El Mar de Arena Seguir historia

nath_draw128

Lían y Marcos pertenecen a Méllon, una ciudad llena de tecnología. Pero un día despertaron en el Mar de Arena, mientras estaban perdidos encontraron a Yucca, una niña de su misma edad con rasgos sensibles y buen carácter. Juntos decidirán el estar junto a Yucca pero poco a poco desifraran los pequeños sucesos del pasado de Yucca. ¿Quien es ella?¿Realmente es humana?. Acompaña a estos niños a descubrir su historia en el Mar de Arena


Ficción adolescente Todo público.

#orgullo111
0
610 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

Capitulo 1

Lían, Marcos y Yucca se encontraban caminando en medio de un desierto. Aquel desierto lo llamaban el mar de arena, ya que cada vez que avanzaban los días, edificios aparecen y desaparecen de forma extraña, ya que estos no dejan rastro de su ida o regreso.

Mientras los niños caminaban por la subida de una montaña de arena, de otro lado se encontraba una especie de tienda. Lían y Marcos a diferencia de Liria, ellos venían de una ciudad, llena de tecnología solo que no recordaban el como habían llegado al mar de arena, ambos habían llegado juntos. Un día, en el que ellos vagaban por el mar de arena, vieron que había un bulto enterrado en la arena, al acercarse y desenterrando lo encontraron a una niña, que a primera vista parecía de su edad. Su nombre era Yucca, y a diferencia de ellos ella no sabía de dónde venía o quién era. Así que los niño la llamaron Yucca, por una planta que crece en el desierto, ya que cuando los niños la encontraron ella no tenía ningún problema y era muy saludable, al pasar de los días se dieron cuenta que ella tenía una fuerza increíble, era inteligente y parecía que conocía como la palma de su mano al desierto, a veces podía predecir cuando o donde habría tormenta de arena. Realmente pertenecía al desierto.

-¿Y si nos deslizamos por la colina para llegar más rápido?-

Dijo Marcos mientras una sonrisa se formaba en su cara.

-De acuerdo, eso sería más divertido y rápido, ¿No lo crees Yucca?-

-¡Si! Creo que seria muy divertido-

Los niños se prepararon, se sentaron en cadenita cruzando sus piernas con el de enfrente y se deslizaron por la colina de arena. Todos reían de emoción y al llegar al final se sacudieron y caminaron mientras sus ojos se miraban la una a la otra. El ambiente se llenaba de risas de niños que disfrutaban el estar en un desierto solos con ellos mismos.

Llegaron a la entrada de la tienda que está tenía las puertas automáticas cerradas y sin funcionar. Marcos tomo una roca que estaba cerca de ahí y estaba decidido en romper la puerta de vidrio cuando Yucca lo detiene.

-Espera Marcos, creo que podríamos abrir la puerta si necesidad de romperla-

-Pero es más fácil romperla-

-Pero piénsalo bien, si llega una tormenta de arena y rompes las puertas ya no tendremos dónde refugiarnos-

-Entonces, ¿Qué sugieres Yucca?-

-Abrámosla jalando las puertas, Lían ayúdame-

-De acuerdo-

Lían y Yucca jalaron las puertas juntos para abrir el lugar. Con esfuerzo Lían y Yucca lo lograron.

-Wow, lo lograron-

Dijo Marcos mientras su cara de llenaba de emoción-

Los niños entraron al lugar y comenzaron a ver lo que había dentro, había un par de frituras, comida enlatada, había refrigerados sin funcionar y helado derretido. Yucca se emocionaba de cada cosa que veía mientras que Marcos y Lían recordaban muchas cosas de su antigua ciudad. Mientras los niños seguían viendo Yucca tuvo una sensación.

-Lían ayúdame a cerrar la puerta de la entrada-

-¿Por qué?- pregunto Lían. Marcos fijo su mirada en la entrada y vio que una tormenta de arena se aproximaba.

-¡La tormenta se aproxima!- dijo Marcos haciendo que Lían volteara y corriera a la entrada para ayudar a Yucca. Ambos hicieron fuerza para cerrar las puertas mientras la arena comenzaba a entrar. Al final lograron cerrarlas y Yucca suspiro de alivió.

-(Suspiro) Eso estuvo cerca, ¿No lo crees Lían?-

-Si… estuvo muy cerca-

-Bueno, será mejor que preparemos este lugar para pasar la noche aquí-

Yucca camino a la parte de atrás para inspeccionar que había y si les servía para dormir esa noche. Marcos se acerco a Lían y ambos se miraron concordando con su pensamiento.

Esa misma noche, cuando Yucca acababa de quedarse dormida. Marcos se acerco a Lían en silencio.

-Lían, ¿No crees que fue mucha coincidencia que Yucca allá predicho lo de la tormenta de arena de esta tarde?-

-Si, pero hay que aceptar que siempre pensamos que ella era diferente a nosotros-

-Pero, ¿En qué sentido?-

-Pues el hecho que ella siempre sabe cuándo algo referente al mar de arena va a suceder. Y no solo eso, también es muy extraño que ella a diferencia de nosotros no sepa nada de lo que le sucedió fuera de este desierto-

-Si, yo también he pensado en lo mismo y aveces llegó a pensar que ella fue creada por el mismo desierto para protegernos. Por qué si te das cuenta desde que ella llego no hemos luchado por encontrar refugio cada vez que llegues una tormenta de arena-

Ambos se miraron a los ojos y suspiraron. Ambos sabían que les daba curiosidad el pasado de Yucca y querian saber más.

-Tengo una idea Lían-

-¿Cuál es?-

-¿Que tal si nos quedamos más tiempo perdidos en el desierto con Yucca?-

-¿Por qué lo dices?-

-Bueno, yo sé que tenías planeado el salir del mar de arena par llegar a tu hogar y mostrárselo a Yucca, yo también tenía pensado lo mismo. Pero creo que seria mejor quedarnos con ella si queremos descubrir su pasado, ¿No?-

Lían se quedó pensando un rato hasta que le dijo..

-De acuerdo, me quedaré en el mar de arena para saber más acerca de Yucca-

Marcos le dirijo una sonrisa a Lían y este se la regreso, al final ambos se quedaron dormidos.

A la mañana siguiente los despertó un sonido diferente al de los demás días.

Marco se levantó y con toda su curiosidad abrió una pequeña abertura en la puerta para que pudiera salir el y ver lo que pasaba afuera. Marcos se quedó mirando al cielo asombrado, Lían y Yucca decidieron salir también abriendo juntos la entrada completamente y saliendo del lugar. Todos miraban a cielo asombrados.

-¡Es un helicóptero!-

-Si tienes razón Marcos-

-¿Qué es un helicóptero Marcos-

-Cierto, tu no sabes que es eso ¿Verdad Yucca?-

-Un helicóptero un transporte aéreo, como los aviones solo que estos se usan para emergencia y caben menos personas-

-Oh, ya veo. Y ¿Qué estará haciendo en el mar de arena?-

-La pregunta es ¿Cómo llego al mar de arena?-

Los niños se quedaron viendo los unos a los otros. El helicóptero bajo a dónde estaban los niños y adultos uniformados bajaron de el.

Los “soldados” comenzaron a correr en formación hacia nosotros, algunos llevaban armas en mano y otros una especie de escudo con simbología rara. Formaron un círculo alrededor nuestro. Uno de los hombres se acerco hacia Marcos y Lían.

-¿Ustedes son Marcos Elías Brown y Jack Lían Jones?-

-Si, somos nosotros, ¿Quién es usted?-

-Soy el oficial Robert Williams y e venido a sacarlos del Thálassa ámmou –

Los niños se quedaron viendo los unos a los otros.

-¿Qué es el Thálassa ámmou?-

-Thálassa ámmou o mar de arena es esta parte de nuestro mundo que no tiene una entrada fija-

Los niños se quedaron sorprendidos y confundidos. Si el mar de arena no tenía entrada fija, ¿Cómo es que los soldados entraron?

-¿Y como es que entraron ustedes?-

-Al sur del mar de Méllon, la ciudad de dónde ustedes vienen Se encuentra un especie de mancha de color azul marino, la mayor parte del tiempo se encuentra ahí pero hay veces que cambia más al sur. Entramos en el helicóptero. Este se sumergió sin mojarse y cruzamos a lo que los científicos llaman Chásma o Abismo en griego. Muchos creen que los muertos terminan en este lado y ya no salen. Por suerte nosotros hemos desarrollado tecnología para entrar y salir cuando queramos. Marcos y Lían se alegraron ya que le podrían mostrar su ciudad a Yucca sin necesidad de separarse de ella..

Fin Capitulo 1


31 de Octubre de 2019 a las 00:42 0 Reporte Insertar 2
Leer el siguiente capítulo Capitulo 2

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión