dahliapurpura Lara

Por su mala decisión al momento de intentar solucionar un gran problema, cinco prisioneros son sentenciados con la máxima pena, en la historia que nos relata el protagonista podremos ver el porqué acabaron todos en esa situación. #DeLaFraseElCuento En esta historia corta, como podréis ver, ni al personaje principal, ni a nadie, le he puesto nombre, ni aspecto, ni género, así le doy la oportunidad a cada lector de imaginar la apariencia de cada uno de los personajes, siempre me ha gustado que los lectores puedan echar su pizquita de magia. También he querido pasar a un mundo de fantasía algunos problemas reales, como el destruir nuestro planeta en nuestra beneficencia, los juicios injustos, no hace falta pensar en un tribunal, cada uno puede juzgar a los demás injustamente, y que para luchar contra nuestros problemas o las injusticias no hay que tomar medidas rápidas y desesperadas, la unión hace la fuerza.


Fantasía Todo público.

#delafraseelcuento
Cuento corto
2
3.5mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Las cinco Gemas

Incluso a través de los gruesos muros de piedra donde nos mantenían prisioneros podía escuchar los gritos de odio de los habitantes de los Cinco Reinos. Ese día se escuchaban aún más fuertes a los de los anteriores cuatro días, puesto que hoy sería el día que recibiríamos nuestro castigo.


Pude escuchar el sonar de unos pasos provenientes del pasillo, cada vez se oían más cerca de nuestra oscura celda. La cerradura sonó fuertemente al abrir la puerta, las antorchas que llevaban los cinco Guardianes iluminaron la estancia. Cada uno desencadenó de la pared al prisionero correspondiente a su Reino, y, aún atados con las cadenas que nos impedían escapar, nos sacaron de allí y metieron dentro de un carruaje.


Llegamos al bosque donde empezaba el camino hacia el Templo de los Cinco, allí empezaría la condena que emitió el veredicto en el juicio, uno donde no dejaron que defendiera mis acciones. Bajamos de la carroza, y nos empujaron para que comenzáramos el largo camino hacia el Templo. Caminaba con las manos atadas, arrastrándome a la sentencia que todos deseaban para mí. Antes de que penséis que soy alguna clase de monstruo dejadme contaros mi historia.


Desde que tengo uso de razón dispongo de un don especial, soy capaz de escuchar, ver y sentir cosas que cualquier otro humano, al menos de los que he podido conocer a lo largo de mi vida, han sido incapaces de percibir. Las voces de los árboles y las flores, hasta la misma tierra, resuenan en mi cabeza, incluso puedo distinguir sus emociones.


Siempre se veían felices, estaban contentos de crecer junto a la humanidad, ellos limpiaban el aire que respiraban y les ofrecían sus frutos a cambio de que los otros cuidaran de ellos y proporcionaran alimento a través de la tierra.


Todo iba bien hasta que la guerra por el control de territorio comenzó. El mundo donde yo vivía estaba dividido en cinco Reinos, cada uno gobernado por un rey que no dudaría en hacer cualquier cosa por llegar a ser más poderoso que los demás, y un Guardián, su guerrero más poderoso y el encargado de proteger la Gema perteneciente a su Reino.


Para entender el comienzo del desastre tenemos que volver atrás en el tiempo, la creación de este mundo repleto de magia. Los cinco Dioses, también llamados "primeros hombres", encontraron un planeta completamente helado, sin rastro alguno de vida, cansados de no tener un lugar al que llamar hogar decidieron construir en esa estrella muerta lo que es nuestro mundo en la actualidad, encerraron una parte de su poder en una gema. En total serían cinco gemas con poderes distintos, agua, tierra, trueno, luz y oscuridad.


Construyeron un templo cuyo objetivo sería mantener las gemas protegidas y esparcir su poder por todo el planeta, proporcionándole así la energía suficiente para que tenga vida. También crearon los cinco Reinos, los encargados de defender las gemas de cualquier amenaza. Tras los siguientes siglos transcurrieron muchas evoluciones en las criaturas que habitaban este mundo, hasta llegar a la actualidad.


Con la inminente guerra cada Reino cogió la Gema que le correspondía, cegados por mantenerse igual de poderosos que los demás, ignoraron el hecho de que separarlas llevaría el planeta a su destrucción, eran incapaces de ver que la función de todos nosotros era mantener las Gemas unidas.


Desde ese día siento la voz de los árboles, de las flores y de la tierra gritando de desesperación, ya no recibían el poder necesario que las mantenía con vida. Los ríos se secaron, las plantas y cultivos morían, la tierra se volvió árida. Cegados por su rabia inexplicable echaban la culpa a los otros Reinos para ganar aliados, aunque se seguían viendo como enemigos, pero nadie quería ser el que se quedara solo contra todos.


Tenía que detener esta destrucción, y solo se me ocurría una forma. Tras varios días ideando un meticuloso plan, conseguí entrar a la sección vedada de la mayor biblioteca del Reino, ¿que qué había allí? Únicamente un libro con los hechizos más poderosos, pero prohibidos por su fácil aprendizaje y gran poder destructivo, sabía que no me molestarían, pues nadie entraba allí, así que pasé unos días aprendiendo a utilizar esta magia.


Todo lo que estaba haciendo estaba mal, pero... ¿qué más podría hacer? No había nadie junto a mí para afrontar esta situación.


Una vez ya aprendida la teoría probaría la práctica junto con el plan ideado para salvar este planeta. Si derrotaba uno a uno a todos los Guardianes de cada Reino podría recuperar todas las Gemas y devolverlas al Templo, donde deberían estar. Empecé recuperando la Gema de la tierra, donde residía, después conseguí la del trueno. Seguía la del agua, pero los tres reinos que faltaban por derrotar unieron sus ejércitos. Los tres Guardianes restantes me derrotaron.


Y aquí seguimos donde nos habíamos quedado. Ya habíamos atravesado todo el bosque, nos encontrábamos en lo más alto del Templo de los Cinco, sobre un altar, los Guardianes unieron el poder de las cinco Gemas, abriendo una puerta a una dimensión fuera de este mundo, una completamente vacía y oscura, algunos dicen que ni puedes escuchar el eco de tu propia voz.


Mientras alzo la mirada al cielo, viendo mis últimos rayos de luz, pensaba que todos hemos acabado en esta situación por la misma razón, si no hubiéramos realizado la primera acción desesperada que se nos cruzó por la cabeza y nos hubiésemos unido para afrontar esta situación, las cosas habrían acabado de otra forma.


Espero que los próximos sucesores sean más cuidadosos e inteligentes para salvar este mundo.

6 de Noviembre de 2019 a las 07:58 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Lara Yo no se escribir, simplemente se me hace divertido intentarlo.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Historias relacionadas