El derrumbe de la sangre Seguir historia

paul-de-la-fuente1572642283 Paul de la Fuente

la sangre es traicionera, y lo e más cuando se escapa y te hace ver cosas muy alejadas de la realidad


Cuento Todo público.
Cuento corto
0
1.9mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El derrumbe de la sangre

Era jueves por la tarde,llovía suavemente sobre las oscuras calles de una ciudad desconocida. Mi cuerpo se sentía muy liviano, mas que de costumbre. Mientras la noche se acercaba lentamente con sus pequeñas horas y largos segundos.

Poco antes había oído pasar algunos autos, autos que no sabia donde estaban, ni a que distancia se encontraban. Me dolía la cabeza , retumbaba de aquí para allá, como si en algún momento fuera a explotar, siempre aumentando y desvaneciendo el sentido de las cosas.

No podía ver bien con los ojos. Todo era muy borroso y confuso. Sentía el liviano pasar de las gotas por sobre mi espalda, tan frías , tan calientes , tan solemnes y tan capases de producir un sentimiento de angustia y pesar .

Pasaban las horas, todas tan reverentes. Mientras mi cuerpo camuflado entre las sombras se movía como una de ellas , podría decir que a veces se juntaban y luego se separaran de repente. Como si las sombra tampoco me quisieran. Como si mi situación no fuera deplorable.

Pasaba de un lugar a otro , siempre con la sensación de encontrarme atrapado en el mismo lugar ,en los mismos callejones, en los mismos pasadizos , en los mismos pisos y paredes. Como si todo fuera solamente la ilusión de un laberinto.Como si todo fuera solamente una fuerte confusión.

el dolor de cabeza no paraba, ahora parecía estar mas punzante y aguda. El sonido de la lluvia impactando sobre las calles había desaparecido, y en su lugar un silencio profundo atrapo mis orejas. La oscuridad se quedo quieta quedándose cada vez más espesa. Se veía en el firmamento lo que parecía ser un papel en blanco, tan inmóvil, tan puro y tan extenso ,que me sorprendía ver pasar manchas plomas o oscuras de vez en cuando , derramando tan insípida-mente las gotas frías de sus lamentos.

camine unos pasos mas, y encontré una mochila. Dentro tenia una linterna. Parecía haber unos cuantos escombros al fondo del pasillo, Pero al escuchar el sonido de algo lamentándose decidí dar marcha atrás.

La noche parecía interminable , los dolores de cabeza incontrolables, mientras la lluvia no dejaba de caer. No recordaba nada de lo sucedido, no recordaba nada mas que haber despertado en este lugar. Quise encender la linterna, mas esta no tenia baterías, por lo que un poco frustrado la guarde en la mochila. me en rumbe en la noche -aun perdido y mareado- hacia la búsqueda de unas baterías.

me adentre al lado opuesto de donde escuche el ruido;en ese preciso momento una parte del firmamento se despejo;una parte donde la luna alumbraba con todo su esplendor. Aproveche los pocos instantes de luz para revisar todo el lugar.

Mi vista se encontraba pesada y borrosa. Pronto me di cuenta de que me encontraba en una clase de pasadizos sin salida, o tal vez simplemente me pase de largo por donde si las había, bueno , ta vez si las había, bueno a quien le importa, de lo que si estaba seguro es que el único lugar que no había revisado era donde encontré la mochila.

El mido me paralizaba; y solo me dejaba mover en ocasiones . El miedo era el único sentimiento que quedaba, todos los demás habían desaparecido, probablemente por el cansancio.Mi cuerpo se había desconectado de los que posiblemente lo hace a uno humano; había perdido toda clase de sentir.

Caminaba siempre tambaleante hacia mi destino, a veces terminaba en el piso , a veces recostado en las paredes , a veces inconsciente. Más re-poniéndome segundos después seguía mi camino. Cada vez más débil . Cada vez más confundido.

Las nubes se juntaban de nuevo , a su paso la poca luz que me alumbraba parpadeaba al ritmo de mi corazón . Ahora me sentía más pesado. Pase la ultima esquina-dando un suspiro- y me quede perplejo.

Los parpadeos de luz se hicieron mas prolongados y profundos. La cabeza finalmente me estallo . No savia si la realidad estaba confundida o yo estaba muy cuerdo. Los escombros estaban por todos lados, las manchas de sangre se veían nitidamente, debajo en el suelo, arriba en las piedras , a los costados en las paredes , en todos lados. Empezó a llover nuevamente.Como si la lluvia estuviera disconforme con el mundo.

me acerque un poco mas, mi cuerpo cayo como desplomado, moví mis brazos un poco a la derecha , un poco a la izquierda. En esos movimiento donde buscaba en algo donde sostenerme encontré una mano debajo de los escombros en una posición como de alguien queriendo escapar.Mi cuerpo se levanto instintivamente. tropecé con algo y caí pesadamente a un lado de la pared.

De pronto una luz se encendió, pero no era la luz de la luna, era una luz mas fuerte , era la luz de una linterna. Al voltearme para ver , un moribundo estaba recostado . Se hallaba apunto de morir.

Antes de morir llego a decir: «de..rrum..be» . Eso me confundió aun mas, pues empece a ver a muchos hombres iguales a el por todos lados , en las paredes, en el piso, aun debajo de los escombros, todos gritando lo mismo : «derrumbe».En ese momento grite con todas mis fuerzas, tal vez la linterna ya no importaba .

Al otro lado llegue a oír de nuevo el sonido de los autos, cada vez más fuerte , cada vez mas claro, ahora savia que eran sirenas . Llegue a oír una voz a lo lejos:» espera un poco te salvaremos».

me agarre la cabeza fuertemente, pues estaba profundamente asustado;cuando volví mis manos vi la sangre . Sangre que brotaba de mi cabeza, sangre que como la vida salia cada vez mas de mi cuerpo. Sangre que a veces decía.

-Ven agarra mi mano, te salvaremos, ven tenemos poco tiempo.

Pero yo sabia que esas voces eran falsas. Finalmente escuche en mi cabeza el sonido de los escombros. Deje el cálido lugar bajo la lluvia al lado de la pared donde me encontraba. Me pare -como inconsciente- y agarre algo.

-Ven agarra mi mano, te salvaremos, ven tenemos poco tiempo.

Esa frase retumbaba en mi cabeza, ya no había tiempo para pensar, en realidad creo que ni siquiera pensaba, me aferre con toda mi fuerza a aquello que encontré . Jale con todas mis fuerzas aquella mano fría y delgada. Sí, jale con toda mi fuerza aquella mano que sin pulso me daba todo su apoyo.

-Ven … !cuidado¡…agarra mi mano…!cuidado¡…mano…!otro¡…te salvaremos…!derrumbe¡.

No entendía nada, solo sabia que la sangre sabia del engaño, solo sabia que la muerte me esperaba y la vida ya no me quería.Un ultimo esfuerzo,¿Por que lo abre echo?.

mis ojos vieron lucidamente los últimos momentos, tal vez como resultado de la adrenalina producida por mi mente . Salia una pequeña sonrisa de mi boca. No, una carcajada; mientras era aplastado por los escombros. Había jalado mi muerte, había ayudado a mi muerte. Bueno, tal vez ya no importaba.

Mi sangre oscurecida se reía derramada en el suelo mojado. Había jalado mi muerte, había jalado el brazo metálico, sin pulso. Que adherido a los escombros cayeron sobre mi rápidamente. !recordé todo¡. Bueno, tal vez si importaba.

Finalmente dejo de llover , y también me había dejado la vida .

1 de Noviembre de 2019 a las 21:31 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~