todas las playas del planeta Tierra.


Y, entonces, hubo una vez, como verás, en una tarde de octubre, cuando unas voces de humedad celeste de fina lluvia se precipitaba sobre los tejados inclinados de su casa, humedeciendo tejas de barro e invitando a que buscara lugar en la ventana del cuarto para escuchar esa copiosa formación de multiplicadas medias bombas de agua, estallando con gracia de bocas de peces asomados sobre la superficie de los charcos desde donde clamaban saludos y pronunciamiento de tal nombre ("Erandi", "Erandi"..."niña feliz en su cuarto de estar...") dejando sonreír en silencio a la pequeña "Amanecer", quien asintió contenta al responso equivalente de lo recién escuchado: "...niña feliz en su cuarto de estar...") envolviendo su corazón con peculiar entrecerrar de los negros ojos, relucientes y abiertos de azoro ante ante tan nobles seres.


En la marcha de esos versos aún no escuchaba la voz de mamá, separada papaíto por desacuerdos adultos, no comprendidos en palabras infantiles pero sí, seguro sí, en tonos de altavoz dichos, como cuando inició una de esas asociaciones televisadas por primera vez ante ella, de ese juego llamado "tenis", donde una pelota golpeada por los raquetistas parecía indicarle que se devolvía y regresaba, devolvía y regresaba hasta no permanecer en ese terreno rectangular, marcado con líneas blancas y dividido por un separador de malla muy fina, cerrada y resistente de nombre breve: "red"... Es decir, palabras altas y aspavientos de una a otro y viceversa ; o en otros instantes en que se decían calificativos no del todo comprendidos en lenguaje no adulto, y angustiada ya, en mente y corazón con emergentes brotes de dolor en la boca del estómago, ante situaciones a las que, muchos años después, reconocería como "desavenencias de pareja"...

6 de Noviembre de 2019 a las 23:07 1 Reporte Insertar 2
Leer el siguiente capítulo Erandi... 2

Comenta algo

Publica!
Francisco Rivera Francisco Rivera
Historia nacida de un desencuentro de pater y mater familias, donde el mundo en construcción de "Amanecer", se desenvuelve pese a esto y otras aventuras de esta guerrera inquieta, curiosa, independiente y juguetona niña, no renuncia a ser feliz por todos los medios posibles a su alcance: ¿Gustan acompañarla...? Gracias.
November 11, 2019, 02:05
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 19 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión